sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Consulta popular en Guayana reflejó determinación ciudadana con el cambio político y elecciones libres

Testimonios de la emergencia humanitaria abundaron en la jornada presencial en Puerto Ordaz. “Son 20 años de falta de todo, de comida, de medicamentos”, dijo una pensionada harta del deterioro de la calidad de vida.

La mayoría de los asistentes a la jornada presencial de la consulta popular en Ciudad Guayana fueron quienes no pudieron hacerlo por vía digital con cuyo código único ya estaba registrada la participación.

Desde tempranas horas del sábado se fueron instalando los 70 puntos del municipio Caroní para la actividad impulsada por la Asamblea Nacional y los partidos de oposición que mantienen su respaldo a la estrategia trazada por Juan Guaidó.

Otros decidieron ratificar su participación asistiendo y llevando el código único que les generó el sistema una vez respondieron las preguntas desde sus teléfonos o computadoras.

Esto influyó en que no se vieran largas colas ni aglomeraciones, aunque la llegada de ciudadanos fue constante, incluso en horas de la tarde. Activistas del gobierno, que hasta este sábado difundió una falsa lista de participantes y páginas paralelas para desinformar, difundieron fotografías de los puntos para afirmar que “nadie asistió”.

    La afluencia de ciudadanos fue constante pero sin llegar a largas colas o concentraciones | Fotos William Urdaneta

A esto se sumó los intentos de intimidación por parte de los diferentes organismos de seguridad del Estado. En varias oportunidades merodearon los alrededores de los centros, mostrando sus armamentos y tomando fotografías.

“Dos veces pasaron grupos armados, cerca de las 10:00 am se presentó un contingente como de 20 hombres vestidos de negro, no sabemos de qué institución eran”, denunció el diputado de la Asamblea Nacional, Rachid Yasbek, en su visita al punto ubicado en la urbanización Villa Africana, frente a Manos Criollas.

Situación similar ocurrió en el sector Los Arenales, en San Félix. “Han pasado tres vehículos diferentes. Han tomado fotos, los efectivos incluso montaron un punto de control que no duró ni 15 minutos, con intenciones de que la gente se asustara y se fuera”, señaló Erika Carvajal, coordinadora de dicho punto de la consulta popular.

Los intentos de intimidación no mermaron la decisión de los ciudadanos, pues en esa misma barriada de la parroquia Dalla Costa, considerada de amplia inclinación oficialista, la jornada fluyó sin inconvenientes. Vecinos, incluso prestaron el apoyo con wifi, café, agua y la preparación de un sancocho.

Cerca, en la urbanización Doña Bárbara, el chavismo celebró su “triunfo” en las elecciones del 6 de diciembre, actividad que se hizo a nivel nacional.

Por otra parte, las colas de gasolina se mantuvieron. Conductores siguieron esperando el comunicado de la ZODI Bolívar sobre el despacho de gasolina. Sin embargo, entre ellos hubo quienes aseguraron que sí participaron en la consulta, pero de forma digital.

La expresión ciudadana

Entre los participantes en la consulta popular estuvo Nilca Gómez, trabajadora social. “Son 20 años de falta de todo, de comida, de medicamentos. Soy jubilada y pensionada del Seguro Social y tengo un gasto de más de 10 millones de bolívares semanales para adquirir los medicamentos, y no los puedo comprar, no puedo comer, no nos alcanza los ingresos que tenemos”.

Lamentó que su hija siendo médico tuvo que emigrar del país para mantener a su familia. “Esto es una cosa nunca vista, ni cuando Venezuela era pobre, cuando las madres vendían empanadas para que sus hijos, mañana o pasado fueran ingeniero. Muchas madres educaban a sus hijos con la fe de que serían profesionales, pero ahorita no hay esas esperanzas, y ¿qué queda para nuestros nietos? Ya yo viví y sigo trabajando, y sigo luchando, pero tenemos que unirnos todos para salir de esto”, insistió Gómez.

Lumar Bravo confía en que el mecanismo de la consulta sirva para activar toda herramienta que permita una salida a la crisis y conflicto en Venezuela.

“Quiero seguir viviendo en Venezuela, quiero recuperar mi país, sueño en seguir adelante, seguir trabajando por un país que se merece el esfuerzo y sacrifico de todos sus habitantes venezolanos y no venezolanos. Tenemos que luchar por ella porque bien vale la pena. Cuantas veces sea necesario salgo a la calle a luchar, a protestar, manifestarme, no nos vamos a cansar”, aseguró.

