viernes, 23 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Junta ad hoc del BCV ha recuperado más de $346,9 millones en activos en tres años  

El economista Manuel Rodríguez, presidente encargado de la junta ad hoc, hizo la presentación del informe 2022 de la institución en una reunión virtual.

La junta ad hoc del Banco Central de Venezuela (BCV) informó, durante la presentación de su informe 2022, que hasta la fecha se han logrado recuperar poco más de 346,9 millones de dólares, entre cuentas operativas del ente emisor y la operación swap de oro de Citibank. Además se recibieron en el último año 432 mil libras esterlinas como costas de reintegro por juicios en el exterior.

El economista Manuel Rodríguez, presidente encargado del BCV, hizo la presentación en una reunión virtual a los diputados conectados, que no superaron la veintena. Recordó que los casi 347 millones de dólares se encuentran depositados en la Reserva Federal de Estados Unidos. De este monto se han desembolsado 198 millones de dólares como préstamos para el gobierno interino y sus diversos proyectos.

Respecto a los costes de reintegro por juicios, Rodríguez explicó que se usaron 349 mil de dólares para cancelar deudas con el bufete Arnold & Porter. En total, quedan 86 mil libras esterlinas (104.473 dólares a la tasa de cambio actual) que se mantienen en una cuenta a nombre del bufete de abogados para su uso en juicios.

En total, el BCV ad hoc ha autorizado el gasto de 206,1 millones de dólares desde 2020. En 2022 se retornó poco más de 1,6 millones de dólares en fondos no utilizados por la Asamblea Nacional 2015, gobierno interino y su Cancillería, el fondo en defensa de la democracia, atención humanitaria y el Consejo de Administración de Gastos.

Del 2022 se han recibido ya 3,2 millones de dólares de fondos no utilizados, reveló el economista a los medios de comunicación.

En total de pasivos y patrimonio, la junta ad hoc del BCV reportó para 2022 poco más de 341 millones de dólares. Rodríguez expresó que los dos años anteriores se tuvieron saldos negativos porque “lo único que se hizo fue pagar y no habíamos recibido los intereses”, que si se obtuvieron en 2022 al obtener una utilidad por 1,6 millones de dólares.

Sobre los juicios en el exterior, resaltó como un logro que no se haya permitido a la administración de Nicolás Maduro acceder al oro depositado en el Banco de Inglaterra. El valor de esas reservas venezolanas están calculadas en 1.872 millones de dólares.

Además dijo que la junta ad hoc del BCV trabaja “en función de todos los cambios referentes a la presentación y estrategia legal ante la defensa de los distintos activos” tras la disolución del gobierno interino en diciembre de 2022. Señaló que no puede hacerla de forma pública, pero sí está dispuesto a comentarla en reuniones privadas con los diputados del parlamento.

Destacó además que el próximo paso es la aprobación directa del presupuesto de la institución y el trabajo conjunto con la comisión delegada de la AN 2015. “Lo que queda aquí hacia adelante es un reto importante y el trabajo mancomunado y efectivo entre esta asamblea, esta junta y otros entes”.

La diputada Dinorah Figuera, presidenta de la AN 2015, dijo que la voluntad política es “la transparencia” en el uso de fondos y recursos a los que ha accedido el Parlamento y el extinto gobierno interino. También anunció la posibilidad de crear una comisión evaluadora de este informe de gestión.

Por su parte, la integrante del directorio del ente emisor Giacoma Cuius llamó a fortalecer las comunicaciones entre la junta ad hoc del BCV y la comisión delegada respecto a la protección de activos. “La junta debe desarrollar, tanto en el ámbito litigioso como en su representatividad ante instituciones financieras, deben trabajar en una autonomía funcional lo cual se expresa en la gestión de su presupuesto debidamente aprobado por la Asamblea Nacional”, insistió.

Además mencionó que el objetivo final es volver a recomponer los activos y “mostrar los préstamos a la República y volver a presentarlos como reservas internacionales líquidas”, lo que implica modificar cláusulas de contrato para recuperar paulatinamente recursos.