viernes, 1 de julio de 2022

El primer paso para recuperar Monómeros

Es simplemente aplicar una política integral que aglutine al Estado venezolano como dueño, en conjunción con el cuerpo directivo de la empresa.

Es simplemente aplicar una política integral que aglutine al Estado venezolano como dueño, en conjunción con el cuerpo directivo de la empresa.

Dentro del conjunto de recomendaciones contra la corrupción de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, se infiere que para administrar una empresa como Monómeros se requieren tres elementos: la profesionalización de la función de propiedad del Estado, lograr que las empresas públicas operen con unos niveles de eficiencia, transparencia y rendición de cuentas similares a los de las privadas que siguen las mejores prácticas y garantizar que la competencia entre las empresas públicas y las privadas, cuando se produzca, se realice en igualdad de condiciones.

Lo anterior debe encuadrarse dentro de cuatro principios fundamentales similares a los que promueven las directrices sobre empresas públicas. El primer principio es que la función de propiedad estatal se ejerza en un entorno económico que se rija por un conjunto de normas, en el que cada agente económico obtenga su autoridad de las leyes aplicables, y actúe de conformidad con ellas. El segundo principio es la estricta separación de funciones entre el Estado como propietario y la gestión de la empresa pública (el Estado debe permitir que la empresa pública tenga una autonomía operativa total). La tercera premisa consiste en diferenciar claramente la función del Estado como propietario del resto de sus funciones (por ejemplo la función reguladora, de formulación de políticas y la penal). En cuarto lugar, las empresas públicas no deben obtener ventajas injustas debido a su proximidad con el Estado, y tampoco deberán verse sobrecargadas en cuanto a la normativa y los controles en comparación con las privadas.

Desde estas perspectivas, Monómeros debe asumir un modelo de gobernanza (gobierno interno o gestión interna) con un personal altamente profesional y competente, consciente de que la negligencia y el dolo acarrean responsabilidades civiles y penales. Presentar un plan de inversión sustentado en una visión de crecimiento sostenido, donde se use una metodología acorde con los nuevos tiempos y tecnología para reposicionar la empresa en el mercado mundial, regional y local.

Sin lugar a dudas, y dadas las circunstancias de Venezuela; será muy difícil alinear las voluntades políticas hacia ese objetivo; en este sentido, me permito aconsejar la convocatoria a los colegios de contadores, abogados, ingenieros, así como también excontralores moralmente solventes, para que se nombre un consejo consultivo vinculante, que defina los lineamientos políticos mediante los cuales, el propietario marque la pauta en el cumplimiento de la misión, visión y objetivos estratégicos de esta empresa. Es decir, que ejerza su rol de vigilante y receptor de ingresos.

No es nada del otro mundo, es simplemente aplicar una política integral que aglutine al Estado venezolano como dueño, en conjunción con el cuerpo directivo de la empresa y establezcan una dinámica sana que produzca insumos para el mercado y genere ingresos importantes para los venezolanos.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img