lunes, 4 de julio de 2022

En nueve meses asesinaron a 1.329 personas en los estados fronterizos

Entre julio y septiembre de 2020 se registraron 362 asesinatos en Táchira, Apure, Bolívar, Amazonas, Zulia y Falcón, de acuerdo con una investigación de la ONG FundaRedes. La entidad más violenta fue el Zulia, con 143 homicidios.

Yohana Marra | Crónica Uno

Entre enero y septiembre de 2020 fueron asesinadas 1.329 personas en los estados Táchira, Zulia, Bolívar, Apure, Amazonas y Falcón. La investigación realizada por la ONG FundaRedes apunta que solo entre julio y septiembre hubo 362 homicidios.

El informe Curva de la violencia en seis estados fronterizos de Venezuela registra que Zulia fue la entidad más violenta con 143 homicidios, entre julio y septiembre. En esta entidad del occidente del país hay alrededor de 180 pasos irregulares en la frontera, también conocidos como trochas. En 2019 FundaRedes localizó 14 trochas en fundos privados donde desplazaron a los propietarios.

El segundo estado más violento del tercer trimestre del año fue Bolívar, con 113 homicidios. Le siguió Falcón con 43 asesinatos, Táchira con 36 homicidios, Apure con 26 y Amazonas con 1.

En el informe del trimestre pasado (abril y junio) FundaRedes no pudo documentar los hechos en Amazonas, por las debilidades informativas. La escasez de gasolina, los cortes frecuentes de electricidad e Internet impidieron la labor de la organización, además, el cerco que sufrió el medio Waka Noticias impidió que publicaran informaciones de este tipo.

La violencia en los estados fronterizos es producto de la cultura de muerte que se impusieron como un patrón los grupos irregulares armados. El Estado venezolano señala que estas muertes son producto de enfrentamientos, aunque algunas son ejecuciones extrajudiciales, según Javier Tarazona, director de FundaRedes.

“Este año 2020 es más violento que el año anterior, ha superado las cifras de homicidios de los tres trimestres y se duplicaron las cifras de desaparecidos. Los homicidios no pueden ser la normalidad, ni la justificación perversa a este tipo de hechos”, dijo.

La mayoría de la criminalidad en estos seis estados se debe a las actividades ilegales que desarrollan los grupos armados irregulares, pero también a los cuerpos de seguridad del Estado. Ni el confinamiento por la pandemia de COVID-19 ha detenido la violencia en las poblaciones fronterizas, al contrario, va en aumento.

Hasta el jueves 8 de octubre en Venezuela se confirmaron 678 fallecidos por el nuevo coronavirus y 81.019 personas contagiadas desde el 13 de marzo, cuando se notificaron los dos primeros casos en el país.

En el primer semestre de 2019 FundaRedes documentó 645 homicidios, cifra que aumentó, ya que en el mismo período de 2020 hubo 967 muertes.

Desaparecidos y enfrentamientos

FundaRedes registró que entre julio y septiembre hubo 34 personas desaparecidas. En el estado Bolívar desaparecieron 15 y en Táchira 10. En Apure y Zulia se documentaron cuatro casos, mientras que en Falcón, uno. En Amazonas no se tuvo registro.

En el primer trimestre desaparecieron 61 personas en los estados fronterizos y en el segundo trimestre 44.

Con respecto a los fallecidos en supuestos enfrentamientos, FundaRedes señaló que entre julio y septiembre hubo 148 casos. Tarazona destacó que muchos hechos son registrados por las autoridades como enfrentamientos, cuando realmente son ejecuciones extrajudiciales.

Las acciones irregulares de los cuerpos de seguridad del Estado también se reflejan en los datos del primero y segundo trimestre de este año. Entre enero y marzo hubo 151 casos, mientras que entre abril y junio hubo 170 supuestos enfrentamientos.

Silencio del Estado

Tarazona señaló que el Estado venezolano guarda silencio acerca de las situaciones irregulares que se presentan en los estados fronterizos. La impunidad fortalece a los grupos irregulares y las acciones de los cuerpos de seguridad.

Desde el 22 de noviembre de 2018 Paula Flores, madre de dos jóvenes asesinados por las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), en el estado Táchira, espera que se haga justicia.

Sixto Xavier Montoya Flores, de 18 años de edad y su hermano Jimmy Alexander Montoya Flores, de 24, fueron ajusticiados dentro de su casa, durante un supuesto operativo policial.

“A las 5:00 a. m. llegó una comisión de 30 funcionarios, prácticamente secuestraron a toda la familia. Nos llevaron a la sede de las FAES y solo dejaron en la casa a mis hijos, dijeron que a ellos los iban a trasladar en otro vehículo”, contó durante una rueda de prensa de FundaRedes.

Sin embargo a los jóvenes no los llevaron al comando, como dijeron los funcionarios. A las 8:00 a. m. una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) estaba en la vivienda levantando los cadáveres.

“Ellos dicen que fue enfrentamiento, pero cada uno tenía un tiro en el corazón. Cuando hay un enfrentamiento no hay tiempo de evacuar la casa. Mis hijos pudieron haber sido asesinados de rodillas, según el informe, además en mi casa no hay una sola perforación, mi vivienda es de zinc y muy fácilmente pudieran haber perforaciones”.

La señora Paula Flores solo pide justicia. Aunque eso no le va a devolver a sus hijos, asegura que muchas madres y familias pasan por lo mismo “y tienen miedo de declarar porque las amenazan”.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img