sábado, 21 de mayo de 2022

Mandela y la grandeza de negociar con el diferente

Sigo consultando y conversando con los que tienen experiencia en manejo de conflictos de escala nacional. ¿Qué hizo Mandela para lograr una transición pacífica en su país? ¿Qué podemos aprender de su experiencia? Sobre eso escribo.

@luisaconpaz

Imagino la escena. Mandela preso desde hacía más de dos décadas. Le mandan a decir que De Klerk, el entonces presidente de un régimen que mantenía el apartheid, quiere iniciar negociaciones. No sería una decisión fácil. Un régimen que había infringido tanto sufrimiento a su pueblo, un régimen abiertamente opresor, segregacionista… Décadas y décadas de sufrimiento para la mayoría negra de Sudáfrica, de parte de la minoría blanca (21%)… No, seguro que no fue fácil para Mandela aceptar reunirse con gente de De Klerk, y sin embargo y a pesar de objeciones por parte de compañeros del Congreso Nacional Africano, su partido, aceptó entrar en contacto… Seguía preso, pero accedió sentarse con esos que eran sus opresores. Durante dos años fue así.

El resto, ya sabemos. Fue liberado en 1990, lideró la campaña electoral que lo llevaría a ser el presidente en 1994, impulsando un período de transición y, al principio, con un gobierno de unidad nacional. O sea: no gobernó sólo con el CNA, que había obtenido mayoría, aunque no había ganado en todas las regiones. Hubo acuerdos de respetar esa transición, de respetar reglas del juego para las elecciones y para gobernar con distintos.

Ciertamente, cada situación tiene sus particularidades, pero también hay elementos en común. Un país con grandes recursos naturales, con posibilidades, con una mayoría negra pobre y marginada de las decisiones, discriminada (por ejemplo, muchos lugares donde los negros no podían estar)… humillados, a fin de cuentas, en su país de origen. Y eso por décadas. Acumulación de sufrimientos, muertes, injusticias, exilados, detenidos por luchar por la libertad de su pueblo. No, fácil no estaba.

Mencionaremos aquí solo algunos elementos de ese tiempo sudafricano con Mandela como líder.

A pesar de la violencia existente de lado y lado, unos para oprimir y otros para defenderse, Mandela nos dice que: “El CNA nunca se alejó de principio de que la liberación de nuestro país terminaría por llegar mediante el diálogo y la negociación” (Conversaciones conmigo mismo, p. 285) Y se acercó al gobierno de manera confidencial. Esto era cuando aún estaba preso.

Imagino cuántas reuniones sostuvieron para tratar el tema de cómo sería tratada la minoría blanca, la que representaba el apartheid. Mandela relata que hubo cambios en su trato durante esas reuniones, que se prolongaron por dos años. Lo cambiaron de lugar de reclusión, por ejemplo, cesaron los malos tratos… Menciono esto porque algunas señales de cambio tienen que haber para ganar cierta confianza de la otra parte.

Uno de los temas que se trata reiteradamente tanto en Conversaciones… como en El color de la libertad, es el tema la unidad: “Cualquier acto o declaración (…) que tienda a crear a empeorar las divisiones, es un error fatal que debería evitarse a toda costa (…) La lucha puede que no esté cercana, pero no obstante, tenemos la capacidad de hacer que esa lucha sea inmensamente enriquecedora o absolutamente desastrosa”.

Otro tema reiterado es el de la reconciliación. En la cárcel él meditó sobre su forma de dirigirse a las masas y expresa que quería evitar esos discursos que exaltan a la multitud. “No quiero provocar a la multitud. Quiero que la multitud comprenda lo que estamos haciendo y quiero infundirles espíritu de reconciliación”.

Una vez liberado (1990) aceptó solo por una vez ser candidato. Eso lo dejó muy claro. Luego ir a unas elecciones con una campaña sin descalificar al oponente, hablando siempre de la necesidad de construir una Sudáfrica para todos. Impulsó, como mencioné ya, un gobierno de transición y de unidad nacional. Nombró una junta de la verdad… Nada fácil gobernar con sus enemigos de siempre, obligándose a consultar y a tomarlos en cuenta… Aceptando críticas…

Salió airoso. Evitó una guerra civil, mantuvo la unidad a pesar de las divergencias. Terminó su período, no aceptó ser de nuevo candidato y se dedicó a seguir trabajando por su país y por la paz de toda África. Por eso en año 2000, durante el proceso de paz de Burundi (enero de 2000), Mandela se dirigió al liderazgo de esa nación, y entre otras cosas, les habló de la importancia de aprender el arte del compromiso. Les dice a los jóvenes dirigentes que se han cometido errores, que han fracasado en ponerse de acuerdo en muchas cuestiones fundamentales en momentos de urgencia. Les dice que se han concentrado en maniobrar para desacreditar a sus oponentes, en vez de ver los elementos que unen; que uno se compromete con su adversario, no con su amigo. Y yo añado, con el amigo ya sabemos que estamos de acuerdo, el problema es llegar a acuerdos con el diferente.

Les recuerda los principios fundamentales que deberían motivar a todo líder:

a. “Hay hombres y mujeres buenos en todas las comunidades (…) el deber de un verdadero líder es identificarlos y asignarles tareas de servicio a la comunidad”.

b. “Un verdadero líder debe trabajar duro para suavizar las tensiones… los extremistas crecen cuando hay tensión, y la emoción pura tiende a reemplazar el pensamiento racional”.

c. “Un verdadero líder utiliza toda cuestión (…) para asegurar que al final salgamos más fuertes y más unidos que nunca”.

d. “En cada discusión terminas por alcanzar un punto en el que ninguna parte está totalmente en lo cierto ni totalmente equivocado. O sea, digo yo, nada de ‘todo o nada’. La rigidez no ayuda”.

Eso fue lo que aconsejó a los líderes de Burundi. ¿Qué aconsejaría a los nuestros?

¿No creen ustedes que todos los políticos de este país deberían leerse a Mandela? ¿O está Venezuela más complicada que lo que estaba Sudáfrica en los tiempos en que Mandela impulsó el proceso de negociación, gobierno de transición y el post?

Mientras más lo leo y repaso, más sabiduría consigo y más elementos de reflexión para nosotros, los venezolanos.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Madonna y Madono: Vidas paralelas

Los enemigos de los libros

Cortos de mayo

Sácate la caretita

Israel, una lección para occidente

Acumuladores compulsivos

spot_img