sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Delcy Rodríguez en la CIJ: Guyana no estuvo en el Laudo de 1899 y su demanda no procede

Acompañada de juristas y especialistas, la vicepresidenta argumentó en La Haya que es el Reino Unido y no Guyana quien es el responsable por el tema del Esequibo.

Rodríguez, acompañada de juristas y especialistas, argumentó que es el Reino Unido y no Guyana quien es el responsable por el tema del Esequibo. La CIJ indicó que el viernes continúa la sesión para escuchar la defensa de Georgetown sobre el diferendo.

La vicepresidenta, Delcy Rodríguez, acudió la mañana de este jueves a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para presentar las objeciones de Venezuela ante la demanda unilateral de Guyana para hacer válido el Laudo Arbitral de 1899 y aseveró que la misma debe considerarse inadmisible debido a que Georgetown no estuvo ni en ese proceso ni en el Acuerdo de Ginebra de 1966, ya que quien aparece en la disputa territorial y en los acuerdos es el Reino Unido.

En su ponencia, que fue de alrededor de 20 minutos, Rodríguez aclaró que Venezuela no está apelando la “competencia” propiamente de la CIJ en el caso del Esequibo, sino que más bien la competencia del fallo de 2020 de admitir la demanda de Guyana y por ende, las objeciones que hace Caracas sobre el caso se enfocan en que el Reino Unido es una parte “indispensable” del diferendo debido a que desde 1897 está inmiscuido de forma directa en el proceso y que incluso, sigue siendo parte del Acuerdo de Ginebra de 1966 al cual se adhirió luego Guyana.

“El Reino Unido, que es parte indispensable, no está presente en la sala. Todo ello da lugar a las consecuencias que Venezuela no puede impugnar derechos y obligaciones de conductas de un Estado ausente y cuya participación y presencia la corte no puede ordenar, por lo que debería declararse ‘inadmisible’ la demanda de Guyana”.

Aseguró que los profesores que acompañan al equipo investigador de Venezuela demostrarán que los reclamos de Caracas son admisibles, al tiempo que subrayó que se sigue teniendo el compromiso de “tolerancia y coexistencia pacífica” con todos los países y extendió una vez más la mano a Guyana para resolver el diferendo por el Esequibo por medio del Acuerdo de Ginebra.

Delcy Rodríguez recordó que Venezuela es “el único heredero histórico e indiscutible” de la tierra que está al oriente del río Esequibo, ya que cuando se creó la Capitanía General de Venezuela en 1777 se definieron los límites territoriales; que se mantuvieron desde 1811 cuando se declaró la independencia.

Señaló que Guyana quiere “eludir con una demanda” su compromiso de encontrar soluciones pacíficas y prácticas, como lo establece el Acuerdo de Ginebra de 1966, al cual se adhirió, sino que más bien acude de forma unilateral a la CIJ y sin contar con el Reino Unido como actor importante en la audiencia. Además reiteró que en 1966 se dijo que el Laudo Arbitral de París de 1899 quedó “nulo y sin efecto”, y que no se establece que las partes acuerdan resolver la validez de ese arbitraje.

Manifestó que el Reino Unido actuó de “forma desleal” al presuntamente mentir en el Acuerdo de Ginebra por “ocultar” su comportamiento, revelando que hay una comunicación de 1963 de la Embajada Británica en Caracas que envió al Forgein Office en donde dice que el gobierno de Londres “no podría estar de acuerdo entre la Guyana Británica y Venezuela”; señalando además que el problema radica en cómo y cuándo se transmitía el mensaje.

Aseguró que el interés de Guyana por el Esequibo y las relaciones con Venezuela cambiaron desde 2015 cuando fueron hallados grandes yacimientos de petróleo por la ExxonMobil, con lo que Georgetown busca darle validez al Laudo de 1899, el cual quedó demostrado que fue un proceso lleno de vicios gracias a las cartas de Severo Mallet-Prevost que se revelaron después de su fallecimiento. Dijo además que Guyana ha incurrido en la destrucción del medio ambiente en la zona e irrespeta el Acuerdo de Ginebra.

Posteriormente, los abogados y especialistas llevados por Venezuela como Andrés Zimmerman, Esperanza Orihuela, Cristhian Tamms, Pablo Paquetti y Antonio Ramiro Brotons ofrecieron distintos argumentos para evidenciar la demanda de Guyana es inadmisible por ser el Reino Unido quien figura en los documentos como uno de los querellantes. Este último cree que la CIJ no puede pronunciarse sobre todo sin antes de hablar del comportamiento de Londres al respecto.

“Guyana trata de convencer a esta corte que, desde el ascenso a la independencia de si antigua colonia, el Reino Unido no tiene ya ningún interés en el presente litigio. Y esta falta de interés es lo que, según Guyana, justificaría que la corte desestimara el caso”, dijo.

Si bien, Venezuela dice que hay determinadas circunstancias una situación de sucesión entre estados puede tener implicaciones en la aplicación del principio del “oro amonedado”, pero en este caso no se justifica por dos motivos: Por un lado, porque la CIJ debe decidir si el Reino Unido incurrió en irregularidades y acarrea consecuencias jurídicas, que se pueden hacer valer frente a ese país por el Esequibo. Por eso es que creen que la corte no puede pronunciarse.

Añade que hay condiciones específicas que no se están dando. El Reino Unido aún existe; no puede considerarse como Estado como titular en relación de validez del compromiso y del Laudo, mientras que ninguno de los dos ha considerado a Guyana como el único responsable.

La CIJ indicó que el martes continuará la sesión para escuchar los alegatos de Guyana.