martes, 24 de mayo de 2022

Bienmesabe

De elecciones primarias y pócimas libertarias

Las operaciones políticas en momentos de mayor oscuridad tienen las particularidades de llegar a potenciar “chispas” renovadoras, movilizaciones de conciencias, surgimiento o confirmación de tendencias que no parecían tales.

La palabra, extinción y extravío público

Los guayaneses se hastían de pedirle a Hidrobolívar que resuelva los problemas del servicio de agua y la respuesta es un rito repetido de “explicaciones” que la comunidad percibe sin verdades.

Guaidó en Guayana: respuestas a la incertidumbre

El acto fue bueno y entusiasta. Sin dejar pasar por alto que esa comunidad ha protagonizado espectaculares muestras de apoyo y que ahora pudo contar con mayor presencia ciudadana.

Washington, tenemos un problema

De muy poco servirán esas cartas para las mayorías en las regiones donde se acumulan los dramas sociales y donde las campañas oficialistas que todo está mejorando, no llegan, ni llegarán.

Aquí, con la ciudad y la región

El indicador de la temperatura y del ambiente de los días se coteja con la parodia que es el flojo quehacer público, la insulsa operatividad gubernamental.

Hora cero en días de abril

El momento obliga a reencontrar la democracia y la justicia. La hora cero es para construir un propósito histórico de cambio hasta hacerlo logro incuestionable y sin ningún tipo de emboscada.

Estado vegetativo e ilusión óptica

Las acciones políticas enfocadas a salir del Estado secuestrado por el modelo totalitario carecen de impulso porque con propuestas apegadas a un orden constitucional inexistente es difícil observar posibilidades de lograrlo.

Saberes, poderes

Para el propósito de levantar voces por la educación hay que hacer referencia al trayecto histórico en nuestros municipios más distantes, en los que el aprendizaje era el vehículo de promoción social por excelencia.

En Bolívar la devastación sigue su curso

Importa, en el presente, entender parte de las especificidades de la devastación chavista que tiene morada en el extenso estado Bolívar que no es poco ni intrascendente.

Guachimán de democracia en tiempos de guerra

De este modo entramos en el capítulo de la geopolítica y la guerra para desembocar en la jugada norteamericana de esta hora; aproximada, ojalá no, a dejar en vilo una sólida política de Estado en el caso de Venezuela.

Granada fragmentaria en la plaza y puente derrumbado

Las provincias, Guayana en nuestro especial caso, no deben convertir los graves acontecimientos del planeta en parálisis a sus propias urgencias.

Del estado de necesidad al pensamiento libertario

El pensamiento cívico, proyectado en obligaciones de ciudadanía con su entorno ha de ser el programa para el estado Bolívar por reconstruir. Base de desarrollo para los anhelos de una sociedad deslastrada del presente mesiánico, militarista y totalitario.

¿En dónde está Hidrobolívar?

Al gobernador de Bolívar le toca: uno, cumplir con la gente y hacer las presiones al Gobierno nacional, o dos, segur haciéndose el desentendido, esperar las órdenes que quizás no lleguen y contar con seguro juicio popular del que no podrá zafarse.

Familia y solidaridad: mensaje político libertario

Ese pilar en estampida por el mundo, en su sentir, expresa la lejanía con la acción política actual, tan extraña a sus urgencias e indiferente a lo que la familia representa para el futuro democrático.

El diente roto

La gente no anda para espectáculos políticos ni en lo atinente a servicios públicos, trabajo y salarios, ni en lo institucional: esas son otras aguas malolientes y quizás pronto sean olvidadas.

La chispa de la justicia y la democracia

Nuestro estado Bolívar conforma un “pensamiento” político rudimentario, circunscrito a la tarea electoral, extraído de la acción instantánea. Y amarrado a intereses grupales, personales o de sectores beneficiados por el estatus.

Historias del agua y de un corral de gallinas

¿Es posible generar la confianza que no existe con esos señores dirigentes que esconden sus ganancias grupales sin ningún tipo de desprendimiento con la gente destrozada por la dinámica de sangre del Arco Minero, en el estado Bolívar?

Navidad: ¡oda a la ciudadanía despierta!

La guayanesidad despierta es como entendemos a la población que genera aprehensiones y construye caminos ante un complejo nudo de situaciones prefabricadas, que no pueden interpretarse en modo de normalidad.

Panchito pasea por Guayana en Navidad

El futuro, la luz de las transformaciones para una región autosuficiente y orgullosa de su modernidad y gentilicio que bien podemos tenerla, son los niños de hoy. Estos pagan desequilibrios y atropellos de un modelo político fracasado y corrompido.

Mirar y entender las nuevas realidades de Guayana

El encuentro guayanés con la civilidad, perdida por la destrucción del modelo revolucionario, tiene que darse con y desde la gente, a cielo abierto y en recorrido por los sectores ahora invisibles.

Artículos más leídos

spot_img