martes, 20 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Delegados de Maduro y oposición acuerdan presidenciales para segundo semestre de 2024

La negociación se encontraba paralizada desde noviembre de 2022, cuando el gobierno de Maduro condicionó la continuación del proceso al cumplimiento del acuerdo social, donde se establecía la creación de un fondo por 3.200 millones de dólares.

La administración de Nicolás Maduro y la Plataforma Unitaria opositora firmaron este martes dos acuerdos parciales donde se establece la celebración de elecciones presidenciales para el segundo semestre de 2024, así como una serie de garantías que incluyen la actualización del Registro Electoral dentro y fuera del país, observación internacional y todas las auditorías previstas en las leyes venezolanas.

Desde Bridgetown, Barbados, se informó sobre dos documentos referentes a los “derechos políticos y garantías electorales” e “intereses vitales de la nación”, luego de que se retomara el proceso de diálogo y negociación paralizado desde noviembre de 2022.

En el acuerdo “sobre la promoción de derechos políticos y garantías electorales para todos” se establece reconocer el derecho de cada actor político para seleccionar su candidato para las elecciones de manera libre y de acuerdo a mecanismos internos, además de promover ante el Consejo Nacional Electoral un conjunto de garantías electorales para todos los actores para las presidenciales de 2024, que incluyen:

  • Proponer que el proceso electoral presidencial se realice en el segundo semestre de 2024
  • Ejecución de la actualización del Registro Electoral, incluyendo jornadas especiales, campañas de sensibilización, establecimientos de puntos de inscripción en todo el territorio nacional con presencia de todos los actores políticos, continuación del proceso de cedulación y operativos especiales, jornadas de actualización de Registro Electoral en el extranjero, y depuración del Registro Electoral
  • Desarrollo de todas las auditorías previstas, como la de Registro Electoral, con observación y acompañantes internacionales
  • Solicitud de invitación a mecanismos técnicos para la observación de elecciones como la Unión Europea, panel de expertos de la ONU, Unión Africana y Centro Carter
  • Promoción de un discurso público y clima favorable a un proceso participativo
  • Exhorto a todos los actores políticos y funcionarios para respetar la normativa electoral durante el desarrollo de la campaña
  • Requerir a las autoridades competentes para garantizar la libertad de circulación y reunión de todos los candidatos
  • Reconocimiento de hecho a los actores políticos a disponer de mecanismos de financiamiento trasparentes
  • Promoción del equilibrio en medios de comunicación públicos y privados y garantizar la igualdad de acceso a todos los candidatos a los medios
  • Promover la participación de todos los medios de comunicación en la cobertura de la campaña electoral
  • Permitir las aspiraciones de cualquier actor político “sin más limitaciones que las que establecen la Constitución y la ley”

Reconocimiento público de resultados de comicios presidenciales

Además, las partes se comprometen a que estas medidas se apliquen en otros procesos electorales. Sobre el acuerdo de “intereses vitales para la nación” no trascendieron detalles en el acto formal.

Dag Nylander, jefe del equipo mediador de Noruega, agradeció a Barbados por recibir las negociaciones y señaló “los avances significativos” logrados con la firma de estos acuerdos parciales, gracias también a la contribución internacional.

“Tengo la esperanza de que los reglas claras de convivencia política y social en Venezuela (…) Aún queda mucho trabajo por hacer, sin duda se trata de un esfuerzo que la comunidad internacional acoge con mucho beneplácito como lo demuestra la presencia de los países acompañantes”, destacó.

Nylander también insistió en que el progreso y legitimidad del proceso “estará de manos del pueblo venezolano y sus representantes, alentamos a que se aproveche la coyuntura actual” para lograr mayores acuerdos entre ambas partes.

En la firma del acuerdo estuvo presente el canciller colombiano Álvaro Leyva, quien destacó el papel de su país para retomar este proceso, así como los representantes de México, Países Bajos y Rusia.

La negociación se encontraba paralizada desde noviembre de 2022, cuando el gobierno de Maduro condicionó la continuación del proceso al cumplimiento del acuerdo social, donde se establecía la creación de un fondo por 3.200 millones de dólares para atender proyectos en áreas prioritarias como asistencia sanitaria, alimentación escolar y el sistema eléctrico nacional.

Maduro también reclamó entonces la liberación del empresario colombiano Alex Saab, extraditado y juzgado en EE UU por presunto lavado de activos, y a quien otorgó el rol sobrevenido de diplomático. Del lado de la oposición venezolana, se ha insistido en pactar un cronograma electoral para las elecciones venideras -entre ellas las presidenciales-, así como la liberación de presos políticos y el abordaje de la crisis migratoria, que abarca a más de siete millones de venezolanos repartidos en el mundo.

A ese tablero se sumó Estados Unidos por medio de conversaciones directas con la administración Maduro desde el año pasado, que derivaron en el alivio de algunas restricciones a Chevron, la principal petrolera de ese país con activos en Venezuela. Del lado venezolano se liberó a varios presos con nacionalidad estadounidense.

Estados Unidos también anunció este mes que reanudaría los vuelos de deportación directos a Venezuela, otra señal del deshielo de las relaciones entre los dos países.