viernes, 23 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Retorno al juicio

El documento compromiso puntualiza muy acertadamente que no son abstencionistas en el sentido que los tilda el régimen y los colaboracionistas vendidos al mismo, sino venezolanos limpios que no avalan una pobre eventual participación del 46% del país que no les daría ni la mitad para anclarse en el poder.

Tocar fondo no es tan malo como parece. Ese fondo puede servir para impulsarnos y salir a flote para respirar aire puro y fresco que nos saque de la profundidad, la desgracia y la desesperación.

A fuerza de repetir e insistir en hacer lo mismo, lo cual da siempre igual resultado, los partidos de oposición, salvo excepciones inexplicables para los millones de venezolanos espectadores que confían en sus dirigentes, han dado un pequeño paso bastante efectivo para enfrentar el asunto de la dictadura.

Un pacto nacional firmado por veintisiete partidos y sus líderes más notorios, además de Bandera Roja e Izquierda Democrática y dos partidos indígenas, es significativo porque pareciera que están entendiendo que en la unidad y unificación de criterio y de dirección, como cuando se tuvo éxito en lograr la mayoría calificada en la Asamblea Nacional, está la clave para deshacernos de esta carga podrida que tiene minada a Venezuela.

Está por verse si la acción tiene vocación de supervivencia y si va acompañada de una suma de actividades adicionales que coadyuven a la sana intención de enmendar el rumbo egoísta, personalista y vanidoso que ha impedido, entre muchos motivos, la materialización de rescatar a la nación de la enfermedad izquierdista rebautizada socialismo del siglo veintiuno.

Las innumerables pifias de los pobres conductores políticos actuales, sin incurrir en desprestigio gratuito, ya que gente de la talla de Rómulo, Rafael o Jóvito, firmantes del tan vilipendiado pero exitoso Pacto de Punto Fijo, no existe en la actualidad y realidad política vernácula, han servido para despertar, por fin, una nueva táctica abandonada después de diciembre 2015; la cual sabemos dio frutos que no supieron manejar con habilidad necesaria. Ni los partidos como un todo ni sus principales representantes. No obstante, es indispensable aclarar que la AN está compuesta por gente electa de diversa formación y origen, por tanto se hace difícil que los enfoques tengan un análisis intelectual con herramientas similares que logren un consenso práctico que no encuentre objeciones particulares de conciencia.

El documento compromiso puntualiza muy acertadamente que no son abstencionistas en el sentido que los tilda el régimen y los colaboracionistas vendidos al mismo, sino venezolanos limpios que no avalan una pobre eventual participación de cuarenta y seis por ciento del país que no les daría ni la mitad para anclarse con descaro en el poder, como lo han hecho reiteradamente hasta la fecha.

Si ese pacto no se desvía de su propósito e incorpora otros aliados y acciones aplastantes adicionales seguramente las acémilas tendrán que terminar como lo anhela el pueblo, la ciudadanía, los pobladores, la sociedad, los habitantes y hasta los extraterrestres del universo.

Al fin podrá ser el fin de la catástrofe en pleno crecimiento.

¡Más noticias!