sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Departamento del Tesoro sanciona al INEA y a empresario venezolano

El Departamento del Tesoro sancionó además a otras dos personas, varios cargueros de petróleo y numerosas empresas ubicadas en otros países.

TalCual

La Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE. UU. incluyó este martes 19 de enero al Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (INEA), a tres ciudadanos de nacionalidad venezolana y otras empresas relacionadas en su lista de sancionados, estos últimos ligados a la comercialización de petróleo producido en el país.

De acuerdo al portal en internet, también se incluyen en la lista varios barcos petroleros como el Baliar, que navega con bandera libanesa; Balita, Libertad y Domani, que tienen bandera de Camerún; Máximo Gorki (cuyo nombre anterior era el Ayacucho) y el Sierra, ambos que están bajo bandera de Rusia.

Francisco Javier D’Agostino Casado, hermano de la esposa del diputado Henry Ramos Allup, Diana D’Agostino, y relacionado con el dueño del BOD, Víctor Vargas es el ciudadano venezolano-español incluido en la lista OFAC junto a Alessandro Bazzoni, de nacionalidad italiana y socio del venezolano en el negocio del petróleo y Philipp Paul Vartan Apkian, de nacionalidad suiza, por sus supuestos vínculos con una red a la que acusa de buscar evadir las sanciones al sector petrolero de Venezuela.

Según el portal del Departamento del Tesoro, las sanciones arropan también a las empresas Elemento Ltd (ubicada en Malta) y Swissoil Trading SA (en Ginebra, Suiza), junto a propiedades y compañías con sedes en Panamá, Italia, Ucrania, Zimbabwe y Ginebra, que estarían en la operación para hacer que Petróleos de Venezuela pueda evitar las sanciones establecidas por la OFAC el 18 de junio de 2020 que van dirigidas contra Libre Abordo -coordinada por Joaquín Leal Jiménez- y una red más amplia en México involucrada en la venta ilícita de petróleo venezolano en conjunción con el titular de esa cartera en el país, Tareck El Aissami.

“Aquellos que facilitan los intentos del régimen ilegítimo de Maduro de eludir las sanciones de Estados Unidos contribuyen a la corrupción que consume a Venezuela”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. “Estados Unidos sigue comprometido con atacar a aquellos que permiten el abuso de los recursos naturales de Venezuela por parte del régimen de Maduro”, señaló.

D’Agostino y Bazzoni actuaron como facilitadores centrales que conectan a Elemento y Swissoil con Pdvsa y el empresario colombiano Alex Saab, preso actualmente en Cabo Verde y tras la aprehensión de este el 12 de junio de 2020, Bazzoni asumió el rol de coordinar el esquema de venta de crudo.

Por otro lado, Apkian es el propietario de Swissoil y quien ha estado involucrado en el esquema de evasión de sanciones.

La información emanada por el Departamento del Tesoro se genera dos días después de la publicación de un reportaje elaborado por el portal Armando Info y El País de España en el que comprueba que, en realidad, los nombres de Saab y Libre Abordo constituían apenas la punta del iceberg en ese esquema de evasión.

Conectada con ambos cabos se desplegaba una sofisticada red, bajo el mando de Saab y de los empresarios Joaquín Leal -mexicano- y Sandro Bazzoni -italiano-, que a través de compañías fantasmales registradas para la oportunidad en jurisdicciones como México, Rusia o Emiratos Árabes Unidos, mercadean despachos de millones de barriles de crudo de Pdvsa, a precios millonarios en euros.

Bazzoni es cabeza gerencial de la comercializadora Swissoil Trading S.A., figura además en Elemento Ltd, una compañía socia de Pdvsa en la empresa mixta Petrodelta para explotar yacimientos en la faja petrolífera del Orinoco.

Esa trama de negocios, que también incluía al finado Oswaldo Cisneros y a Francisco D’Agostino, fue expuesta por la filtración de los llamados Paradise Papers de 2017. Pero es apenas ahora que se comprueba con nitidez la importancia de Bazzoni en la operación multimillonaria por la que, junto a Saab y Leal, crearon un virtual departamento de comercialización paralelo en outsourcing informal para Pdvsa.

Mientras, D’Agostino está relacionado con el escándalo de las compras eléctricas de Derwick Associates con el gobierno de Hugo Chávez, acusaciones que siempre ha negado. Además, tiene vínculos con Alejandro Betancourt, fundador de la controversial empresa de energía Derwick, que recibió millones de dólares del esquema de corrupción que pretendía extraer $1,200 millones de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), siendo uno de los implicados en el caso federal de Miami que también investiga a los hijastros del gobernante Nicolás Maduro.

También estuvo relacionado con el fallecido empresario venezolano Oswaldo Cisneros, quien habría hecho negocios con Pdvsa y Nicolás Maduro.