En una entrevista con la agencia de noticias Reuters, el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, dijo que Washington iría tras los clientes de petróleo venezolano, incluyendo los de Asia, así como intermediarios que ayudan a Caracas a ocultar el origen del crudo.

TalCual

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha decidido incrementar su campaña de presión sobre el sector petrolero de Venezuela y será más agresivo en sus esfuerzos por sancionar personas o compañías que violen las restricciones impuestas.

En una entrevista con la agencia de noticias Reuters, el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, dijo que Washington iría tras los clientes de petróleo venezolano, incluyendo los de Asia, así como intermediarios que ayudan a Caracas a ocultar el origen del crudo.

Los comentarios vienen casi una semana después de que Estados Unidos puso en lista negra a Rosneft Trading S.A., una unidad de intermediación con sede en Ginebra de la gigante rusa Rosneft, para presionar a Moscú a reducir su apoyo al presidente Nicolás Maduro.

Apuntó que luego de las transferencias de petróleo venezolano que se han ejecutado de barco a barco, sancionarán a las compañías que hagan esto si no se detienen.

Por otra parte, señaló que Maduro estaría por finiquitar la deuda que mantiene con Rusia, país que habría financiado a Venezuela con recursos por el orden de los 5.000 millones a 6.000 millones de dólares.  Algunas informaciones señalan que para el mes de marzo se espera el pago del último tramo de esta acreencia.

Template by JoomlaShine