domingo, 3 de julio de 2022

Viacrucis acompañado

¿Qué ciudadano de este país no carga hoy no una sino varias cruces? Pero también hay gente y organizaciones que están ayudando a mitigar ese peso.

¿Qué ciudadano de este país no carga hoy no una sino varias cruces? Pero también hay gente y organizaciones que están ayudando a mitigar ese peso.

@luisaconpaz

Viene la Semana Santa. Los cristianos recordamos pasión, muerte y resurrección de Jesús. Es una historia que conmueve. Y pensaba en el viacrucis de tanto venezolano, que no sólo está cargando con una cruz, sino con varias a la vez, y la carga le pesa a toda la familia, grandes y chicos. Claro, afortunadamente también en nuestro vía crucis aparecen cirineos dispuestos a ayudar.

Primera estación: ¡Otra vez se fue la electricidad! Si al menos fuera algo realmente programado pensando en los ciudadanos, uno pudiera prepararse, pero un día se va a las 9:00 de la mañana y otro en la noche; otro no se va, pero pasamos el día pensando cuándo se irá, y eso angustia. No es verdad que nos hemos acostumbrado. Hay protestas a diario por esta cruz. Ahí está el Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos, que da cuenta de las protestas a lo largo de todo el país. Hay que exigir al Estado que cumpla con sus obligaciones.

Segunda estación: ¡De nuevo sin agua! El “vital líquido” es realmente vital, más en tiempo de pandemia -porque la pandemia continúa-, y además porque el venezolano es limpio. El clima nuestro nos obliga a bañarnos. ¿Cómo se lavan los uniformes para la escuela, cómo se mantienen limpios los sanitarios…? El acceso al agua potable es un derecho humano y en Venezuela hay suficientes fuentes de agua dulce como para garantizarlo, pero no hay mantenimiento a las tuberías, hay botes por todos lados, los camiones cisternas “privados” abusan… Barquisimeto Sedienta se llama una organización en la capital larense que trabaja por este derecho y organiza a los ciudadanos. ¿Conoce otras organizaciones que ayuden a cargar esta cruz, para unirse?

Tercera estación: ¡Cada vez más niños desnutridos o mal alimentados! Pregunten a Cáritas, que monitorea esta dimensión de la vida de los niños. El Programa de Alimentación Escolar no “asistió a las clases presenciales”, decretadas por el gobierno. Los daños en los más pequeños pueden ser irreversibles si la desnutrición es severa. Parroquias católicas organizan ollas solidarias para ayudar a unos cuantos a no morir de hambre. Hay organizaciones, como Alimenta la Solidaridad, con trabajo en Caracas y en varias ciudades del interior.

Cuarta estación: “Me llamó anoche la señora Viviana llorando. Es muy mayor y vive sola. Los hijos todos en el exterior, ella se deprime”, me comentó Elizabeth hace unos días. La soledad es una pesada cruz que están cargando muchos venezolanos de la tercera edad. Con la migración forzada son muchos los hijos fuera. No necesariamente es falta de comida, sino de compañía. ¡Cuánto ayuda una llamada, un mensaje, una visita! Todas, ayudas gratis, y la cruz de la soledad serían menos pesada.

Quinta estación: Gabriela tiene a su mamá muy enferma. Como ella, quién no tiene un familiar enfermo. No hablo solo de COVID-19. La salud es una pesada carga en este país. Los hospitales huérfanos de insumos, buenos servicios, personal mal, muy mal pagadas… Hay gente como los de @Convite que están pendiente de los hospitales; están los @MedicosUnidos siempre atentos a ver qué más se puede hacer; están los admirados @PreparaFamilia al lado de los niños, niñas y adolescentes pacientes del Hospital J.M. de los Ríos, recordando, entre otros temas, que se mueren niños debido a la suspensión del programa de donación de órganos. Rezar por todos esos enfermos, y que ellos y los familiares sepan que se reza, ser puente para medicinas, aportar algo en las campañas, son maneras de aligerar el peso de esta cruz.

Y así pudiéramos seguir enumerando estaciones con otras cruces, con otros sufrimientos, pero también podemos añadir lista de Cirineos, o sea, personas que ayudan a otros. Sea usted un Cirineo también, sin dejar de exigir a los que hay que exigir que cumplan con sus obligaciones. Y siga trabajando para que pueda haber resurrección en el pueblo venezolano. Recuerde que las buenas acciones, la bondad, también son contagiosas. Póngase del lado de los que ayudan a cargar cruces y no solo denunciar que existen esas cruces.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img