miércoles, 29 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

AN reforma reglamento para permitir voto virtual de diputados en el exilio

La reforma de los artículos 12, 43 y 56 del Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional ha sido aprobada por 93 votos a favor.

La Asamblea Nacional de Venezuela ha aprobado este martes una reforma de su reglamento interno para permitir que los diputados puedan votar de forma virtual, una maniobra dirigida a los diputados en el exilio.

La reforma de los artículos 12, 43 y 56 del Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional ha sido aprobada por 93 votos a favor, si bien los diputados chavistas se han ausentado de la votación. El único que ha permanecido allí, William Gil, ha expresado su rechazo y ha amenazado con impugnar esta medida en el Tribunal Supremo de Justicia.

“El motivo de la modificación es ofrecer a los diputados que se encuentran en el exilio el cumplimiento de sus funciones parlamentarias a través de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)”, ha indicado el Parlamento en un comunicado.

“Lo que se está generando es la utilización, en momentos cruciales, de las TIC, para que los legítimos diputados que se encuentran fuera del país puedan participar, debatir y decidir”, ha explicado la parlamentaria opositora María Beatriz Martínez.

El vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, ya había avanzado de que la Asamblea Nacional preparaba una maniobra de este tipo para que los diputados en el exilio pudieran votar por Skype.

Según Cabello, el verdadero propósito del cambio en el reglamento parlamentario es garantizar que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, sea reelegido el próximo 5 de enero, cuando expira su mandato, conforme a las normas de rotación en la cúpula de la sede legislativa entre los principales partidos de la oposición venezolana.

Guaidó, cada vez más cuestionado en las filas opositoras por la falta de resultados, se autoproclamó presidente encargado de Venezuela el pasado 23 de enero, fundando su legitimidad en su estatus de presidente de la Asamblea Nacional.

Si no fuera renovado para un segundo mandato en el Parlamento, podría perder también el cargo de presidente encargado de Venezuela, lo que abocaría a la oposición a una nueva crisis de liderazgo en medio de sus esfuerzos para desahuciar a Nicolás Maduro del Palacio de Miraflores.

Al margen de la pugna interna, la oposición denuncia que es víctima de una nueva ofensiva judicial que le ha llevado a perder al menos 30 de los 167 escaños con los que cuentan los partidos críticos con Maduro.

El expresidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, ha alertado de que podrían perder más escaños de cara al 5 de enero. El lunes, el Tribunal Supremo de Justicia ordenó procesar a otros cuatro diputados opositores por la supuesta “trama de corrupción” en el Parlamento.