Opinión

Ya salieron a manifestarse algunos en defensa superficial del documento, sin alertar que el mismo necesita una mayor llanura de lenguaje para que lo comprenda la población en su justa dimensión; que por cierto no es simplemente un llamado a votar a todo costo y que condena per se la abstención.
El dilema que hoy se le presenta a más de las tres cuartas partes del pueblo venezolano es si morirse de hambre, o morir de coronavirus. La primera, es casi una certeza. La segunda, una probabilidad. Las cuarentenas locas impuestas por el régimen de Nicolás Maduro no hacen sino empeorar la situación.
Con gente protestando en las calles de toda Venezuela y coreando el estribillo de “cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”, se cambió cuando se le dio a entender a esa gente que la orden era “todo el mundo para sus casas porque esto se va a resolver en una mesa de diálogo en Barbados”.
Los venezolanos, la oposición tiene que mostrarse unida. Tiene que llegar a un pacto sin fisuras y sin pequeñeces, en pos del objetivo primero: llamar a elecciones libres.
Considero grave que después de 21 años de un golpe de estado de ejecución progresiva sobre la base de la violencia física e institucional, de las desviaciones ideologizadas concretadas en la liquidación del Derecho como garantía para la paz y la convivencia ciudadana, todavía existan compatriotas de relativa importancia repitiendo como loros amaestrados todo cuanto nos ha conducido a la situación actual.
JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework