sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

A un año de gestión de las nuevas autoridades regionales son pocas las mejoras

El Impulso, junto con Correo del Caroní, La Nación, Yaracuy al Día y La Verdad, entrevistaron a ciudadanos y a expertos en políticas públicas y politólogos de Caracas, Bolívar, Lara, Táchira, Yaracuy y Zulia, para consultarles cómo ha sido la gestión de las autoridades electas en 2021 en estas entidades, los aciertos y fallas de sus propuestas.

Reconstruir el estado, mejorar las fallas en el servicio de agua potable por tubería, reparar las principales vías de la región, recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores de la admiración pública, reactivar la economía regional y acabar con la basura en Caracas fueron algunas de las promesas de campaña de cinco gobernadores y de la actual alcaldesa del Distrito Capital, electos en los comicios de noviembre de 2021. A un año de asumir los cargos son pocos, o ninguno, los avances de estas ofertas. 

TalCual, junto con Correo del Caroní, elimpulsocom, La Nación, Yaracuy al Día y La Verdad, entrevistaron a ciudadanos de Caracas, Bolívar, Lara, Táchira, Yaracuy y Zulia y a expertos en políticas públicas y politólogos de cada una de estas regiones, para consultarles cómo ha sido la gestión de las autoridades electas en 2021, los aciertos y fallas de sus propuestas.

Yaracuy y Zulia: Caras conocidas en la Gobernación 

Julio León Heredia (PSUV) inició el pasado diciembre su cuarto período, consecutivo, como máxima autoridad del estado Yaracuy, una de sus principales ofertas de campaña fue: recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores de la admiración pública. Un año más tarde, los trabajadores públicos devengan poco más 9 dólares.

Mientras que en el Zulia el regreso de una cara conocida a la Gobernación sí ha representado importantes cambios, a favor, en la región: “reconstruir” la entidad fue la principal promesa de Manuel Rosales, líder de Un Nuevo Tiempo, exalcalde Maracaibo y gobernador en dos ocasiones, consecutivas, entre 2000 y 2008; arrancó esta gestión con el Plan 95.0, que contemplaba la recuperación de la vialidad, espacios públicos, servicios públicos e infraestructura.

Otros logros de Rosales en este período que celebran los zulianos son: el reimpulso de las Becas Jesús Enrique Lossada, su presencia en las calles inspeccionando obras y el retorno de la paz política en la región.

Hoy, según números de la agencia de inteligencia política Polianalítica, 74% de los zulianos cataloga de positivo el gobierno de Manuel Rosales durante su primer año de gestión.

Debutantes rojos en Bolívar, Táchira y Lara

El líder sindical y militante de PSUV, Ángel Marcano, ofreció mejorar la infraestructura vial de Bolívar: una promesa electoral que ha pasado de un gobernador a otro desde inicios de la década 2000.

A un año de su gestión, no solo está en deuda con el cumplimiento de esta oferta, sino que la vialidad en el estado empeora cada vez más.

El caso más notorio es el de la troncal 10, vía internacional que comunica a Bolívar con Brasil, hoy intransitable gracias a la cantidad de huecos y fallas de borde.

Reactivar la económica del estado Táchira fue la principal promesa de Freddy Bernal y durante su gestión -pero no por sus gestiones-, se dio la restitución de relaciones entre Venezuela y Colombia y la reapertura comercial de la frontera Norte de Santander-San Antonio; esto está impulsando la economía en el estado.

Para algunos habitantes de los municipios Bolívar, San Cristóbal y Ayacucho el balance es positivo: “la primera autoridad regional está encaminado en cumplir parte de su oferta electoral”, aseguran.

Adolfo Pereira se estrenó como gobernador relevando a la almiranta Carmen Meléndez. Inició su administración afrontando una de las peores crisis del servicio de agua potable por tubería de Lara, meses más tarde los larenses consideran positiva su gestión, aunque advierten que “el problema del agua no se ha resuelto”.

Para los larenses, en comparación con la gestión anterior, es mucho lo que mejoró en la entidad, aunque persisten los problemas en los servicios públicos.

Meléndez saltó del estado centroccidental a la Alcaldía de Caracas, pero antes hizo una breve para en la cartera de Interior y Justicia. Uno de sus proyectos para la capital de la República era el fortalecimiento de la flota de recolección de desechos sólidos, con el fin de mantener la ciudad limpia.

Lo cierto es que un año más tarde, la basura sigue siendo un problema en el Distrito Capital.

El pasado octubre entró en vigencia un nuevo plan de recolección de basura, al que tituló: “Caracas, el nuevo rostro de la conciencia”. La almiranta asegura que este le ha dado un “cambio notable a la ciudad”. Afirmación que no comparte Ismael León, dirigente social y director de la ONG Caracas Reclama.

León señala que la Alcaldía tiene un monopolio con la empresa de limpieza y explica que “un camión y unos pocos trabajadores no van a limpiar las 22 parroquias que conforman la capital”.

Asegura que deben establecerse protocolos de actuación en el que se priorice la limpieza de las calles en horas de la noche para que la ciudadanía se encuentre con paradas y arterias viales limpias. Además, destaca, la compañía debe tener los instrumentos adecuados para ello, “pues no sólo es recoger la basura”.

Para el dirigente social la limpieza de la ciudad es precaria, pese a que los ciudadanos pagan un alto precio por el servicio de aseo y botadero, y asegura que el mejor ejemplo de ello es el estado de las quebradas y sistemas de acueductos, por los que Caracas se convirtió en un caos con la llegada de las lluvias.

A un año de gestión, el balance de los funcionarios rojos no es positivo.

 

Crédito: Jhoalys Siverio, Maryory Bustamante, Francisco Molina, Roison Figuera, Luis Daniel Cambero, Valentina Rodríguez, Luis Olaizola y Redacción Yaracuy al Día.