lunes, 22 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

De brutal a inteligente artificial

Los aficionados que asistieron a los estadios en los que se disputaba el referido campeonato no se hartaron de ninguna comida, buena, bonita y barata. El fementido banquete y los supuestos millones de dólares que pagaron los comelones resultaron ficticios y ficticios los metaversos en los que se utilizó el programa “Sythesia” de inteligencia artificial.

@omarestacio

“Cazadores de Fake News” ha denunciado -pruebas al canto- que varias decenas de videos difundidos por las televisoras y redes sociales dominadas por la nacotiranía son montajes. Los extranjeros que aparecen cantándole loas, en inglés, al pretendido boom económico de nuestra sufrida Venezuela no son gente común y corriente sino burdos avatares.

Comprensible, hasta cierto límite, que quienes carezcan de habilidades innatas pretendan sobreponerse a las mismas, de manera postiza y acomodaticia. Un holgazán, un lento de cuerpo y neuronas, un lisiado moral y mental como, en quien usted y el suscrito estamos pensando, al sentir la urgencia de disimular lo que es, se vale de cuanta chapuza se le cruza por su bigote, mucoso y asqueroso.

El referido material fraudulento comenzó a difundirse mientras se jugaba la pasada Serie del Caribe en Caracas. Los pescadores de bulos reportaron el mismo 5 de febrero, minutos después, apenas de ser transmitido el primero, que los boletines informativos de la inexistente agencia de noticias “House of News” eran falsos.  Los aficionados que asistieron a los estadios en los que se disputaba el referido campeonato no se hartaron de ninguna comida, buena, bonita y barata. El fementido banquete y los supuestos millones de dólares que pagaron los comelones resultaron ficticios y ficticios los metaversos en los que se utilizó el programa “Sythesia” de inteligencia artificial.

¡Atención! Maestros, pensionados y jubilados, profesionales, obreros y técnicos de los sectores salud, siderúrgicos, metalmecánicos, de la administración pública, de las universidades autónomas. Ustedes protestan por protestar. Lo suyo no es hambre sino ganas de comer, artificial, igual a la invisible inteligencia roboLucionaria.

Sentado lo anterior y antes de finalizar, el cronista se permite una pregunta con buena intención:

¿Es posible -y valga el oxímoron, la contradictio in adjecto o la paradoja- que quienes, tienen 24 años mintiendo, desinformando, cobeando, calumniando, difamando, defraudando, mediante el empleo de la fuerza bruta, nos vengan ahora, con que poseen  inteligencia? Artificial o natural. Propia o ajena. Para el bien o para el mal, más que nada, para delinquir, matar, torturar, secuestrar, robar, saquear el patrimonio público, ponérsele en decúbito ventral a cuanto bicho de uña viene del extranjero a narcotraficar y a esquilmar nuestras riquezas naturales.

Quod natura non dat, Salmantica non præstat” o “El que nace barrigón ni que lo fajen chico” o “Aunque el mono (sin alusiones personales) se vista de seda, mono se queda”.

O, más lírico a ver si me hago entender mejor:

Es indiferente

tildar por radio y televisión

que ahora, chavista, no es brutal, vulgar, ni ladrón

sino inteligente y decente

artificialmente.