domingo, 3 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Autoritarismo en América Latina no distingue de simpatías ideológicas

Van Berkel señaló que algunos actores de la llamada izquierda se sienten más en una línea progresista y dan a entender que esta fase y estos proyectos buscan diferenciarse de otros ensayos en América Latina, diferentes a Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Tras la victoria de Lula Da Silva como presidente de Brasil, el mapa de América Latina se solidifica con una mayoría de tendencia izquierdista. Sin embargo, expertos aseguraron que los gobiernos de la región no pueden ser categorizados en un bando u otro.

La izquierda y derecha tradicional no tiene suficientes elementos para entender las dinámicas que se están dando. Los especialistas reiteraron que no todo gobierno de derecha fomenta la democracia y no todo Estado izquierdista implementa medidas autoritarias.

Según Deborah Van Berkel, presidenta de la Red Sinergia, las naciones de América Latina se encuentran enfocadas en su agenda interna. “Las miradas hacia el panorama regional dependerá de cómo avancen los procesos internos”, indicó.

A pesar de estar enfocados en sus situaciones internas, es posible que en América Latina se tenga la oportunidad de reavivar la coordinación regional en temas trascendentales. “Por la similaridad de tendencias en varios gobiernos, es posible que la región lleve una posición común o una sola voz ante sus relaciones con otros bloques”, explicó Mariano De Alba, especialista en Derecho Internacional.

Mientras que algunos países latinoamericanos siguen tendencias similares, es probable que en la relación con países norteamericanos como Estados Unidos y Canadá aumenten las tensiones.

De Alba indicó que el gobierno de Joe Biden en Estados Unidos ha sido muy cauteloso, porque sabe que la región se mueve en una dirección distinta. “Estamos viviendo una era donde la influencia americana está perdiendo mucho peso en Latinoamérica”, apuntó.

Para De Alba, de cara a esta nueva etapa, Venezuela deja de estar aislada y comienza a recuperar relaciones con otros países de la región, específicamente con Colombia y Brasil.

“El tema Venezuela sigue siendo polémico en la región, incluso hasta tenso. Pero es evidente que los países han asumido la posición de que es mejor tener relaciones con Venezuela en lugar de aislarlas”, reiteró.

La región aún tiene la posibilidad de elecciones democráticas y cambios de gobiernos, de acuerdo con el especialista en Derecho Internacional.

La nueva tendencia política

La categorización entre izquierda y derecha ya no es suficiente para definir y analizar los cambios que están ocurriendo en América Latina.

Van Berkel explicó que la región está atravesando unos procesos de cambio. Anteriormente la región tenía una especie de péndulo en periodos donde había más gobiernos llamados de derecha o más liberales en tema económico y menos atentos a la agenda social.

Van Berkel señaló que algunos actores de la llamada izquierda se sienten más en una línea progresista y dan a entender que esta fase y estos proyectos buscan diferenciarse de otros ensayos en América Latina, diferentes a Venezuela, Nicaragua y la histórica Cuba.

La presidenta de la Red Sinergia señaló que habrá mayor cercanía a nivel de discurso y posibilidad de diálogo por sentirse más cómodos por el signo que los identifique y también cómo se ubiquen con los cambios en el ámbito global.

Izquierda no significa autoritarismo

De acuerdo con Van Berkel, los dos últimos procesos electorales en la región han sido ganados por líderes con ideología similar.

Es importante resaltar que en estos países se evidencia que aún existen reglas democráticas, procesos electorales que han permitido cambios y una institucionalidad pública que ha podido manejar esos procesos, dándole la entidad básica a todas las partes que participan y ofreciendo la oportunidad a expresarse a una ciudadanía.

Esa expresión ciudadana ha sido respetada aun cuando ha habido procesos sociales muy polarizados y confrontaciones de fuerza equivalentes, pero las diferencias está en que los resultados son aceptados.

“Los dos últimos procesos han traído a presidentes que dan unas manifestaciones claras con respecto a la necesidad de gobernar para toda la sociedad, la necesidad del diálogo y de entendimiento, de no acabar con el adversario desde el poder. Esos son mensajes que se diferencias de otras experiencias”, dijo Van Berkel.

Los cercanos a Venezuela

Según los expertos, las dos nuevas relaciones de Venezuela con otras naciones será con Brasil y Colombia.

La reanudación de relaciones entre Venezuela y Colombia y Venezuela y Brasil puede traer cambios y significar aperturas que siempre van a estar signadas por los intereses de los países.

En el caso de Colombia, hay un interés político y económico. “La cercanía de su signo político lo facilitará”, dijo la presidenta de la Red Sinergia.

Según Van Berkel, los gobiernos anteriores de Lula fueron muy cercanos a Venezuela. Hubo un intercambio importante y cercanía con el mandato de Hugo Chávez. “La relación se ha mantenido. Ese contacto estuvo también en tiempos que no fueron gobierno. Por supuesto, hay una mayor facilidad de intercambio con Venezuela. A Lula le interesa tener un aliado más en la región como un espacio de influencia de su políticas”, dijo.