lunes, 4 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Cinco preguntas sobre la visita del fiscal de la Corte Penal Internacional a Venezuela

Karim Khan se reunió con Maduro en Miraflores. Nuestro medio aliado, Crónica Uno, consultó a juristas y activistas de derechos humanos para intentar explicar, de manera sencilla, la importancia del viaje que el abogado británico se encuentra realizando al país y sus posibles consecuencias. | Foto Prensa Presidencial

Karim Khan, el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), está en Venezuela. La presencia del jurista británico representa un hecho histórico, pues es la primera vez que un alto funcionario del juzgado con sede en La Haya (Países Bajos) se encuentra en el país dispensando una “visita oficial”, para estrechar “las relaciones y la cooperación” con un Estado parte del Estatuto que, en el año 2002, creó el tribunal encargado de castigar los crímenes de genocidio, de lesa humanidad y de agresión.

Este lunes Karim Khan se reunió con Nicolás Maduro en Miraflores. Según informó VTV, “la reunión se hizo bajo una agenda de trabajo de complementariedad de fortalecimiento de plan gestión del gobierno bolivariano en materia de derechos humanos”. Los detalles de la agenda de este encuentro no trascendieron.

Ante la escasa información sobre la agenda y objetivos del viaje de Khan, Crónica.Uno consultó a tres abogados y juristas para intentar despejar algunas dudas en relación con la visita y sus posibles repercusiones.

¿El viaje del fiscal de la CPI a Venezuela está relacionado con el examen preliminar que su despacho realiza para determinar si abre una investigación a funcionarios y exfuncionarios venezolanos por la presunta comisión de crímenes de lesa humanidad?

“El fiscal no puede estar viajando por placer ni por turismo. Sus viajes tienen que obedecer a un programa específico, conforme a sus atribuciones; es decir, deben estar relacionados con un examen preliminar o con una investigación formal (…) El fiscal está obligado a ir a los países donde hay una acción como lo es el examen preliminar sobre Venezuela, eso es parte de su obligación”, respondió el catedrático de Derecho Penal Internacional de las universidades Central de Venezuela y Monteávila, Fernando Fernández.

¿Son rutinarios estos viajes?

Sí, agregó el director de Acceso a la Justicia, Alí Daniels, quien recordó que apenas en agosto pasado Khan visitó Sudán, para negociar la entrega del expresidente de ese país, Omar al Bashir. En 2009, Al Bashir se convirtió en el primer jefe de Estado en ejercicio al que la CPI le dictaba una orden de captura internacional, para procesarlo como presunto cerebro de crímenes de guerra y contra la humanidad durante la guerra civil que durante seis años asoló a la región sudanesa de Darfur. Durante más de una década Al Bashir se burló de esta orden, pero desde que fue derrocado en 2019 cada vez había más posibilidades de que terminara en el banquillo de los acusados en La Haya.

Antes de dejar su cargo en junio pasado, la entonces fiscal de la CPI, la jurista gambiana Fatou Bensouda, visitó Malí, en particular la región de Tombuctú, cuyas mezquitas y templos, calificados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, fueron atacados por una filial de Al Qaeda. El líder del grupo perpetró el ataque, Ahmad al-Faqi al-Mahdi, fue procesado y condenado por crímenes de guerra durante la gestión de Bensouda.

¿Cómo este viaje puede ayudar a Khan a tomar una decisión sobre el caso venezolano?

“La presencia de Khan es muy importante, porque le permitirá tener una visión más amplia y le proporcionará más elementos para formarse un criterio de lo que ocurre en el país”, respondió Fernández, quien además agregó que para conseguir ese propósito “el fiscal puede solicitar documentos e información a las autoridades, las cuales se la deben entregar”.

En similares términos se pronunció el excoordinador general del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), Marino Alvarado, para quien lo más importante de este viaje es que el funcionario podrá escuchar el testimonio de las organizaciones de derechos humanos y, sobre todo, de las víctimas. “Si en el poco tiempo que va a estar profundiza, va a poder confirmar que en Venezuela no hay una genuina voluntad de justicia y que hay unos intocables para la justicia, que son presuntamente responsables de crímenes de lesa humanidad y que ocupan altos cargos en el gobierno de Maduro y puestos claves en los cuerpos policiales”, precisó.

¿Condenas como las dictadas en los últimos días contra los asesinos de David Vallenilla y Daniel Alejandro Queliz serían suficientes para impedir que la Fiscalía de la CPI descarte investigar a algún funcionario o exfuncionario venezolano?

No, a juicio de los expertos. “El fiscal (Tarek William) Saab deberá responder si se están juzgando los crímenes de lesa humanidad hasta sus últimas consecuencias, incluyendo las cadenas de mando y no solo reportar que hay condenas de 23 años (de cárcel) para el personal subalterno”, dijo Daniels, mientras que Fernández agregó que “las investigaciones que viene haciendo la Fiscalía venezolana son inapropiadas, irrelevantes y no son genuinas”.

¿Hay posibilidades de que Khan cierre el expediente preliminar de Venezuela, tal y como lo hizo con el de Colombia?

Los consultados consideran que no. “La situación de Colombia es muy diferente a la de Venezuela. El examen preliminar de Colombia se abrió en el año 2004. Ya tenía 17 años y en estos años en Colombia se han tomado decisiones muy importantes para castigar los crímenes cometidos durante el conflicto armado, como reformar su Constitución y leyes, crear una comisión para la Justicia y de la Verdad, y además se creó una jurisdicción especial para procesar a los autores de los crímenes de guerra ocurridos durante la lucha armada. Incluso se están investigando los casos de los 6 mil ‘falsos positivos’. En Venezuela no hay nada de eso”, declaró Fernández.

El jurista no solo descartó que el caso venezolano corra la misma suerte que el colombiano, sino que a su juicio que la investigación podría ampliarse y abarcar hechos ocurridos en años anteriores como el 2014.

En similares términos se pronunció Alvarado, quien afirmó: “La Fiscalía de la CPI (durante la gestión de Bensouda) ya consideró que en Venezuela se han cometido delitos de lesa humanidad y en una labor de continuidad este fiscal debería confirmarlo”.

Exigen a Karim Khan oír a las víctimas

Un grupo de personas, encabezadas por la dirigente Delsa Solórzano, se reunió este 1 de noviembre en el distribuidor Altamira para desplegar una pancarta en la avenida Francisco Fajardo, donde piden justicia para las víctimas de violación de derechos humanos en Venezuela.

Posteriormente los manifestantes realizaron una caminata hasta la avenida Francisco de Miranda, para protestar frente a la plaza Altamira en el municipio Chacao del estado Miranda, informó El Nacional.

“No podemos permitir que una visita tan importante pase por debajo de la mesa. Es por ello que desde muy temprano nos encontramos en las calles con familiares de las víctimas para exigir justicia. Exigimos libertad para todos los presos políticos, para todos nuestros presos de conciencia”, señaló Solórzano desde la protesta.