domingo, 25 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Rusia desestima impacto de las sanciones de EE UU y cierra filas con régimen venezolano

La administración de Putin, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, manifestó que la sanción impuesta a Rosneft Traiding ‘no afectará en lo más mínimo su relación con Venezuela’.

Estados Unidos sancionó este martes a Rosneft Traiding, empresa subsidiaria de la petrolera rusa Rosneft por hacer negocios con Venezuela en el marco de la ofensiva de la administración norteamericana contra el régimen de Nicolás Maduro.

Eliott Abrams, enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, aseguró que esta sanción representa el inicio de un conglomerado de medidas que se darán en las próximas semanas y meses con el objetivo de mantener la presión sobre la dictadura.

     
Pdvsa también criticó la sanción: “EE UU pretende ejercer un control hegemónico del mercado petrolero mundial” | Foto Rosneft

“Es solo un paso más en la campaña de presión para conseguir elecciones en Venezuela. Hasta que ese día llegue, la presión seguirá”, enfatizó. Además, explicó que estas medidas persiguen un cambio de actividades de la empresa rusa y que “empresas de todo el mundo en el sector petrolero se aparte de Rosneft por sus tratos con Venezuela”.

El Departamento del Tesoro estadounidense le ha estado haciendo seguimiento a las operaciones de Rosneft Traiding con el crudo venezolano, que incluyen envíos a África y Asia. Señalan en un comunicado que en enero de 2020 la empresa rusa facilitó, en nombre de Pdvsa, un cargamento de dos millones de barriles de petróleo desde Venezuela hacia el oeste de África. “Estados Unidos está decidido a impedir el saqueo de los recursos petroleros de Venezuela por parte del régimen corrupto de Maduro”, expresó el secretario del tesoro Steven Mnuchin.

Estas sanciones implican que todas las propiedades e intereses de Rosneft Trading y de Casimiro en Estados Unidos quedarán confiscados. No obstante, el departamento de Mnuchin ha recordado que “las sanciones no tienen que ser permanentes dado que buscan un cambio de comportamiento”.

A su vez, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, catalogó el hecho como una victoria. “Quien apoye al dictador, sea quien sea, venga de donde venga, deberá asumir las consecuencias”, publicó en su cuenta de Twitter.

Guaidó ya había dado indicios de las acciones que tomarían sus aliados internacionales en contra de Maduro, quienes le reiteraron durante su gira por el mundo su compromiso en dar pasos concretos hacia la democracia.

Rechazo categórico de Rusia

Por otra parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia publicó un comunicado como respuesta a las sanciones con Rosneft: “Rusia rechaza categóricamente medidas restrictivas unilaterales de los EE UU que aspira a la hegemonía global y tratan de subordinar el mundo”.

Manifestaron que estas medidas no influirán en las actividades rusas y, mucho menos, en la cooperación con las autoridades legítimas de Venezuela, Siria e Irán. “Ya es hora para los políticos en Washington de darse cuenta de que no lograrán nada presionando económica y militarmente a Rusia”.

Asimismo, el gobierno de facto calificó de arbitrarias la sanción impuesta por Estados Unidos y que la sumarán a la denuncia realizada ante la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad en contra del país. Jorge Arreaza, ministro de Exteriores, indicó que la medida “viola el derecho al libre comercio y a la libre empresa. Son acciones unilaterales”.

“Van dirigidas contra nuestra industria petrolera, sus trabajadores y la economía venezolana”, concluyó.