martes, 24 de mayo de 2022

Diputados lograron instalar comisiones pese al cierre de sede administrativa de la AN

Desde el 5 de enero de 2020, el diputado Parra insiste en la legalidad de su autojuramentación como presidente de la Asamblea Nacional, pese a que se proclamó en una reunión que no cumplió con los requisitos legales.

Luisa Quintero | TalCual

La lucha por los espacios de funcionamiento de la Asamblea Nacional (AN) no se detiene. Mientras Luis Parra realiza sus reuniones en el Palacio Federal Legislativo, obligando a Juan Guaidó a convocar sesiones extramuros, los diputados insisten en ocupar sus espacios de trabajo naturales pese al control de las instalaciones administrativas del Parlamento.

La mañana del miércoles 5 de febrero, los diputados se apersonaron en el edificio Dr. José María Vargas, mejor conocido como Pajaritos y donde funciona la sede administrativa de la AN, para instalar las 15 comisiones permanentes de trabajo.

El abogado José Gregorio Rosa, nombrado por Parra en la Dirección de Desarrollo Humano, ordenó el cierre de las oficinas y la puerta principal de Pajaritos para impedir la entrada de los parlamentarios a sus oficinas.

“Algunos trabajadores denunciaron que los estaban secuestrando. Entonces equipo de personal de seguridad del diputado Parra procedió a evacuar el edificio con la única finalidad de que no se instalaran las comisiones permanentes de la Asamblea Nacional”, señaló José Vicente Rivero, secretario general del Sindicato Nacional de Funcionarios y Funcionarias de Carrera Legislativa de la Asamblea Nacional (Sinfucan).

A pesar de ello, los trabajadores lograron constatar que se instalaron las comisiones de Finanzas, Contraloría, Cultos y Régimen Penitenciario, Administración y Servicios; y Familia.

Por su parte el primer vicepresidente de la AN, Juan Pablo Guanipa, dijo que todas las comisiones, a excepción de Contraloría, se instalaron a pesar de los obstáculos impuestos por el diputado Parra. “Contraloría no se llegó a instalar por el proceso que tienen abierto desde diciembre, pero deberían hacerlo en los próximos días”.

“Se está buscando que los parlamentarios no puedan ejercer. Ya basta de la criminalización del ejercicio laboral. Basta de que se utilicen medios de represión contra los trabajadores legislativos. Somos víctimas de maltrato, acosos y hay un ensañamiento por parte de quienes hoy dicen que controlan la Asamblea Nacional”, afirmó Rivero en referencia a Luis Parra.

Recordó que los empleados legislativos se deben al trabajo parlamentario y no al servicio de un partido o parcialidades políticas.

Entre esas presiones estaría la amenaza de despidos, revisión de nóminas, “una serie de situaciones violatorias de los derechos humanos (…) Esto es una prueba más de que los trabajadores legislativos de la Asamblea Nacional son prueba viviente del daño que le hacen a Venezuela. Son más de mil trabajadores”.

Parra denunció en una rueda de prensa que hay un presunto abultamiento en la nómina de trabajadores en el Parlamento y manejo ilícito de propiedades del Poder Legislativo.

A pesar de las presiones, el secretario general de Sinfucan se dirigió directamente a Luis Parra: “Si usted tiene una pugna política, resuélvala como debe ser y no contra los trabajadores. De lo contrario, nos veremos en la obligación de ejercer todas las acciones en organismos nacionales e internacionales contra su persona porque usted es responsable de la acción contra los trabajadores”.

Desde el 5 de enero de 2020, el diputado Parra insiste en la legalidad de su autojuramentación como presidente de la Asamblea Nacional, pese a que se proclamó en una reunión que no cumplió con los requisitos legales.

Juan Guaidó logró la reelección ese día como máximo representante del Poder Legislativo, y desde entonces se ha mantenido una pugna por los espacios del Parlamento venezolano, que Parra ha logrado ocupar con ayuda de la Guardia Nacional y los parlamentarios del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img