viernes, 19 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Sandra Torres y Bernardo Arévalo se perfilan para segunda vuelta en Guatemala

El ganador de las elecciones sustituirá al actual presidente, Alejandro Giammattei, quien según una encuesta divulgada esta semana es considerado como uno de los cuatro gobiernos con menos popularidad del continente.

Cifras del portal del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Guatemala indican la mañana de este lunes que, con el 81,26% de votos escrutados de la jornada de comicios generales de este 25 de junio, ponen a la candidata por la Unión Nacional de la Esperanza, Sandra Torres Casanova, como la primera aspirante para pasar a la segunda vuelta del proceso al sacar el 15,02%. En el segundo puesto está el líder de izquierda por el partido Semilla, Bernardo Arévalo de León, quien lleva el 12,27% de los apoyos.

Si se mantiene la tendencia actual, Torres y Arévalo de León se verán las caras en el balotaje a realizarse el próximo 20 de agosto.

Entretanto, el tercer puesto está disputado, ya que la distancia que hay entre el representante de Semilla y los otros partidos es cercana a los 185 mil votos, que sería para el candidato oficial, el abogado Manuel Conde, de la agrupación política Vamos, la que llevó al poder al actual presidente, Alejandro Giammattei.

Sin embargo, los expertos no creen que la tendencia vaya a cambiar. Además, eso se suma a 40,52% de abstención versus a 59,47% de participación ciudadana en las elecciones de Guatemala.

Las encuestas divulgadas en las últimas semanas y días vaticinaban una lucha por el segundo lugar entre el exdiplomático Edmond Mulet y la hija del dictador golpista Efraín Ríos Montt, Zury Ríos Sosa.

Sin embargo, Ríos Sosa y Mulet se ubican, con más del 75% de mesas contadas, con 6,7% y 6,8% de votos, respectivamente, en quinto y cuarto lugar.

Ninguna de las encuestas divulgadas en el proceso electoral daba como segundo lugar a Arévalo de León, cuyo padre, Juan José Arévalo Bermejo, gobernó el país entre 1945 y 1951, en un período considerado como una primavera para la historia política de la nación centroamericana.

Los centros de votación cerraron a las 6:00 pm, como estaba previsto, por el TSE de Guatemala en una jornada electoral con incidentes en al menos cinco municipios de los 340 que componen al país centroamericano.

Las autoridades confirmaron la suspensión de los comicios en el municipio San José del Golfo, del departamento (provincia) de Guatemala (centro), debido a la renuncia de los funcionarios al mando de los comicios por amenazas en su contra.

De igual forma, en el municipio de San Martín Zapotitlán, en el departamento de Retalhuleu (sureste), fueron quemadas diversas papeletas por personas molestas por el supuesto traslado de votantes falsos desde otro poblado.

Los incidentes en San Martín Zapotitlán también fueron respondidos por las fuerzas antimotines de la Policía Nacional Civil (PNC) guatemalteca, con una persona herida por gases lacrimógenos.

Por su parte, en el municipio de Ixchán, en el departamento de Quiché (norte), fiscales del Ministerio Público decomisaron supuestas papeletas falsas marcadas en favor del partido oficial, Vamos, del actual presidente, Alejandro Giammattei.

Mientras tanto, en el municipio de Malacatán, en San Marcos (oeste), los integrantes de la junta electoral renunciaron por amenazas de muerte.

Por último, en el departamento de Jutiapa (este) los medios locales señalaron supuestos hombres armados que ingresaron a un centro de votación.

Son 9,3 millones de personas las habilitadas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) guatemalteco para emitir su voto en la decimoprimera edición de los comicios desde la implantación de la democracia en 1986.

El ganador de las elecciones sustituirá, el próximo 14 de enero, al actual presidente, Alejandro Giammattei, quien según una encuesta divulgada esta semana es considerado como uno de los cuatro gobiernos con menos popularidad del continente.