lunes, 22 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Después de cuatro meses cumplen medida de arresto domiciliario para Saúl Cordero

Desde el 15 de marzo, el tribunal emitió la boleta con orden de arresto domiciliario para el exdirector de Patrulleros de Caroní, Saúl Cordero. La misma medida se otorgó al exfuncionario policial Jandris Moreno, quien permanece preso en Rodeo II.

El pasado sábado se conoció sobre el cumplimiento de la medida de arresto domiciliario para el exdirector de Patrulleros de Caroní, Saúl Cordero, quien estuvo detenido desde el 17 de octubre de 2021 en la cárcel Rodeo III.

La medida de arresto domiciliario se dio desde el pasado 15 de marzo por orden del Tribunal Cuarto de Control con competencia en casos asociados a terrorismo, en Caracas, motivado a las complicaciones de salud de Cordero, quien padece de sarcoidosis, enfermedad que provoca inflamaciones en distintas partes del cuerpo e hipertensión arterial.

Junto a Cordero también fue arrestado el exfuncionario policial Jandris Moreno, quien a pesar de recibir el mismo beneficio de arresto domiciliario, permanece preso.

Saúl Cordero seguirá enfrentando su proceso de juicio, pero en arresto domiciliario.  Es de recordar que el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) introdujo una acción de amparo constitucional, en la modalidad de habeas corpus, para reclamar por el incumplimiento de la medida del tribunal, y cuyo recurso fue declarado con lugar.

Entre las instituciones a las que acudieron el OVP y familiares estuvieron Tribunal Supremo de Justicia, Defensoría, Ministerio Público e incluso el Ministerio de Asuntos Penitenciarios.

Cordero fue imputado por usurpación de funciones, porte ilícito de armas y agavillamiento.

Moreno, quien fue apresado junto a Cordero, también presenta una delicada situación de salud, según declaró en abril su esposa Ana García.

“Hace 14 años él tuvo un aneurisma, tuvo un derrame cerebral y fue intervenido en el Hospital Militar de Caracas, luego se recuperó y 7 años después tuvo una recaída con 39% de derrame y desarrolló un coágulo, y por la situación país no se pudo intervenir quirúrgicamente. Se recuperó por medio de medicamentos. Cuatro años después, en su trabajo, recibió un impacto de bala en la región occipital con fractura de cráneo, y a raíz de estos eventos ha tenido pérdida de la visión, dolores de cabeza, desvanecimiento y hasta pérdida de la conciencia”, detalló.

En ambos casos no hay claridad de los motivos que desencadenaron en la privativa de libertad.

Moreno, de 45 años, prestaba servicios de escolta en una feria de hortalizas de Puerto Ordaz.

En el caso de Cordero, a quien en 2018 lo nombraron gerente general de Protección de Planta en Sidor, seguía prestando sus servicios para esta empresa. Trascendió que impidió la salida de una gandola de la siderúrgica, lo cual habría detonado su aprehensión. También vinculan su detención a su relación con Frenpol, una organización gremial con sede en Maracaibo, que agrupa a funcionarios policiales activos y retirados.