lunes, 26 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Tanto va el cántaro…

Sin duda que los habitantes del mundo son bastante pacientes aparentando debilidad, pero realmente la paciencia es una fuerza indetenible cuando estalla.

El paso del tiempo es un gran maestro que aclara aquellas cosas que la razón rechaza con terca insistencia.

Los planteamientos y pustulados (sic) del comunismo y el mal llamado socialismo, hay que excluir a los escandinavos que se niegan a ser considerados tales, como tránsito sinuoso hacia la prenombrada doctrina, han logrado exhibirse en todos los escenarios geopolíticos en estruendosa vía o sistema fantasioso, mentiroso y fracasado sin solución de continuidad. En ningún país o lugar del planeta han podido subsistir pregonando sus insensateces adornadas y decoradas con un sinnúmero de quincallería barata para conquistar el aprecio de los ingenuos creyentes esperanzados en ver solucionados sus problemas vivenciales.

Izquierda y derecha puede ser igualmente malo y bueno para los pueblos; todo depende de quién y cómo maneje el método usado. Las intenciones y las ejecuciones sentencian el triunfo de los que se arrogan la representación política y dirección de las naciones.

El totalitarismo, la autocracia, el absolutismo, el personalismo, nepotismo o despotismo, la dictadura, la teocracia no son convenientes como gobierno; y tales fórmulas vienen acompañadas de seres con naturaleza defectuosa desde la placenta. Evidentemente tanto un lado como el otro contiene aspectos que bien aplicados benefician a los países y sus respectivas sociedades sin atropellar a ninguna de las partes en continúa discordia.

El asunto debe pasearse por los conceptos y ejecutoria teórica y práctica que produzcan algún provecho a la mayoría.

La destrucción social y económica derivada de las izquierdas no se puede compensar al presunto abuso y desviaciones de la derecha. La izquierda se regodea al comparar sus abusos con los cometidos por la derecha; pero unos subsisten como un malestar post tragos excesivos y los otros se tratan de enmendar tras cada malogro y frustración.

Surge preguntarse quiénes rechazan y obsesivamente contrarían el orden social y económico, las leyes que no los favorecen, la aplicación de la justicia por igual para todos, la familia y tradiciones, la educación bien orientada, el respeto por el derecho a la vida de todos los seres, el orden público y las buenas costumbres de convivencia ciudadana sana y todo aquello que les molesta para vivir en libertinaje desenfrenado ilimitado.

Normalmente nadie está contento ni conforme con el mundo. Por eso la guerras y las continuas controversias por toda clase de razones. Parece que es la manera de entretenerse la humanidad. En un país europeo la sociedad cansada de izquierdismo desde la guerra mundial decidió en las urnas darle la conducción a una mujer ya tildada de fascista o derechista porque quiere transitar una senda distinta a la fracasada durante más de sesenta años. ¿Y la oportunidad, qué? ¿Descalificada sin escrutinio?

Nuestros vecinos brasileños han demostrado que no es tan fácil engañarlos porque votaron en contra de la predicción de una izquierda arrasadora guiada por un expresidiario en entredicho.

Sin duda que los habitantes del mundo son bastante pacientes aparentando debilidad, pero realmente la paciencia es una fuerza indetenible cuando estalla.

¡Más noticias!