jueves, 26 de mayo de 2022

El corona: entre las evidencias y la ciencia ficción

El doctor Richard Levitan escribió un artículo el 20 de abril para el New York Times sobre lo importante que es usar el medidor de oxígeno, el mismo que se coloca en los dedos, para diagnosticar la letal neumonía del COVID-19, cuando aún ésta es controlable.

@RinconesRosix

Uno de los retos frente al corona es poner la mente en orden. Hay mucha información y no todas ellas son valiosas o prácticas, y no siempre se sabe discernir entre las falsas o malintencionadas. Hay una sed de historias, y es comprensible, el virus ya ha impactado nuestras vidas de manera implacable.

Algunas de esas historias parten de la premisa del poder de los seres humanos para hacer el mal, y que posiblemente el virus es producto de un laboratorio de ingeniería genética. Piensan que el corona tiene mira láser para matar a una población específica, y en nuestra imaginación, la idea de un virus robotizado, mitad molécula inerte, mitad vida, puede dar mucho escalofrío. Porque, en nuestra mente, el ser humano puede ser aún más letal que la naturaleza.

No es de extrañar esa percepción en lo que ahora se llama, en geología, el Antropoceno o “Edad de los humanos” y que refleja el impacto de los seres humanos en el planeta, como lo es por ejemplo, en la biodiversidad o en los hisopos radioactivos. Sin embargo, ese poder de los humanos no siempre supera a la naturaleza. Hay que saber medir al supuesto contrincante.

Como hoy estoy en una de ejercicio mental, voy ya a coincidir con la percepción de que un virus artificial sería aún más potente que los virus naturales. Voy a pensar que hay unas mentes malévolas buscando diezmar la población, porque esa es una narrativa que anda en el ambiente y no se puede subestimar. Pero me gustaría enviarles un mensaje de botella a esos poderosos, y es que una agresión viral no sería distinta a una agresión nuclear. Esa es una pelea destinada al fracaso. Por muy manipulada que esté la información genética del virus, este es un mundo muy ancho y ajeno, muy conectado y lleno de sorpresas. Los virus no son los únicos por allí con dinámica y juegos en la arquitectura de la creación. No es tan fácil acabar con los débiles. No siempre los fuertes y privilegiados se salvarían de esos experimentos. De esto hay tela y tela que cortar con la gripe de 1918. Estos procesos parecieran tener su propia y hasta caprichosa dirección.

Hay débiles aparentes que han sufrido agresiones. Hay científicos estudiando aún por qué los descendientes de esclavos africanos, son los más veloces de las carreras olímpicas. Todo apunta a que las vejaciones infrahumanas de la que fueron objeto durante ese dolorosísimo traslado por el océano Atlántico y el mar Caribe produjeron un cambio notable en la estructura genética que, terminó fortaleciéndolos, y yo diría que no sólo físicamente. A la humanidad le falta un poco más de ignorancia y menos de arrogancia, aún falta por dilucidar muchos procesos de vida. Por ejemplo, se han encontrado genes protectores del HIV en sobrevivientes a la peste Negra europea, y esas poblaciones en cuestión eran prostitutas descendientes de europeos.

En todo caso, de lo que sí hay evidencia contundente es de gobiernos cuyas políticas persiguen desmantelar las redes de salud pública o, los institutos de epidemiología como el caso del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel. El otrora orgullo del país por su eficiencia y prestigio, ahora sufre de lentitud y merma a causa del presente régimen venezolano. Evidencias hay de gobiernos que niegan la salud a los más desfavorecidos para hacerla sólo disponibles para los privilegiados capaces de comprar un seguro, como ocurre en algunos países. Eso sí es un objetivo de diezmar la población: el debilitar la capacidad de respuesta del sistema de salud pública ante una emergencia como la de la pandemia actual. Evidencia contundente de diezmar la población, es el de destruir a la agricultura y hambrear a la población. Eso no es ingeniería genética, eso es una burda y muy antigua práctica del mal.

Perjudicial ha sido la decadencia del liderazgo. La ausencia de respuestas medidas y coherentes a la pandemia. Si bien es cierto que el régimen chino es de culpar por sus mercados antihigiénicos y por la tardanza en avisar sobre la letalidad del coronavirus, no es menos cierto que hubo mucha ignorancia en esos líderes que subestimaron los primeros alertas y no se comunicaron eficientemente con la población. Erradamente pensaron que las tretas de mensajes ambiguos los ayudarían a no responsabilizarse por nada. Lo bueno de este virus es que los puso en evidencia. Al contrario, aquellos gobernantes que entendieron ese principio socrático de “sólo sé que no sé nada” se movieron para proteger a sus ciudadanos sobre el enemigo que se avecinaba.

Nota sobre la COVID-19

El doctor Richard Levitan escribió un artículo el 20 de abril para el New York Time sobre lo importante que es usar el medidor de oxígeno, el mismo que se coloca en los dedos, para diagnosticar la letal neumonía del COVID-19 cuando aún es controlable. El médico dice que se debe detectar la “hipoxia silenciosa” y no esperar a la aparición de síntomas, como por ejemplo, la de respiración corta. En ocasiones, estos síntomas aparecen tan tarde, que ya los respiradores poco pueden hacer.

El doctor Levitan explica que, a diferencia de otras neumonías donde hay síntomas claros de dificultad respiratoria, hay un mecanismo del virus que suprime la debida respuesta en los pulmones. Recomiendo la muy interesante lectura de su artículo The Infection that’s Silently Killing Coronavirus Patients para más detalles. Por ahora, lo importante es saber que el paciente puede tener varios días con fiebre, tos, malestar estomacal, fatiga, y estar al mismo tiempo sufriendo la neumonía. El medidor de oxígeno, en su opinión, es crucial.

Sobre el Instituto Nacional de Higiene: Este artículo se lo dedico a mis familiares quienes han servido en el INH: Dr. Edgard Jaimes, Dra. Cruz Alba Carrión Díaz de Jaimes, Dra. Yannellys Brito Tineo y, también a mi amiga Dra. Inés Parra Rodríguez.

Más del autor

Cortos de mayo

Johnny Depp

A manera de conversación

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Estampitas guayanesas

Más Jorge Bergoglio que Francisco

¿Tiranicidio en Venezuela?

Redes y universidades

spot_img