miércoles, 28 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Fiscalía solicita nueva orden de captura contra Julio Borges por hechos del 30 de abril de 2019

Durante una rueda de prensa, Saab aseguró que Borges lideró presuntas actividades ilícitas con el fin de derrocar el gobierno de Nicolás Maduro.

El fiscal general impuesto por la extinta ANC, Tarek William Saab, anunció este lunes una nueva orden de captura contra el dirigente opositor Julio Borges, por hechos del 30 de abril de 2019.

Durante una rueda de prensa, Saab aseguró que Borges lideró presuntas actividades ilícitas con el fin de derrocar a Nicolás Maduro.

Mencionó un video que se difundió el 13 de enero, en el que el opositor Leopoldo López señaló que Borges tuvo una participación directa y esencial en los hechos del 30 de abril de 2019.

“Debo recordar que Julio Borges tiene dos órdenes de aprehensión previas, una por su participación directa en el robo del oro de la República depositado en Inglaterra, y otra por la planificación y el financiamiento del intento de magnicidio contra el jefe de Estado”, dijo.

Asimismo agregó: “El país ha vivido una sucesión de ataques a la institucionalidad, que han buscado con distintos formatos violentos el cambio de gobierno”.

“Es insólito. Dudo que haya algún país en la región que haya aguantado tanta conspiración contra la democracia como lo ha hecho Venezuela”, agregó Saab en su declaración.

Lo que ocurrió el 30 de abril de 2019

En aquella madrugada, el dirigente opositor Juan Guaidó apareció en las inmediaciones de la base aérea militar de La Carlota, acompañado por efectivos militares y Leopoldo López, quien estaba bajo arresto domiciliario.

Varios ciudadanos se acercaron hasta el lugar, donde se registraron enfrentamientos entre manifestantes y funcionarios de las fuerzas de seguridad.

Durante las primeras horas no se supo nada de Maduro, pero su equipo no tardó tanto en reaccionar.

Jorge Rodríguez, quien era el ministro de Comunicación e Información, dijo en Twitter que enfrentaban “un reducido grupo de efectivos militares traidores que se posicionaron en el distribuidor Altamira para promover un golpe de Estado”.