lunes, 17 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Una turba ataca a varias familias cristianas en Pakistán por supuesta blasfemia

La blasfemia es un delito en Pakistán desde la época colonial británica y su castigo fue endurecido por el dictador Mohamed Zia-ul-Haq en los años 80.

Una multitud violenta atacó a dos familias cristianas e intentó incendiar sus viviendas en el noreste de Pakistán, acusadas de haber quemado páginas del sagrado Corán considerado blasfemia y un delito en este país de amplia mayoría islámica, informaron este sábado fuentes oficiales.

El incidente tuvo lugar en la ciudad de Sargodha, de la provincia de Punjab, donde un hombre residente de una colonia interreligiosa es “acusado de quemar páginas del sagrado Corán”, lo que enfureció a la gente, confirmó a EFE el portavoz de la policía de la ciudad, Muhammed Abi.

“La turba enfurecida torturó a varias personas mientras intentaban prender fuego a sus casas. La gente además rodeó la casa del ciudadano cristiano y quemó sus pertenencias en la calle”, relató el portavoz que aseguró que la situación está bajo control.

El grupo violento bloqueó una carretera tratando de crear más agitación entre los habitantes del barrio Mujahib, donde conviven musulmanes y cristianos.

De acuerdo con la policía dos personas resultaron heridas y han sido trasladados al hospital.

De momento se desconoce cuál fue el incidente que generó la ira de la comunidad, sin embargo un vídeo de una mujer no identificada circuló ampliamente en redes sociales haciendo referencia a lo ocurrido.

“Los niños del vecindario regresaban de leer el Corán por la mañana, cuando una persona les quitó el Corán y le prendió fuego, tras lo cual los niños regresaron a casa y se lo contaron a su madre”, indica la mujer del video.

Según su relato, que no ha sido corroborada por las fuentes consultadas por EFE, la gente se reunió en el lugar y ella misma vio “que dos páginas quemadas del Corán yacían separadas, después de lo cual la situación se volvió violenta”.

La blasfemia es un delito en Pakistán desde la época colonial británica y su castigo fue endurecido por el dictador Mohamed Zia-ul-Haq en los años 80, conllevando incluso la pena de muerte, aunque nunca nadie ha sido ejecutado por ello.

El caso más conocido en Pakistán de blasfemia contra un miembro de la minoría cristiana fue el de Asia Bibi, sentenciada a muerte en 2010 aunque finalmente recibió la absolución del Tribunal Supremo en 2018.