miércoles, 21 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

EE. UU. asegura que no contribuirá a legitimar “otro fraude electoral”

Pompeo saludó en un comunicado a aquellos que pudieron salir y regresar a casa con sus familias, así como subrayó que “Estados Unidos se une en respeto y admiración por estos patriotas y por los sacrificios que han hecho para liberar a su país”.

TalCual

El secretario de Estado de Estados Unidos (EE. UU.), Mike Pompeo. expresó este jueves 3 de septiembre que el “indulto” firmado por Nicolás Maduro, que benefició a unas 110 personas, “no resuelve ni aborda” la verdadera crisis política que existe en Venezuela. A pesar de estas excarcelaciones, evidenció que aún quedan muchos presos políticos en el país -muchos con arresto domiciliario como el caso del diputado Juan Requesens.

Pompeo saludó en un comunicado a aquellos que pudieron salir y regresar a casa con sus familias, así como subrayó que “Estados Unidos se une en respeto y admiración por estos patriotas y por los sacrificios que han hecho para liberar a su país”. Sin embargo, reiteró que las condiciones de la democracia en Venezuela “siguen siendo terribles” al resaltar que existen amenazas por parte de algunos funcionarios de la administración de Nicolás Maduro de volver a encarcelarlos si “vuelven a cometer actos de terrorismo, violencia o golpistas”, esto en referencia a las palabras del primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, la noche del 2 de septiembre.

Resaltó que dentro de los perseguidos políticos por parte del régimen de Maduro están políticos como Leopoldo López, Julio Borges, designado como comisionado de Relaciones Exteriores por la Asamblea Nacional y el presidente del ente legislativo, Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente encargado de Venezuela. Junto a ellos está Carlos Vecchio, representante de Guaidó en EE. UU., como otros “luchadores” por la democracia.

Hizo hincapié que en las personas beneficiadas por el “indulto” no se contaron líderes afines al oficialismo o funcionarios militares que fueron arrestados por disentir de la política oficial, así como tampoco fueron incluidos otros líderes sindicales destacados.

En ese sentido, EE. UU aseguró que a pesar de ese “indulto” firmado por Maduro benefició a un número importante de personas, las condiciones para llevar a cabo unas elecciones “libres y justas” no existen, recordando que líderes de oposición fueron despojados de sus partidos para adjudicárselos a personas simpatizantes con la actual administración, persisten las inhabilitaciones políticas y la directiva del Consejo Nacional Electoral sigue bajo el control del Ejecutivo, entre otras cosas.

Instó entonces a los actores democráticos, tanto dentro como fuera del país, a continuar presionando para alcanzar condiciones necesarias y que sean internacionalmente aceptadas para que se puedan realizar elecciones realmente libres en Venezuela.

“Nosotros, nuestros socios democráticos en Venezuela y la comunidad internacional, no contribuiremos a legitimar otro fraude electoral más llevado a cabo por el régimen de Maduro”, finalizó Pompeo.

La postura de Estados Unidos se registra un día después de las declaraciones ofrecidas por el excandidato presidencial y exgobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, quien instó a los venezolanos a votar en las próximas elecciones parlamentarias del venidero 6 de diciembre. “No se trata de votar o no votar. El verdadero dilema es luchar o no luchar. Y yo he decidido luchar. No me voy a quedar de brazos cruzados. No soy candidato y tengo una inhabilitación”, indicó.

Asimismo, agregó que si existe un espacio para mantener la lucha contra el régimen de Nicolás Maduro “hay que aprovecharla”. “Si el régimen deja una rendijita, hay que meter el pie (…) No le vamos a regalar la Asamblea Nacional a Maduro ni le vamos a regalar nunca nada”, dijo.