viernes, 23 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Ucrania admite muerte de 100 soldados cada día y Occidente cifra en 20 mil las bajas rusas

Mientras en el frente de guerra se cuentan por decenas de miles las muertes, en el frente comercial Rusia condiciona la salida del trigo ucraniano al levantamiento de las sanciones impuestas por la Unión Europea y Estados Unidos.

El ministro de Defensa de Ucrania, Oleksiy Reznikov, admitió que su país ha perdido en promedio 100 soldados al día desde que comenzó la invasión de Rusia a Ucrania, el 24 de febrero pasado.

También estimó en 500 el número de militares que caen heridos cada día. En contraposición, Ucrania reivindica que ha dado de baja a 31.700 militares del Ejército ruso.

No obstante, medios británicos citan fuentes militares de Occidente que matizan la cifra aportada por Ucrania. “Hasta 20 mil” estiman los militares rusos muertos desde febrero. Este jueves se cumplieron 106 días desde el inicio de la guerra provocada por la invasión de Rusia.

Las mismas fuentes refieren que, aunque Rusia ha encontrado dificultades en su arremetida para hacerse con el control de Kiev, de donde tuvo que retirarse, todavía dispone de un vasto arsenal de “bombas de caída libre”.

Rusia descarta más cortes de suministro de gas a países que no pagaron en rublos. Desde el Kremlin no prevén nuevas desconexiones como las que ya han sufrido Polonia, Bulgaria, Finlandia, Países Bajos y Dinamarca.

Los países que se negaron a pagar el gas ruso en rublos ya lo han dejado de recibir, tal como prevé el decreto firmado por el presidente Vladimir Putin, afirmó el Kremlin, citó la agencia oficial Tass.

La guerra por el trigo

El presidente Volodimir Zelenski pidió la expulsión de Rusia durante su intervención, por vía telemática, en la reunión ministerial de la Organización para la Cooperación y la Seguridad Europea (OCSE) en París. También planteó expulsar a Rusia de la FAO, la agencia de la ONU para la alimentación y la agricultura.

Reiteró que la guerra desencadenará una crisis alimentaria mundial ante la imposibilidad de que Ucrania exporte grandes cantidades de trigo, maíz, aceite y otros productos que suministra al mercado históricamente.

“¿Qué hace Rusia ahí si provoca el hambre de al menos 400 millones de personas, o potencialmente a más de 1.000 millones de personas?”, dijo Zelenski.

Entretanto, Rusia condiciona al levantamiento de las sanciones económicas impuestas por la Unión Europea y Estados Unidos desbloquear las exportaciones de los cereales a través de los puertos ucranianos y ratificó que está dispuesta a negociar con la mediación de la ONU.

El canciller ruso Serguei Lavrov aceptó los esfuerzos de mediación de Turquía y prometió que Moscú no utilizará el desminado de las aguas frente a la costa del mar Negro para atacar las escalas.

Turquía, miembro de la OTAN y con excelentes relaciones bilaterales con Rusia, apoya la petición del Kremlin sobre las sanciones.

“Si vamos a abrir el mercado internacional de Ucrania, creemos que es legítimo eliminar los obstáculos a las exportaciones rusas”, explicó el ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu. Su homólogo ucraniano, Dmytro Kuleba, respondió que la crisis de alimentos la creó la invasión de Rusia y no las sanciones.

El gobierno de Recep Tayyip Erdogan se compromete a proteger personalmente las rutas comerciales. Ucrania exige un dispositivo naval de aliados, empezando por el Reino Unido.

El canciller de Rusia, Lavrov, aseguró que con el ministro turco habló “sobre los problemas del transporte del trigo ucraniano, que los colegas occidentales intentan presentar como una catástrofe: en realidad, solo está bloqueada menos del 1% de la producción mundial de trigo y otros cereales”.