martes, 9 de agosto de 2022

Decálogo del lector impenitente

Un lector impenitente no necesita justificar sus acciones ni precisa que le digan qué hacer cuando está ante sus objetos del deseo: los libros. Sin embargo, de existir su decálogo, de seguro sería muy parecido a este.

@diegorojasajmad

1) Lee todos los días, así sea unos pocos párrafos, pero lee siempre. Nada fortalece más el ánimo y la esperanza que el ejercicio de la imaginación y el desarrollo de la voz interior.

2) A donde vayas, lleva contigo un libro. No existe lugar ni hora inapropiada para guarecerse de la realidad detrás de algunas páginas.

3) Si llega a tus manos Las venas abiertas de América Latina, léela. Pero inmediatamente lee Del buen salvaje al buen revolucionario. La lectura abre horizontes, sí, pero en un descuido pueden terminar siendo terribles anteojeras.

4) Lee sin prejuicios, sean estos sociales, políticos, religiosos o morales. Si esto te resulta imposible, pues repite el consejo anterior.

5) Cuando apenas eras un feto, leías las chispas de luz que atravesaban la piel traslúcida del vientre de tu madre. Recién nacido, leías los gestos en los rostros. Vino la escuela y la lectura fue una mágica continuación de aquellos actos de desciframiento. Leer, aun en los libros, es siempre el descubrimiento de un fogonazo, de un gesto.

6) Leer no es sinónimo de aislamiento. El impenitente, además del libro, se lee a sí mismo y a la realidad desde la cual lee. Es decir, lee con anteojos, microscopio y telescopio.

7) Lee en voz alta o de forma silenciosa. Acostado, en tu escritorio, en las colas de la gasolina o de los bancos. Subraya o dobla las páginas o déjalas intactas tras la lectura. Haz lo que quieras, pero lee. La libertad plena se encuentra en un libro. Además, si oyes decir que un libro electrónico no es un libro, o que una obra que te gusta no vale la pena, tienes el deber de seguir leyendo ese libro, y en el formato que mejor te parezca.

8) No guardes para ti lo que has descubierto en los libros. Busca la manera de convencer a otras dos personas para que lean ese libro que te acaba de emocionar. Luego, que esas dos personas busquen a dos más para convencer. Esa es la única pirámide que conozco que brinda verdaderos beneficios.

9) La lectura obligada espanta. Y no hay mejor lección para fomentar el amor por los libros que el ejemplo.

10) Una mariposa no es más que una oruga a la que le gusta leer.

Otras páginas:

-La sombra de Ruiz Zafón: Este viernes 19 de junio falleció Carlos Ruiz Zafón. Tenía 55 años y desde el 2018 luchaba contra un cáncer de colon. Carlos Ruiz Zafón logró lo que muchos escritores desean y pocos han logrado, por lo exigente de la empresa: poner libros en las manos de millones jóvenes. Con La sombra del viento, Marina o El príncipe de la niebla, entre muchos otros, Ruiz Zafón llegó a convertirse en un autor de culto, seguido por millones de lectores alrededor del mundo. Sus libros seguirán leyéndose.

-Una palabra lleva a la otra: “El cuento no admite vacilación en ninguna de sus palabras. Cada una deja de existir por sí misma para conducir a la próxima. Y la última es, proporcionalmente, la primera”. José Balza.

Más del autor

El árbol del confín

El lector cero

Los concursos literarios

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img