martes, 20 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Presidentes de EE UU y China esperan evitar conflictos y mejorar sus relaciones

Joe Biden y Xi Jinping se reunieron este lunes en el marco de la Cumbre del G20, donde ambos manifestaron la necesidad de evitar el conflicto y buscar la forma de mejorar sus relaciones bilaterales.

Los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de China, Xi Jinping, se reunieron este lunes en el marco de la Cumbre del G20, que inicia este 15 de noviembre en Bali, donde manifestaron la necesidad de evitar el conflicto entre ambos países y buscar la forma de mejorar sus relaciones bilaterales.

Biden, quien por primera vez ve a Xi Jinping como su homólogo chino, dijo antes de ingresar a la reunión que estaba comprometido en mantener abiertos los canales de comunicación entre Washington y Pekín, pero incluso de una forma más directa, para poder abordar temas que son de común interés.

Además enfatizó la importancia de reunirse en persona después de hasta cinco conversaciones telefónicas o por videoconferencia desde su llegada a la Casa Blanca en enero de 2021.

“Nuestras dos naciones comparten la responsabilidad de gestionar sus diferencias, debemos evitar que la competición se convierta en algo parecido al conflicto. Debemos encontrar formas de trabajar juntos en asuntos globales urgentes que requieren nuestra cooperación”, dijo Biden.

Por su parte, el presidente de China afirmó que el encuentro con su homólogo de EE UU atrajo la atención de todo el mundo y enfatizó la necesidad que ambos puedan hallar la “dirección adecuada para desarrollar nuestras relaciones y elevar nuestro vínculo”.

Espera además que hay expectativa en que el mundo haya una buena gestión de la relación entre ambos países y por ende, se debe trabajar para fomentar en el establecimiento de la paz, la confianza en la estabilidad y un desarrollo común.

“Estoy preparado para tener una conversación franca y en profundidad sobre los temas de importancia estratégica para la relación entre China y Estados Unidos en todos los temas de importancia global y regional”, señaló Xi.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Mao Ning, manifestó que esperan un trabajo conjunto con EE UU, “manteniendo de manera apropiada las diferencias bajo control, promoviendo mutuamente una cooperación beneficiosa, y evitando malentendidos y errores de juicio, para impulsar las relaciones EE UU-China de vuelta al buen camino para un desarrollo estable y saludable”.

Se espera que el presidente estadounidense reitere la importancia de la paz y la libre circulación en el estrecho de Taiwán y el mar de la China Meridional. Para Pekín, “una China” significa la eventual reunificación de la isla con la China continental, y los funcionarios estadounidenses no pueden reunirse con los dirigentes de Taipéi, informa nuestro corresponsal en Pekín, Stephane Lagarde.

Para Washington, las recientes actividades del Ejército Popular de Liberación en el Estrecho de Taiwán constituyen una ruptura del statu quo y una amenaza para la paz y la estabilidad. También hay que recordar, dice nuestra corresponsal en Estados Unidos Loubna Anaki, que la visita de Nancy Pelosi a la isla hace unos meses enfureció a los chinos.