sábado, 25 de junio de 2022

Xiomara Castro asume presidencia de Honduras y pide cuentas al gobierno anterior

Antes de su discurso, la mandataria buscó primero la bendición de la patrona de Honduras, la Virgen de Suyapa. En una eucaristía en la que, entre otros, estuvo acompañada por su esposo, Manuel Zelaya, y el que será su vicepresidente, Salvador Nasralla.

Antes de su discurso, la mandataria buscó primero la bendición de la patrona de Honduras, la Virgen de Suyapa. En una eucaristía en la que, entre otros, estuvo acompañada por su esposo, Manuel Zelaya, y el que será su vicepresidente, Salvador Nasralla.

Xiomara Castro tomó posesión este jueves de la Presidencia de Honduras ante un abarrotado Estadio Nacional de Tegucigalpa, desde donde adelantó que “el Estado no tiene capacidad de sostener la estruendosa deuda” heredada de “doce años de dictadura” que les hizo el país “más pobre” de Latinoamérica.

“La Presidencia de la República nunca había sido asumida por una mujer en Honduras, ha tenido que pasar 200 años desde que se proclamó nuestra independencia, estamos rompiendo cadenas y tradiciones. Este hecho histórico solo pudo surgir de la voluntad mayoritaria del pueblo, gracias pueblo hondureño, gracias por ese honor y confianza”, manifestó Castro entre los aplausos de los asistentes.

“La gente tiene que saber qué hicieron con el dinero y dónde están los veinte millones de dólares que sacaron en préstamos, mi gobierno no continuará con la vorágine de saqueo que ha condenado a los jóvenes a pagar una deuda que contrajeron a sus espaldas, hay que arrancar la corrupción de los doce años de dictadura”, enfatizó la presidenta de Honduras.

Castro prometió la “refundación del Estado socialista y democrático” y tras recordar cómo el pasado gobierno puso “en entredicho la soberanía nacional, vendiendo el territorio como cualquier otra mercancía”.

Anunció la presentación de una ley para derogar la polémica Ley ZEDE con la que ciertas zonas quedaban sujetas a un régimen administrativo especial, donde los inversores son quienes deciden en asuntos de naturaleza jurídica, de seguridad y de fiscalidad.

Antes de su discurso, Xiomara Castro buscó primero la bendición de la patrona de Honduras, la Virgen de Suyapa. En una eucaristía en la que, entre otros, estuvo acompañada por su esposo, el expresidente Manuel Zelaya, y el que será su vicepresidente, Salvador Nasralla.

Castro recibió banda presidencial de Manuel Zelaya

Después se dio un baño de multitudes en una comitiva que le llevó hasta el Estadio Nacional. Tras juramentarse ante la magistrada Karla Romero y el recién designado presidente del Congreso, Luis Redondo, recibió la banda presidencial de manos de su esposo Manuel Zelaya, informó el diario La Prensa.

Entre los presentes estuvo la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, muy aplaudida por la multitud que asistió a la toma de posesión.

La llegada de Castro supone también un respiro para la Casa Blanca, que hasta ahora tenía como uno de sus principales socios en la región al expresidente Juan Orlando Hernández, salpicado por numerosas sospechas de corrupción y narcotráfico, por las que podría ser reclamado por las autoridades estadounidenses.

La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner; la expresidenta de Brasil Dilma Rousseff; el rey de España, Felipe VI; y el ministro de Exteriores, José Manuel Albares; así como las delegaciones de otro medio centenar de países, como Perú, Panamá, Taiwán, Cuba, Paraguay, Hungría, Ecuador y Costa Rica, hicieron acto de presencia en la toma de poder histórica de la primera presidenta de Honduras.

La lucha contra el narcotráfico, la pobreza y la corrupción son los principales retos que tendrá por delante Castro. Quien hace unos días se topó con las trabas impuestas por un grupo díscolo de diputados oficialistas que boicotearon la designación de Luis Redondo como presidente del Congreso, tal y como acordó en campaña con el Partido Salvador de Honduras de Salvador Nasralla.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img