domingo, 25 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

¿Qué pasará con los venezolanos en Florida con Ley SB 1718?

La ley aplicada por el gobernador Ron DeSantis ha sido criticada por su concepto, aunque no se tenga claro el alcance, tampoco a quién se le aplicará y quién lo hará.

La incertidumbre y el temor ganó terreno en los inmigrantes ilegales que viven en el estado de Florida (Estados Unidos) luego que el 1 de julio entró en vigencia la polémica Ley SB 1718, también llamada “ley antimigrante”. A pesar de que existen lagunas hasta en expertos en el tema migratorio sobre cómo se aplicará, en los indocumentados ya sembró una semilla de miedo que ha llevado a muchos a pensar abandonar el estado.

Rafael Olavarría, internacionalista y verificador de datos del portal Factchequeado, explicó los detalles de la ley en una entrevista para @migramonitor y sostuvo que, a pesar de que la ley ya está siendo aplicada, no se tiene claro la forma ni el alcance de la misma.

“Para verificar datos sobre esta ley hablamos con organizaciones y abogados migratorios y todos coinciden en que hay incertidumbre sobre la aplicación de la misma. Muchos se preguntan si se verán afectados por ir de vacaciones o a visitar familiares en Florida porque hay licencias que se entregan a inmigrantes ilegales en otros estados que pudiesen perder validez allí”.

Esta ley aplicada en el estado que gobierna Ron DeSantis ha sido criticada por su concepto, aunque no se tenga claro el alcance, tampoco a quién se le aplicará y quién lo hará. Organizaciones defensoras de derechos humanos en ese estado han asegurado que ha provocado un “destierro silencioso” de inmigrantes indocumentados.

“En este tema de las licencias, cada estado se maneja con bastante autonomía en cuanto a la aplicación de leyes así que hay unos que otorgan licencias a indocumentados pero que pueden demostrar que han vivido un tiempo allí, ese documento es válido en todo Estados Unidos. Si alguien tiene una licencia, pero Florida dice que allí no es válida porque es indocumentado lo puede detener y aplicarle hasta 60 días de cárcel y una multa de 500 dólares”.

Según Olavarría, quien ha hecho seguimiento a la preparación y aplicación de la ley para Factchequeado, aseguró que la sección 10 de la ley califica como tráfico de personas a cualquiera que transporte en su vehículo algún indocumentado dentro de Florida.

“La ley dice que se aplicará a aquellas personas indocumentadas que no hayan sido inspeccionadas por el gobierno federal desde que entró al país. La pena aumenta de acuerdo con la cantidad de personas y si es menor de edad”.

Otro de los sectores que se pueden ver afectados por esta ley es el empleo, allí un gran porcentaje de la mano de obra es indocumentada, por ejemplo, en la construcción. “Aquí existe un sistema que se llama E-Verify que corrobora si alguien está apto para trabajar. El mismo es opcional, pero en Florida será obligatorio para empresas con más de 25 trabajadores. Es algo que puede afectar a los indocumentados porque quiere hacer más grave el delito para los que presenten papeles falsos”.

El caso de la salud

Uno de los tantos temores que se ha sembrado en la comunidad de inmigrantes indocumentados en Florida es qué hacer a la hora de solicitar atención médica en un hospital, debido a que se le hará una pregunta sobre su estatus migratorio.

“Genera temor porque se les puede preguntar sobre su estatus migratorio, pero nadie está obligado a responder. Además, esa pregunta es únicamente para saber cuánto dinero público se destina al cuidado de personas indocumentadas. La gente debe tener claro que no está obligada a responder y que esa información no pasará a alguna agencia de inmigración federal”.

Según Olavarría, el feedback que en Factchequeado han tenido con la comunidad venezolana muchos les han manifestado estar haciendo asambleas ante la incertidumbre. “Algunos nos preguntan si deben quedar o irse de Florida, pero esa respuesta no se la podemos dar. Lo cierto es que, según los mismos expertos, uno de los objetivos de la ley es crear temor en la comunidad inmigrante y ya lo está haciendo”.