sábado, 20 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Conspiraciones develadas por Maduro movilizan a su gente y aumentarían persecución

Luis Salamanca tiene la percepción de que para el oficialismo cualquier intento de elección competitiva en Venezuela, como exige la oposición para 2024, es visto como un intento de conspiración.

Nicolás Maduro aprovechó unos minutos de las cinco horas que duró su mensaje anual ante la Asamblea Nacional (AN) de 2020, el 15 de enero, para informar al país que en 2023 se develaron cuatro conspiraciones cuyo objetivo principal era asesinarlo y atentar contra el ministro de la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, y el gobernador del estado Táchira, Freddy Bernal, entre otros funcionarios.

“Tenían el objetivo de asesinarme, asesinar al ministro Padrino, asesinar a importantes líderes políticos y militares de Venezuela y crear un caos y una conmoción en el país para cortar el proceso de paz, de estabilidad, de recuperación en Venezuela”, aseguró Maduro.

Aunque esta no es la primera vez que desde el gobierno se denuncian planes conspirativos, uno de los aspectos llamativos de la revelación de las presuntas tentativas es que no se anunciaron en su momento. Sin embargo, Maduro dijo que las conspiraciones también pretendían bloquear las negociaciones con la Plataforma Unitaria y aseveró que autorizó al presidente de la Asamblea Nacional de mayoría chavista y jefe de la delegación oficialista, Jorge Rodríguez, informar al jefe de la representación opositora, Gerardo Blyde.

“Estas conspiraciones se han mantenido en silencio”, sostuvo el mandatario, al tiempo que dijo que los planes se conocieron en mayo, agosto, noviembre y diciembre del año pasado.

El jueves 18 de enero, Maduro ordenó activar un plan contra conspiraciones. Dijo que el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, anunciará las acciones del Plan Furia Bolivariana “que debe ser un plan cívico, militar, policial para enfrentar cualquier intentona terrorista sea a la hora, que sea, se presente como se presente”.

En este texto, TalCual presenta lo que se sabe de los recientes planes conspirativos denunciados por Maduro y el contexto en el que se denuncian.

El politólogo Luis Salamanca enfatiza que la lectura que se hace sobre las denuncias de complot hechas desde el gobierno se basan en el poco acceso a los datos y la ausencia elementos de juicio. En este punto, destaca que, en otros planes señalados en el pasado, hay detenidos y en algunos casos hasta condenados.

Agrega que los señalamientos sobre conspiraciones fueron una constante en el caso del expresidente Hugo Chávez y también lo son en el caso de Maduro: “Nunca se sabe qué es verdad, qué es manipulación y qué es campaña con el objeto de provocar situaciones políticas contra los opositores”.

El culto a Maduro

El investigador Salamanca tiene la percepción de que para el oficialismo cualquier intento de elección competitiva en Venezuela, como exige la oposición para 2024, es visto como un intento de conspiración.

“En el fondo hay la idea de que el venezolano quiere acabar con la revolución, pero acabar con la revolución es un hecho sagrado”, acota.

Por otra parte, el politólogo subraya que Maduro, como lo hizo Chávez en su momento, quiere generar un culto a la personalidad y asentar la idea de que ha salido airoso de las conspiraciones.

“Si hubo cuatro conspiraciones el año pasado, entonces es para pensar que la situación está crítica. Esto significaría que la estabilidad se encuentra en jaque. Pero, no nos dicen qué tipo de conspiraciones son”, indica Luis Salamanca.

Por su parte, el politólogo Pablo Quintero asevera que desde hace tiempo el gobierno trabaja sus sistemas de inteligencia en función de una eventual conspiración y con el objetivo de detectar focos de comunicación entre venezolanos y norteamericanos. Pone como ejemplo, la investigación sobre la llamada Operación Gedeón en 2020 y la Operación Libertad de 2019.

“Tiene que quedar en la juventud, en la memoria que todos estos intentos de un movimiento de fuerza vienen de la CIA y de la DEA. La DEA fue la que montó todos los movimientos conspirativos del 2018 para matarme el 4 de agosto, la DEA fue la que montó desde Colombia la Operación Gedeón del 3 de mayo de 2020 y pare usted de contar”, aseguró Maduro el 15 de enero.

El investigador Quintero llama la atención sobre las denuncias presidenciales y su relación con la propaganda electoral en este año.

