martes, 28 de junio de 2022

18 muertes de mujeres que el Estado ignoró

En la mayoría de los casos el principal victimario es la pareja. En los registros se constató que diez mujeres fueron asesinadas a manos de sus cónyuges, que previamente habían cometido algún tipo de violencia de género en su contra.

runrun.es

Tenían 50 años de casados. El 29 de diciembre de 2019, Rubén Darío González, de 78 años de edad, discutió con su esposa María Agustina de González, de 70 años de edad, y le disparó nueve veces, causándole la muerte de inmediato. El homicida también asesinó a su hijo Omar González, de 51 años, y posteriormente se suicidó. Este fue el último de 18 feminicidios registrados por Monitor de Víctimas durante 2019 en la Gran Caracas.

En cuatro de los casos las víctimas eran menores de edad. Diez de ellos fueron registrados en el municipio Libertador de Caracas, cinco en el municipio Sucre; tres en Baruta y uno en Chacao.

Son 28 niños, niñas o adolescentes los que quedaron huérfanos de madre debido a la violencia de hombres que eran parejas, padres o allegados de las víctimas.

En la mayoría de los casos el principal victimario es la pareja. En los registros se constató que diez mujeres fueron asesinadas a manos de sus cónyuges, que previamente habían cometido algún tipo de violencia de género en su contra.

El 25 de mayo de 2019, Deylimar del Carmen Velázquez, de 23 años de edad, fue asesinada por su pareja, Yondry Zambrano, un funcionario de la Policía Nacional Bolivariana, que hacía los trámites para pertenecer a las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES).

El hecho ocurrió en su casa ubicada en el sector El Chorrito 2, La Dolorita, municipio Sucre. Discutían por los videos que reproducía el funcionario en torno a sus entrenamientos para las FAES. A Deylimar le disgustaban. Zambrano sacó un arma de fuego y le disparó en la cabeza.

Ex novios asesinos

En cinco de los casos registrados por Monitor de Víctimas, una alianza de medios de comunicación a la cual pertenece Proiuris, las mujeres fueron asesinadas con hombres que habían sido sus novios.

Este patrón se evidenció el 27 de julio de 2019, cuando Ana Daidé Brazón, de 41 años de edad, fue asesinada en el sector Agua China del barrio Kennedy, en Las Adjuntas, por Yorkis Alexander Marcano Sarmiento, su ex novio.

Brazón había terminado la relación un año antes de su asesinato. Según el relato de los familiares de la víctima en la morgue, el hombre tenía días buscándola en el sector, hasta que la noche del 27 de julio, tras regresar de una fiesta, la asesinó en la puerta de su casa.

Otro caso similar ocurrió el 21 de abril de 2019, Ailin Oriana Silva Solórzano, de 18 años, falleció por las quemaduras ocasionadas por la ex pareja de su prima, Ray Josué Escalona López.

Desde la separación de Escalona de la prima de Ailin, él tomó actitudes violentas con los familiares. Las amenazas, agresiones verbales y físicas de Escalona contra quienes defendieran a su expareja se volvieron frecuentes. Una de las que más la defendía era Ailin Oriana.

La noche del 16 de abril el hombre de 21 años de edad la roció con gasolina y le encendió fuego mientras dormía. Escalona fue privado de libertad por la presunta comisión del delito de femicidio agravado. La orden fue dictada por el Tribunal 3° de Control de Área Metropolitana de Caracas. Aún no se ha hecho el juicio.

Padres y padrastros victimarios

Una adolescente de 13 años de edad y una niña de 4 años fueron asesinadas a manos de sus padres o padrastros en 2019.

Escarly Alardin González Lucena, de 13 años de edad, fue encontrada sin vida luego de permanecer desaparecida 22 días. La adolescente había denunciado el abuso por parte del padrastro y siempre fue reprimida y castigada. Se había mudado con su padre, pero la tarde del 8 de julio de 2019, desapareció en el sector Puerta Negra de Turgua, municipio El Hatillo.

El caso aún está siendo investigado por funcionarios del Cicpc, quienes tienen como principal sospechoso al padrastro de la niña.

La segunda víctima fue Ariannys Valentina Guevara Martínez, de 4 años de edad, quien fue asesinada por su padre, Luis Guevara Castillo, quien la lanzó desde el Nivel Feria del Centro Sambil Caracas, la noche del viernes 20 de diciembre, luego de que el hombre tuviera una pelea con su pareja. Luego el hombre se suicidó lanzándose al vacío, como hizo con la niña.

Denunció pero no fue protegida

El caso de Melissa Sidney Arcila Ruiz, de 38 años de edad, fue uno de los que más revuelo causó, pues quedó en entredicho la protección que debe brindar el Estado, y específicamente el Ministerio Público, a víctimas de violencia de género.

Arcila había denunciado al hombre -que finalmente la asesinó- reiteradas veces ante las oficinas de Atención a la Víctima del Ministerio Público, pues meses antes su agresor le había fracturado la nariz tras dos golpizas. Pero las autoridades hicieron caso omiso a su denuncia.

La expareja de Melissa, José Gregorio Pérez, la apuñaló 12 veces con una tijera en el pasillo del edificio Unep, en Los Jardines de El Valle, a las 6:30 am del lunes 20 de mayo. El hombre se escondió en las escaleras y cuando ella regresó de dejar a sus dos hijos en el transporte, para ir a la escuela, la sometió y la mató.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img