miércoles, 21 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

La aplicación chavista VENApp huele a corrupción

El Estado entregó la iniciativa al grupo privado Tech & People Solutions SRL, diciendo adiós al software libre y el desarrollo tecnológico socialista.  

Nicolás Maduro dijo el 16 de marzo: “Debemos multiplicar en Tik Tok, Facebook, Instagram (…) Venezuela sorprenderá al mundo con algo que lanzaremos el viernes. Venezuela se pone al nivel de las redes sociales, tendremos nuestra propia red social, para Venezuela y el mundo”.

Se refería a la VENApp, que en su ficha de presentación dice: “Planea y organiza tus actividades, nuestra herramienta permite a las instituciones segmentar todos sus grupos de trabajo a través de una única aplicación de comunicación y difusión por canales. Contamos con opciones de grupos cerrado o abiertos”.

Ahora que Maduro sea el gran impulsor de este sistema abre varias preguntas sobre la pulcritud de su manejo. Por ejemplo, ¿por qué las banderolas de publicidad en las calles no mostraron ningún RIF? Por ley debe hacerse, incluso si son avisos oficiales deben mostrar el RIF de la institución que las paga.

Además, el código GTM de esta aplicación es el mismo de la página juntohacemosmas.com, con la que compartió IP, que fue la plataforma web de la campaña de Jorge Arreaza en Barinas creada desde el mismo mes de noviembre de 2021. La propia aplicación fue usada para hacer seguimiento por parte del oficialismo, y hasta sirvió para organizar los 1×10 y las RAAS. ¿Un sistema financiado con dinero público se usó para hacer campaña a favor de una parcialidad?

La aplicación, por cierto, te pide acceso genérico para aprovechar tu teléfono y usar la geolocalización en tiempo real y en segundo plano, el acceso a micrófono y cámara, añadir y modificar calendarios, modificar o eliminar contenido de una tarjeta de memoria SD, ejecutarse al prender el teléfono, evitar que el dispositivo enter en modo de suspensión, y hasta enviar correos electrónicos sin el conocimiento del dueño de la cuenta.

Por otra parte, la VENApp es la demostración del fracaso del gobierno hasta en la creación de sus propias redes sociales. En 2015 Conatel anunció que lanzaría las alternativas chavistas a las “redes mercantiles”, y se destinaron millones para esa “Red Patria” que no pasó de montar servidores. Luego invirtieron todos los esfuerzos en crear sus ejércitos de trolls y bots.

Visto tal fracaso, le entregaron la iniciativa a un grupo privado llamado Tech & People Solutions SRL que les resuelva el problema. Adiós la palabrería sobre el software libre y el desarrollo tecnológico socialista.

Seguramente nada de esto será aclarado por las autoridades o las instituciones. Mientras tanto, las personas que salen en la publicidad te seguirán diciendo “Ven” para tratar de convencerte… aunque no son usuarios venezolanos sino modelos genéricos de bancos de imágenes de internet.

Lo más interesante del asunto es que todos estos descubrimientos lo han hecho personas comunes para hacerlo público, por ejemplo el usuario @Juepachon en Twitter. Quienes están detrás de la VENApp no han aprendido a cubrir sus rastros en internet.