viernes, 1 de julio de 2022

Elecciones en Barinas pueden impulsar la reorganización opositora

Esta elección es el primer reto político de los opositores luego de las elecciones regionales del 21 de noviembre y de cara a las presidenciales de 2024. En el camino está el referendo revocatorio, sobre el que aún no hay consenso.  

Esta elección es el primer reto político de los opositores luego de las elecciones regionales del 21 de noviembre y de cara a las presidenciales de 2024. En el camino está el referendo revocatorio, sobre el que aún no hay consenso.  

En Barinas, el año 2022 se estrenará con la repetición de las elecciones de gobernador que, de manera sobrevenida, ordenó el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) tras suspender la totalización de las actas del 21 de noviembre e inhabilitar al candidato de la Unidad, Freddy Superlano (Voluntad Popular).

Esta elección es el primer reto político de los opositores luego de las elecciones regionales del 21 de noviembre y camino al 2024, año en que se realizarán constitucionalmente las elecciones presidenciales. En el camino está el referendo revocatorio, una vía sobre la que aún no hay consenso.

En ese contexto, Barinas podría convertirse en punta de lanza para que la oposición se reorganice y redefina la estrategia para el cambio político, como han invocado varios de sus dirigentes.

Daniel Varnagy, doctor en ciencias políticas, señala que lo que se puede desear es que, en Barinas, se logre mantener el resultado de la elección anterior. Es de recordar que, pese a que no se totalizaron las tres actas que faltaban, que estaban extraviadas y aparecieron días después de las regionales, la Sala Electoral del TSJ, en sentencia del 29 de noviembre, reconoció que “las proyecciones consignadas por el CNE, dan un porcentaje de votos a favor del candidato Freddy Superlano, del 37,60% con respecto al 37,21% de votos obtenidos por el candidato Argenis Chávez”.

No obstante, el argumento para no proclamarlo como vencedor fue la supuesta condición de inelegibilidad de Freddy Superlano, según Resolución N° 01-00-000334 del 17 de agosto de 2021 dictada por la Contraloría General de la República.

Con este preámbulo, el investigador Varnagy advierte que el oficialismo desplegará una gran cantidad de dinero para movilizar a la gente. A su juicio van a retomar, seguramente, el uno por 10, e intensificar todos sus mecanismos, con lo cual alberga algunas dudas de que la oposición pueda, entre comillas, volver a ganar.

Añade que, en el plano ético, se pensaría que si las distintas instituciones alrededor de una elección trabajan de manera adecuada -esto incluye no solo al Consejo Nacional Electoral (CNE) también a los partidos y a la dirigencia política- habría una oportunidad para la oposición en Barinas. Sostiene que, ciertamente, la victoria de Freddy Superlano, haya sido o no reconocida, fue de un candidato que no es oficialista.

Sin embargo, insiste el doctor en ciencias políticas que, en el plano pragmático, si las distintas oposiciones no logran organizarse metodológicamente para blindar una candidatura, lo que admite es difícil y más aún en Barinas (un estado bastión, un estado símbolo), resulta mucho más posible que el oficialismo salga airoso. Pero, además, señala, tiene mucho más dinero para poder hacer una mejor campaña, y mejor movilización a los centros de votación.

Luego del veto político a Freddy Superlano, el G4 se decantó por la esposa de este, Aurora Silva de Superlano, a la postre también inhabilitada, y después por Julio César Reyes, exalcalde del MVR por Barinas, quien corrió con el mismo destino.

Finalmente, la Unidad postuló a Sergio Garrido (legislador y dirigente de Acción Democrática), quien se enfrentará a Jorge Arreaza, designado al bate por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) luego de la renuncia del gobernador Argenis Chávez, y a otros cinco contendientes. A Garrido, aparte de la Unidad, lo respaldan las tarjetas de Un Nuevo Tiempo (UNT), Avanzada Progresista (AP), Fuerza Vecinal; Convergencia, Unión y Progreso, y Centrados.

Aunque hay siete candidatos a la Gobernación, la disputa campal en Barinas será entre Garrido y Jorge Arreaza (Partido Socialista Unido de Venezuela), exministro y yerno del expresidente Hugo Chávez.

“Barinas se ha convertido en un espacio de batalla por su alto costo político. La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) mientras tanto tiene un desafío de demostrar su triunfo y esta vez sin dejar dudas por la brecha que pueda alcanzar su candidato Sergio Garrido, además animaría a reflexionar a los principales líderes en la necesidad de reconfigurar las estrategias”, enfatiza Marcos Hernández, director de Hercon Consultores.

En ese sentido, cree que la ruta es primero consolidar la unidad y luego sus encauces tácticos para lograr el objetivo que pudiese ser el revocatorio o esperar hasta el 2024.

