domingo, 23 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

El sur de Bolívar fue una expresión genuina de deseo de cambio político

La dirigente política María Corina Machado ha logrado conectar con una sociedad afectada por la negligencia del Estado, que se manifiesta masivamente para respaldarla a ella y a la candidatura de Edmundo González Urrutia.

Más allá de la visita de una dirigente política nacional como María Corina Machado, lo que se vivió en el sur de Bolívar fue expresión genuina de un deseo de cambio, sobre todo en los municipios más golpeados por la negligencia gubernamental y estatal.

Ante el anuncio de la gira de María Corina Machado a Bolívar se llegó a pensar que los municipios del sur no responderían como el resto de los sitios que ha visitado, no porque no tuviese apoyo, sino por el miedo que impone el oficialismo con ataques a través de grupos irregulares, o que fuesen las alcabalas militares y policiales las que impidieran su recorrido.

Pero fue todo lo contrario. Al salir de San Félix, ya la acompañaba una caravana que se conectaba con más motorizados y vehículos por cada poblado por el que pasaba. Pasó por Upata y la siguieron hasta la entrada de Guasipati, donde ya la esperaba otro grupo de motorizados que la escoltaron hasta llegar al municipio El Callao.

En todo el trayecto de la troncal 10, vendedores de la carretera y pobladores no dudaban en acercarse a la camioneta cuando se percataban de que quienes los saludaba era María Corina Machado. Otros parecían no dar crédito a lo que observaban. No sólo por ella, sino por la larga caravana que la acompañaba.

Al ritmo del calipso

A su llegada a El Callao, la entrada al pueblo colapsó. Como era de esperarse, la recibieron con una comparsa de calipso y las madamas que identifican a este pueblo minero.

Aunque es un municipio mayoritariamente opositor, el oficialismo igual convocó a una concentración en el mismo lugar donde llegaría María Corina Machado. Cambiaron el punto de concentración y la gente respondió.

Y es que esa movilización ciudadana, sin una gran maquinaria partidista, espontánea, vino de un pueblo rico en oro pero pobre en atención en servicios, como agua potable y electricidad. Un pueblo donde las alianzas mineras sustraen oro pero no hay retribución para el pueblo de El Callao.

“Vamos a trabajar para que estos recursos únicos que tiene el sur de Bolívar podamos convertirlos en verdadera oportunidad y bienestar para nuestra gente, para todos los venezolanos y aquellos de otros pueblos que quieran venir aquí a trabajar bien. Así que, oíganme bien, nosotros vamos a tener una minería legal con oportunidad para todos los venezolanos, preservando nuestro ambiente, pero asegurándonos que quien trabaja recibe el fruto de su esfuerzo y no lo agarran otros cuatro. Un grupito de corruptos que se han aprovechado de la riqueza de Venezuela y del trabajo de muchas familias mineras”, expresó Machado en su mitin.

A su regreso, seguía la euforia por María Corina Machado a lo largo de la troncal 10. Aún sin ser candidata oficialmente, pese a ganar la primaria del 22 de octubre, es quien mantiene reunificada a la población. Pero no es solamente por una candidatura, sino porque ha causado entre las personas un efecto que hace que la vean de varias formas, entre ellas como esperanza de un futuro mejor o como una madre protectora.

Y su discurso también apunta a ello cuando ofrece esperanza a las madres, a quienes les dice que sus hijos regresarán a Venezuela, o que no tendrán que humillarse nunca más por una bolsa de alimentos.

Upata: una sorpresa

Retornando rumbo a Upata, desde Villa Lola, El Cintillo, La Romana, la gente esperaba ver de nuevo a María Corina.

“¿Ya viene? ¿Por dónde viene? María Corina, Upata está contigo”, se escuchaba entre gritos, cornetas y algarabía.

Y llegó a Upata. Piar es un municipio donde históricamente ha dominado el oficialismo. Donde también han ordenado a colectivos atacar a María Corina Machado y su equipo. Donde paralelamente Diosdado Cabello y Delcy Rodríguez también estarían junto con la alcaldesa Yulisbeth García.

