lunes, 26 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

AMLO y la peligrosidad de sus mentiras

López Obrador usa la mentira para colocarse por encima de toda la sociedad a fin de blindar sus decisiones frente al escrutinio público y eludir la rendición de cuentas.

Desde hace algún tiempo recibo semanalmente una selección de trabajos de Letras Libres, la gran revista mexicana dirigida por Enrique Krauze. Como saben, este destacado intelectual fue puntal de Vuelta, aquella publicación del Nobel Octavio Paz. Cada vez que la encuentro en mi bandeja el corazón me da un vuelco, porque mientras Venezuela fue parte de la civilización compraba, religiosamente, la edición en papel que llegaba todos los meses. Las conservo todas, porque son un testimonio de la inteligencia y del talento de las tantas plumas que han dejado su impronta en Letras Libres.

Son una fuente inagotable en la que encuentro las mejores y más esclarecedoras investigaciones, reflexiones, críticas, estudios en torno a los más diversos temas. Como soy de la generación Gutenberg siempre tengo a mano los ejemplares que necesito. Entre otras cosas para no olvidar que la libertad existe: más allá del aislamiento, la exclusión, los Kalansnikof, la ignorancia, la persecución, la represión y la tortura propia de las tiranías del zurdaje, hoy aterrajado en nuestro continente.

Justo en la Letras Libres del 14 de enero de 2023 encontré una sólida argumentación en torno a la mentira, usada como arma de poder. Luis Antonio Espino es su autor y se refiere a la manera como Luis Manuel López Obrador (AMLO) se ha beneficiado con el recurso inagotable de la mentira. “Se podrían llenar muchas páginas con las mentiras y afirmaciones engañosas que a diario dice AMLO, sin que haya pagado ningún costo jurídico, administrativo, político, social o diplomático… Al presidente no le interesa la verdad, pero esta tampoco parece tener muchos aliados”. Todos los políticos mienten repiten los mexicanos, con marcado cinismo y una buena dosis de resignación.

Espino advierte en torno a la peligrosidad de las recurrentes mentiras de López Obrador, caracterizadas por: su inmensa cantidad, la gravedad de sus efectos y su motivación para mentir. Desde que tomó posesión hasta 2022 AMLO perpetró 87 mil afirmaciones falsas. “No estamos ante un presidente mentiroso, estamos ante una estrategia deliberada de desinformación que busca imponer dos falsas ideas: la primera que él es un líder infalible, el único con legitimidad y autoridad moral, y la segunda que todo aquel que lo critique, cuestione o se oponga vive en un estado permanente de inferioridad moral”. AMLO usa la mentira para colocarse por encima de toda la sociedad a fin de blindar sus decisiones frente al escrutinio público y eludir la rendición de cuentas.

En cuanto a la gravedad de las mentiras y sus efectos, Espino afirma categórico, que cuando se usa el poder del Estado para desinformar se daña la capacidad de la sociedad para entender la situación real del país. Las mentiras presidenciales no sustituyen la verdad, pero sí la vuelven irrelevante. Las mentiras del poderoso “son mantras que protegen al creyente de la realidad, sustituyen la razón por la emoción y refuerzan el control de los seguidores. Algo bueno para el presidente, pero malo para el país, porque la mentira es un pantano en el que es imposible construir soluciones para nuestros problemas colectivos”.

Las mentiras tienen enormes costos en términos financieros, institucionales y sociales, pero hay mentiras cuyo costo es irreparable, pues se mide en vidas perdidas o dañadas. Se refiere Espino, concretamente, al cruel engaño con la pandemia del COVID-19. En este caso la prioridad fue cuidar su propia imagen, no la salud y la vida de la gente.

Por supuesto que a AMLO lo mueven oscuras motivaciones, debidamente encubiertas bajo la máscara de las aspiraciones compartidas, como la honestidad en el gobierno o una sociedad más justa. Pero el verdadero propósito es la destrucción del Estado con el fin de centralizar el poder en su persona, y garantizar el dominio de su movimiento populista durante las próximas décadas. Sigue Espino, “su discurso tóxico y falaz es el ariete con el que va destruyendo instituciones clave para la república y la democracia. A algunas las destruye desde afuera desprestigiándolas y poniendo en su contra a gran parte de la sociedad. A otras -como a las Fuerzas Armadas- las destruye desde adentro pervirtiendo sus funciones, deformando su estructura y convirtiéndolas en instrumento político… A base de mentiras AMLO va alejando las urnas y acercando las bayonetas”.

AMLO miente porque “tiene como aliados a la ignorancia y a la apatía de millones. Y miente porque sabe que la mentira es muy útil para encender a los creyentes, ofuscar a los críticos, engañar a los incautos e intimidar a los opositores” (Espino Luis Antonio. Enero 2023).

Agridulces 

La teocracia iraní exige a las familias de los sentenciados a muerte que paguen la munición, si quieren recuperar el cadáver del disidente ejecutado. Una bala puede costar hasta 20 mil dólares, de acuerdo con la lista de precios de aquella desalmada y brutal tiranía.