viernes, 19 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

El Puente Angostura y el terrorismo

En cuatro años fue construida esta megaestructura colgante, con un costo de Bs. 177.512.000. Su longitud total es de 1.678,5 metros y de 1.272 en el tramo central, suspendido por dos torres de acero de 119.2 metros de alto.

El segundo presidente de la democracia, Raúl Leoni Otero, fue quien inauguró el Puente Angostura el 6 de enero de 1967, asediado por la lucha armada y el terrorismo, principales problemas confrontados durante su gobierno y el de su predecesor. Pero la anarquía que imperaba en los partidos que le servían de sustento a los grupos subversivos -PCV y MIR- hizo mella en los cuadros insurreccionales, que empezaron a debilitarse de manera ostensible. Comprobado su desgaste y agotamiento, el presidente Leoni les tendió un puente a aquellas organizaciones políticas, para facilitarles su incorporación al libre juego democrático. Claro, con la exigencia que abandonaran el inaceptable sendero de la violencia. Fue este el comienzo de su proyecto de pacificación, que precedió a la promulgación de la Ley de Conmutación de Penas a finales de 1964. En diciembre de aquel año fueron liberados más de 250 presos políticos.

Tanto Rómulo Betancourt como Raúl Leoni tuvieron que enfrentar el terrorismo -nacional e internacional- mientras se consolidaba la democracia venezolana. De suyo, el castrocomunismo nunca abandonó su afán expansionista, para lo cual utilizó todos los métodos y recursos a su disposición. Pero como la vida está llena de sorpresas, a finales del pasado siglo recibió a Venezuela como obsequio en bandeja de plata. Un triunfo para un valetudinario dictador, del que disfrutó a plenitud en sus últimos años de vida. Pues le permitió cumplir su sueño de convertir a nuestro país en su colonia, o más bien en su posesión personal. Rafael Leónidas Trujillo, el sátrapa dominicano, también cometió actos terroristas en Venezuela. El más conocido fue el atentado contra Betancourt, quien se salvó de milagro.

Aquello fue terrorismo criminal contra la incipiente democracia venezolana, que se saldó con miles de asesinatos, familias destruidas porque los hijos fanatizados tomaron las armas y se hicieron guerrilleros. Vidas truncadas de una juventud que prefirió el camino violento de la lucha armada. La FAN debió enfrentar conspiraciones internas que la debilitaron como institución. De hecho, en sus entrañas se gestaron el Porteñazo, el Carupanazo y el Barcelonazo. Asonadas que fueron impulsadas por la influencia que el castrocomunismo tenía en los cuarteles y academias militares.

En ese contexto de violencia, terrorismo, traiciones y conspiraciones un 6 de enero fue entregado el Puente Angostura al pueblo guayanés. Una obra puntera en ingeniería sobre el Orinoco, levantada entre Playa Blanca en Soledad y Punta Chacón en la capital del estado. Hasta ese momento de Guayana se salía y se llegaba con el auxilio de barcazas y chalanas, que primero fueron de madera y luego de hierro.

Hay historia detrás del Puente Angostura que se remonta a 1905, cuando Cipriano Castro estuvo de gira por estas tierras, una vez derrotado Nicolás Rolando, quien estaba atrincherado en Ciudad Bolívar. El Cabito ordenó el primer estudio para la construcción del puente sobre el Orinoco, que se quedó en buenas intenciones. Su sucesor y compadre, Juan Vicente Gómez, hizo lo mismo, pero todo naufragó en el papel. Otro dictador, Marcos Pérez Jiménez, también mostró interés, motivado por la explotación del hierro y por la planta siderúrgica que estaba por instalarse.

Cayó la dictadura de Pérez Jiménez y los guayaneses seguían en su particular aislamiento. Pero con el advenimiento de la democracia también se avanzó en la tarea que concluiría con aquella majestuosa obra. Construida durante los gobiernos de Rómulo Betancourt -quien puso la primera piedra- y Raúl Leoni, el presidente nacido en Guayana, que lo inauguró el día de los reyes magos de 1967. Al frente del Ministerio de Obras Públicas estaba Leopoldo Sucre Figarella. El mismo que llamó a licitación, en la que participaron 19 empresas.

En cuatro años fue construida esta megaestructura colgante, con un costo de Bs. 177.512.000. Su longitud total es de 1.678,5 metros y de 1.272 en el tramo central, suspendido por dos torres de acero de 119.2 metros de alto. Y hasta 1995, cuando mi amigo Américo Fernández publicó su libro de crónicas, el Puente Angostura era el primero de su tipo en Latinoamérica. Fernández apunta un detalle, según el cual el presidente Leoni cortó la cinta con unas tijeras de oro cochano, elaborada por un anónimo orfebre de El Callao.

Quiero concluir con algunos datos del tercer puente, entre Cabruta y Caicara, que sería bautizado con el nombre de Mercosur y que no se ha concluido, pese a que el último presupuesto fue de 3.117 millones de dólares.

Agridulces

Bolivia tiene historia en materia de inestabilidad política. Entre 1978 y 1982 tuvo nueve presidentes, tres en 1979. Esta semana una tanqueta militar visitó al palacio Quemado, pero nadie escuchó el ruido de sables. Dicen que fue un autogolpe.