Por ello, lo que se vio en imágenes de la concentración en Upata cobró un significado especial en Bolívar. Como en el resto de las concentraciones, no había una tarima estructurada, sino que esta se improvisó con un camión y ella subió al techo para que todos pudieran verla, pues la gente rodeaba el vehículo formando una cruz al llenar cuatro calles.

“Upata se desbordó”, expresó Machado. Ya era de noche, y el encendido de las linternas de los celulares, cuando habló de esperanza y una lucha espiritual, hizo más especial lo que ocurría en este poblado. Fue la mayor y genuina expresión del efecto que causa en las personas, pero está vez en Bolívar, pueblo que también ha sido amenazado por el sector oficial por pensar distinto o por simplemente reclamar el derecho a una vida digna.

“Hemos llevado muchos golpes y hemos caído. Todos hemos cometido errores y hemos aprendido. Nunca Venezuela ha tenido una generación mejor preparada para dar la lucha por la libertad y para conquistarla, que esta generación de venezolanos que estamos aquí hoy”, expresó Machado.

“Yo les digo, tengamos confianza, estamos listos, sabemos lo que tenemos que hacer, tenemos los votos y sabemos cómo vamos a defenderlos. Hoy tenemos nuestros comanditos, nuestro plan 600K, nuestros comandos y nuestro amor por Venezuela. Sabemos lo que tenemos que hacer el 28 de julio, salgamos todos a votar por Edmundo González”, agregó.

Un día a la vez

Al culminar su mitin en Upata, María Corina Machado ofreció una breve entrevista a Correo del Caroní, ocasión que aprovechó para expresar el significado de la presencia de la mujer en la política venezolana, la necesidad de políticas públicas ante los casos de violencia en la niñez y hacer referencia a qué se puede esperar en un escenario post 28 de julio.

“Yo siento que hoy la política venezolana tiene una impronta de las mujeres y de las madres, y porque al final si de algo se trata todo lo que estamos haciendo es de recuperar y unificar a nuestra familia. Mira la cantidad de mujeres, abuelas, hermanas, hijas. Y yo creo que hoy, como nunca, el país necesita a todas sus madres y a todas sus mujeres dedicadas a la construcción de una sociedad donde todos nuestros hijos puedan surgir sin importar cuál es su género o sus ideas”, expresó Machado.

– Hay estudios que reflejan la alta incidencia de la violencia contra la niñez en el estado Bolívar. ¿Qué propuestas debería tener un nuevo gobierno en Venezuela?

– Mira, eso está pasando en Bolívar y en muchos otros estados del país. No solamente eso, estamos hablando de prostitución infantil, estamos hablando de todo tipo de abusos. Desde el más generalizado que es que nuestros niños no puedan ir a clases hoy, que no tengan educación, con dos días de clase a la semana en la escuela pública. Eso también es una forma de violencia porque es cerrarle el futuro a nuestras familias. Nosotros tenemos que transformar esta sociedad. Una sociedad donde el Estado está al servicio del ciudadano y no se sirva de él. Donde prevalezcan los valores del respeto y el respeto sagrado a la dignidad. Y, obviamente, para eso tenemos que tener justicia, Estado de derecho y, desde luego, líderes que den el ejemplo.

– De ganar Edmundo González, ¿qué debemos esperar en esos seis meses hasta que tome posesión y posterior a ello?

– Vamos a ir un día a la vez. Hoy ha sido uno de los días más maravillosos de mi vida. Estamos demostrando que esta fuerza crece, crece y crece cada día más. Así que vamos juntos y yo les aseguro que el mandato del 22 de octubre se va a cumplir ahora, y también en la transición a la democracia.

María Corina finalizó expresando el orgullo que sintió por esa movilización ciudadana. “Esto ha sido una multitud. Yo nunca había visto algo de este tamaño en Upata”.

Desde afuera, quienes no asistieron a estas movilizaciones pero están convencidos de la ruta electoral como oportunidad de cambio, depositan esa esperanza en el voto como vía que permita retomar la vida democrática con garantías de respeto a los derechos humanos, las libertades y el desarrollo de una población con potencial como Bolívar.