Los nombres en Barinas

Daniel Varnagy indica, por otra parte, que los nombres de los candidatos para la Gobernación de Barinas no tienen ninguna importancia ni por un lado ni por el otro. Destaca que lo está en pugna es la encrucijada el oficialismo y la oposición. Recuerda que el oficialismo no hizo un gran estudio para definir o determinar su candidato, sino que, como es habitual, hizo un gran reciclaje de los personajes clave en todos los cargos.

“En el caso del señor Arreaza, hay un tema de naturaleza familiar que reencauza la emocionalidad hacia Chávez como un elemento para intentar volver a llenar los espacios en ese estado. Por parte de la oposición no pareciera que hubiera demasiado diferencia con el nombre. Barinas está descontenta con el gobierno, lo cual no significa que tiene un fuerte liderazgo en la zona, se llegó allí a partir de una sucesión de inhabilitaciones”, puntualiza Varnagy.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) informó, el 7 de diciembre, que admitió un total de 30 postulaciones para el cargo de gobernador del estado Barinas. De estas 30 postulaciones se desprenden las candidaturas de Adolfo Superlano, Pedro Díaz, Jorge Arreaza, Claudio Fermín, Jesús Linarez, Jesús Macabeo y Sergio Garrido.

En el caso de Claudio Fermín, la postulación fue hecha por su partido Soluciones y otras nueve organizaciones. Adolfo Superlano, que fue diputado de la Asamblea Nacional (AN) de 2015, también fue candidato para la Gobernación en las elecciones del 21 de noviembre por MIN-Unidad a la Gobernación de Barinas.

Señalado de presentar un escrito ante la Fiscalía de Colombia en defensa del empresario Alex Saab, además de ser incluido, por la oposición mayoritaria, dentro del grupo de diputados disidentes que conformó el “alacranato”, este Superlano fue quien presentó la acción de amparo constitucional, con petición de medida cautelar, por la presunta violación de los derechos a la participación y al sufragio, previstos en los artículos 62 y 63, que originó la decisión de la Sala Electoral de repetir los comicios en la entidad.

Barinas, una radiografía

La politóloga Nancy Requena, profesora de la Universidad Metropolitana, llama la atención sobre el hecho de que el exgobernador Argenis Chávez se enfrentara al madurismo y haya dicho que no se podía imponer un candidato. A su juicio, no debe perderse de vista que Barinas, la joya de la corona, revela una radiografía de los graves problemas del país en micro, los problemas del PSUV, los enfrentamientos de los Chávez, pero también la molestia y el hastío del pueblo pese a las irregularidades que se denunciaron sobre el proceso del 21 de noviembre.

“El pueblo del estado Barinas se manifestó y evidenció estar cansado cuando votó en condiciones tan difíciles. Eso es un plus, literalmente, desde el punto de vista político porque con todas las arbitrariedades que hubo y que sabemos, la gente dijo que no quería ni podía más”, acota.

Destaca que para el PSUV lo sucedido en las elecciones de noviembre y lo que pudiera pasar después del 9 de enero es un alerta porque el chavismo podría ratificar su mensaje de que se sienten engañados, no les cumplieron y por eso lo reflejan en la votación.

La importancia de Barinas para la revolución confirmada con el despliegue del alto gobierno hacia Jorge Arreaza y una campaña que también ha sido apuntalada por María Gabriela y Rosinés Chávez, hijas del fallecido expresidente.

Nancy Requena destaca, asimismo que para la oposición hay una muestra de que si se trabaja armónicamente, el chavismo es derrotado. Llama a que, en 2022, la oposición se olvide del revocatorio, faena para la que asegura no hay músculo político, se dejen de lado los egos y se comience a trabajar en la fuerza, junto a la sociedad civil, para 2024.

“El antioficialismo ganaría en todo el país si la dirigencia opositora se reestructurara, primero los nombres de quienes han conducido estos fracasos, deberían retirarse de la política, del sector público y darle chance a las nuevas generaciones que vienen. Nuevos no son necesariamente los jóvenes, sino hay muchas personas que no han podido tener acceso a la participación con estos partidos porque los partidos políticos venezolanos son cogollescos, todos”, puntualiza Daniel Varnagy.

Recuerda que el norte debe ser que haya un fluido natural de liderazgos de los partidos, dado que, a su juicio, la mayor lucha “es la terrible desorganización de lo que llamamos oposiciones”. Pero, además, coincide con Requena en que se debe tratar de convencer a una sociedad que ha sido defraudada durante 23 años.

En ese sentido, la ecuación es que es posible la reorganización y, después, sería perfectamente factible una victoria electoral.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img