sábado, 25 de junio de 2022

Angostura hoy

Templo republicano…, aquella casa antigua ese día, el 15 de febrero de 1819, vio entrar allí al héroe que entregó al Congreso su espada, su poder, su ambición y se sometió sin vacilaciones a la soberanía popular.

@articulistasred

Templo republicano…, aquella casa antigua ese día, el 15 de febrero de 1819, vio entrar allí al héroe que entregó al Congreso su espada, su poder, su ambición y se sometió sin vacilaciones a la soberanía popular. Allí Bolívar expresó lo mejor de sus reflexiones, lo más elevado de su pensamiento. Allí transcurrieron los siglos, el devenir de las naciones, el sagrado sentido de la libertad.

En Angostura, donde el Orinoco se acorta, se engrandece la república, surge con vigor y templanza, con carácter y determinación. La robustez que le faltó en 1811 alcanzó en ese sitio la firmeza indispensable, la autoridad requerida en la guerra y lo que demandaba la paz.

Las consideraciones de Bolívar sobre la libertad, el gobierno, las revoluciones, el Estado, la igualdad y la democracia, la tiranía y el despotismo, la vida de los hombres y los progresos de la civilización fueron todas eminentes. Afirmó que no obstante nuestras costumbres e inexperiencia política, Venezuela debía vencer al despotismo y a la tiranía y fundar una república cuyas bases son y deben ser: “…la Soberanía Popular, la división de los poderes, la libertad civil, la proscripción de la esclavitud, la abolición de la monarquía y de los privilegios”.

Defendió la libertad, la democracia, el derecho, la educación y la moral; condenó la tiranía y el despotismo; promovió la virtud de los magistrados y de los ciudadanos; se opuso al servilismo y a la dominación y que los militares llegasen a emplear contra de los pueblos las: “…armas liberticidas”. Aspiró a que nuestros gobiernos se adaptasen: “…a la naturaleza y al carácter de la Nación…”.

Una facultad especial le dio el Congreso el día 18, acusar: “…a los altos empleados que crea culpables de felonía, mala conducta, mala versación en las Rentas del Estado, usurpación, corrupción, omisión, o ineptitud en el ejercicio de sus funciones…”.

Angostura es y será para siempre un mandato de afirmación republicana y ciudadana, para la libertad de la patria, para la primacía del mando civil, para el institucionalismo, el sometimiento de las armas a la Nación, la formación de un gobierno que privilegio la moral, la ley, las virtudes sociales. Observando la lección de nuestra historia que nos lega Angostura, volveremos a unificar a la república.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Más allá de las estrellas

¿Arrulla la pobreza?

Variaciones sobre Azul

El final del humanismo y de las cosas

spot_img