“No es nada nuevo, con esto el gobierno busca impulsar ciertas narrativas de conspiración para justificar la persecución de dirigentes y candidatos ahora en un contexto electoral. Se trata de generar un estado de caos y de zozobra, pero también un mecanismo altamente defensivo”, resalta Quintero.

En este sentido, el politólogo asevera que las conspiraciones le sirven al gobierno también para dividir a la oposición en un escenario electoral, y, al mismo tiempo, detener, disuadir y neutralizar.

Según Luis Salamanca pueden desencadenarse más operativos de persecución política sobre adversarios: “Siempre tienen una lista de conspiradores favoritos”. Añade que con esto se busca criminalizar.

“Se hacen estas denuncias en este momento para enmarcar el año y decir que los enemigos de Maduro atentan contra él mientras se mantiene luchando por su pueblo. Van a una elección y buscan movilizar a su gente”, puntualiza Salamanca.

El 18 de enero, de hecho, Maduro llamó a la máxima movilización. “Así que tenemos una gran responsabilidad militares de Venezuela, tenemos una gran responsabilidad, policías de Venezuela. Pero sobre todo le digo, tenemos una gran responsabilidad poder comunal, poder popular, movimientos sociales; para defender el derecho a la estabilidad, a la paz, a la Constitución, a la tranquilidad de nuestro pueblo”, enfatizó.

El politólogo Quintero asevera que las denuncias conspirativas en presencia del cuerpo diplomático acreditado en el país buscan hacer una demostración de fuerza. Por su parte, Luis Salamanca señala que se buscó dar más formalidad al mensaje y hacer más expedito el reporte de los diplomáticos a sus gobiernos.

De acuerdo con el Ministerio Público, en comunicado del 17 de enero, Venegas, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Profesionales de la Educación de Venezuela (Fenatev) de Barinas, presuntamente está involucrado en “el desarrollo de actividades contra la paz de la República”. El educador fue detenido junto a su hermano José Gregorio.

Según el fiscal general designado por la extinta asamblea constituyente, Tarek William Saab, el dirigente gremial “formaba parte de un núcleo que pretendía convertir al estado Barinas en epicentro de acciones violentas”. Saab expresó que esta investigación forma parte del desmantelamiento de una “conspiración develada contra el pueblo venezolano”.

Por su parte, María Corina Machado, candidata de la oposición a las presidenciales, enfatizó que “quienes tienen terror a medirse, ahora inventan conspiraciones como excusas”. La dirigente también exigió al gobierno de Maduro liberar al educador Venegas.

“Desmantelamos en el mes de mayo, en el mes de agosto, en el mes noviembre y diciembre cuatro conspiraciones con componentes extranjeros, planificadas desde Miami y desde Colombia”, afirmó el mandatario.

El relato de Maduro sobre la presunta conspiración de mayo de 2023 dijo que se concretaría en la residencia oficial de La Viñeta en Fuerte Tiuna. En este caso, el mandatario se refirió a un plan una semana después de las declaraciones del exalcalde Antonio Ledezma desde España.

Aunque el gobernante no refirió las afirmaciones, fue en agosto cuando durante un programa Ledezma dijo: “Y se está hablando con militares. Eso es normal… Eso no es promover… Eso no es conspiración”.

Maduro puntualizó: “El responsable de la operación militar era un primer Teniente captado en la frontera en el año 2021 por la DEA y por la CIA. A inicios de 2023, nuevamente fue llamado para acelerar el ataque”. Sin embargo, este militar no fue identificado durante la alocución.

Sobre la conspiración de agosto, el gobernante aseveró que se fraguaba un ataque a una unidad militar en San Cristóbal, estado Táchira.

En septiembre, dijo el mandatario, mediante labores de inteligencia se detectó que el recién nombrado comandante de un batallón en Maracaibo (no se especificó cuál), había sido captado en Colombia desde 2021 y tenía la orden de perpetrar el asesinato de Maduro.

El llamado cuarto grupo de conspiración denunciado durante el discurso en la AN fue develado en diciembre de 2023 y el objetivo era asaltar una unidad militar en San Cristóbal, estado Táchira y asesinar al gobernador Freddy Bernal.

De acuerdo con el discurso de Maduro, hay documentos e informes que señaló entregaría a Jorge Rodríguez pero, al igual que con el resto de las informaciones, no hubo detalles.