    Hasta este 12D, el régimen continuó difundiendo páginas paralelas y falsas listas de la consulta popular

En Los Arenales, un sector de San Félix considerado chavista, se sumaron a la jornada de la consulta con colaboraciones entre vecinos

El diputado de la Asamblea Nacional, José Prat, destacó que la jornada fue la expresión de que “la gente quiere que su voto elija. Por eso, esto contrasta con lo que ocurrió el domingo pasado, donde la gente no salió. Hoy esta participación es espontánea, no hay autobuses, no se ha gastado dinero público ni se ha utilizado bienes del Estado”.

El dirigente de La Causa R, Andrés Velásquez, también comparó la participación en la consulta popular con la del 6 de diciembre en las elecciones de Nicolás Maduro.

“Después del contundente no que le dijo el pueblo venezolano a Nicolás Maduro y su pandilla el pasado 6 de diciembre, hoy hay una respuesta de los ciudadanos ratificando con todo valor, sin miedo, con el mayor entusiasmo, diciéndole sí a la libertad, sí a la democracia y sí a la posibilidad de salir urgentemente de esta tragedia política y social que vive el pueblo venezolano”, expresó.

Asimismo aseguró que “las condiciones de sufrimiento que tiene el pueblo venezolano no pueden seguir siendo soportadas, el pueblo ya no puede comer, mejor dicho, ya no puede vivir y esto tiene que tener ya un final. Por eso la dirigencia política y todos los sectores del país deben ponerse a la altura de los ciudadanos en ese clamor intenso y urgente de ponerle fin a la usurpación electoral, del poder, y darle paso a procesos libres que tengan como finalidad inmediata elegir un nuevo presidente de la República ya que eso resuelve el tema de crisis política en Venezuela”.

Por su parte, el dirigente sindical de Ferrominera Orinoco, Rubén González, sostuvo que el objetivo es salir del actual régimen y poder instaurar un gobierno de paz y de desarrollo.

“Hoy es una manifestación más de lo que viene sucediendo en Venezuela, del repudio al hambre, la falta de gasolina, de los servicios públicos. Cada vez que estamos cerca, el régimen arremete contra el pueblo, a ellos no les importa permanecer atornillados siempre y cuando hambreen a Venezuela. Hemos rechazado mayoritariamente lo que pasó el domingo pasado, la crisis, y solicitamos toda la ayuda de la humanidad para que Venezuela pueda tener un cambio”, ratificó el diputado Rachid Yasbek.

Aunque los resultados totales se darán en Caracas, hasta la mañana de este sábado se estimó en Bolívar una participación de 300 mil ciudadanos en la consulta popular.

Por otra parte, también hubo ciudadanos que, aunque manifestaron no apoyar al régimen, decidieron no participar en esta convocatoria. La decepción hacia la dirigencia opositora y procesos anteriores, estimularon la desconfianza y desmotivación.

En contra de la “farsa” del 6 de diciembre 

Tal como ocurrió en Ciudad Guayana, la oposición venezolana organizó en todo el país el día presencial de una consulta popular para rechazar la “farsa” de las elecciones legislativas del pasado domingo, en las que el oficialismo se hizo con el 90 por ciento de los escaños de la nueva Asamblea Nacional en una jornada con apenas el 30 por ciento de participación.

La consulta popular arrancó el 7 de diciembre con la apertura de la participación vía web o por aplicación móvil. Desde el lunes y hasta el sábado se ha podido votar vía telemática y ya el domingo se puede validar de forma presencial ese voto a distancia o votar directamente en los centros de votación habilitados.

   

El antecedente más claro de la consulta es la organizada en julio de 2017 para rechazar la recién creada Asamblea Nacional Constituyente

La consulta, en la que pudo participar cualquier ciudadano venezolano con documento de identidad o pasaporte en vigor o caducado, incluye tres preguntas: “¿Exige usted el cese de la usurpación de la presidencia de parte de Nicolás Maduro y convoca la realización de elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables?”, es la primera.

“¿Rechaza usted el evento del 6 de diciembre organizado por el régimen de Nicolás Maduro y solicita a la comunidad internacional su desconocimiento?”, es la segunda pregunta. La última es “¿Ordena usted adelantar las gestiones necesarias ante la comunidad internacional para activar la cooperación, acompañamiento y asistencia que permitan rescatar nuestra democracia, atender la crisis humanitaria y proteger al pueblo de los crímenes de lesa humanidad?”.

El antecedente más claro de la consulta es la organizada también por la oposición en julio de 2017 para rechazar la recién creada Asamblea Nacional Constituyente, un órgano controlado por el oficialismo para sustituir a la Asamblea Nacional con mayoría de la oposición.

Entonces, la oposición dijo haber reunido 7,6 millones de votos, una cifra que estará en la mente de todos a la hora de medir el éxito de la convocatoria de este domingo. En contraste, en las elecciones a la Asamblea Nacional del pasado domingo en las que la oposición pidió abstención, la participación alcanzó el 31 por ciento de los 20,7 millones de venezolanos censados.