lunes, 15 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Muertos en Gaza superan los 7 mil y el 25% del área poblada está destruida

Los bombardeos de Israel sobre Gaza han provocado que unas 200 mil viviendas fueran parcial o totalmente destruidas, lo que supone el 25% del área poblada de la Franja.

Al menos 7.028 palestinos han muerto y al menos 18.484 han resultado heridos por los ataques israelíes contra la Franja de Gaza, controlada por Hamás, desde el inicio de la guerra el 7 de octubre entre Israel y el grupo islamista palestino, informó este jueves el Gobierno de Sanidad del enclave.

Entre los fallecidos en la Franja hay al menos 2.913 niños, 1.709 mujeres y 397 ancianos.

Además, hay al menos 1.650 personas desaparecidas bajo los escombros de los edificios derrumbados por los ataque aéreos, de las cuales 940 son menores de edad, según la misma fuente.

De acuerdo a las últimas cifras del Ministerio de Sanidad de Hamás, que el miércoles declaró el colapso total del sistema sanitario, al menos 101 médicos han fallecidos y 25 ambulancias han sido destruidas en Gaza desde el inicio de la guerra, mientras que 12 hospitales y 31 centros de atención primaria está fuera de servicio por los bombardeos y la falta de combustible.

Estos bombardeos de Israel sobre Gaza han provocado que unas 200 mil viviendas fueran parcial o totalmente destruidas, lo que supone el 25% del área poblada de la Franja, dijo el ministro de Obras Públicas y Vivienda de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

“Los bombardeos de la ocupación (Israel) eliminaron a familias enteras, borraron barrios, áreas y comunidades residenciales con sus habitantes”, más allá de la destrucción “de instalaciones, incluidos hospitales, lugares de culto, panaderías, estaciones de servicio, mercados o escuelas”, denunció Mohamed Ziara, miembro de la ANP, con poder limitado en Cisjordania ocupada y sin control sobre Gaza.

Estos últimos días, el Gobierno de Gaza, controlado por Hamás, aseguró que en torno al 50% de las viviendas de la Franja fueron dañadas por los ataques israelíes y que al menos 28 mil casas quedaron derrumbadas o completamente inhabitables.

Palestina pide investigar crímenes en la “guerra de venganza”

El ministro palestino de Exteriores, Riad al Malki, pidió este jueves a la Corte Penal Internacional (CPI) “investigar” los presuntos “crímenes de guerra, de lesa humanidad, limpieza étnica, traslados forzosos e incluso síntomas de genocidio” cometidos durante la “guerra de venganza” y de “destrucción” de Israel en la Franja de Gaza.

Al Malki está hoy en La Haya, sede de la CPI y del tribunal de la ONU, la Corte Internacional de Justicia (CIJ), y se ha reunido con sus autoridades, incluido el fiscal Karim Khan, para pedirle “investigar” la presunta “violación de todas las leyes internacionales” por parte de Israel porque esta guerra “está dirigida por la venganza y no se respetan las normas”.

Explicó que el “tipo de crímenes cometidos por Israel contra la gente en Gaza son tan graves que requieren ser abordados por los órganos que siempre investigan dichos crímenes” y añadió que “si los israelíes están cometiendo crímenes de guerra, de lesa humanidad, limpieza étnica, traslados forzosos, aniquilación e incluso síntomas de genocidio”, entonces la CPI y otros organismos especializados “deben investigarlo”.

Enumeró que la media de “palestinos asesinados” a diario desde el pasado 7 de octubre, después del ataque de Hamás a Israel, asciende a 800 personas, de las que 600 son niños, y el resto son mujeres y ancianos, mientras que 200 mil hogares han sido completamente destruidos, más de la mitad de las viviendas de Gaza.

“Las guerras son entre dos ejércitos, esta es una guerra unilateral. Una guerra con aviones y tanques de artillería que simplemente lanzan sus bombas masivamente contra Gaza. Ese es el tipo de guerra que vemos. No es una guerra dirigida por unos planes y objetivos militares”, dijo en una rueda de prensa.

Ejército israelí realiza una incursión selectiva con tanques

El Ejército de Israel también realizó una breve incursión nocturna con tanques en el norte de la Franja de Gaza previo a “próximas etapas del combate” contra el grupo islamista Hamás, informó un portavoz castrense este jueves, un día después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reafirmara que sus tropas harán una “intervención terrestre” en el enclave palestino.

“Durante la noche, las Fuerzas de Defensa de Israel llevaron a cabo una incursión selectiva utilizando tanques en el norte de la Franja de Gaza, como parte de los preparativos para las próximas etapas del combate”, indicó el portavoz militar.

En la operación, “los soldados localizaron y atacaron a numerosos terroristas, infraestructura terrorista y puestos de lanzamiento de misiles antitanque”, explicó. Las fuerzas israelíes “operaron para preparar el campo de batalla” y “abandonaron la zona al finalizar la actividad”, subrayó.

Llega ayuda humanitaria, pero no combustible a Gaza

Un convoy de ayuda humanitaria compuesto por al menos 12 camiones entró hoy por el paso egipcio de Rafah en dirección a la Franja de Gaza, cargado de suministros de emergencia médica y medicamentos, pero sin combustible, confirmaron a EFE testigos sobre el terreno.

Según indicaron, esos camiones llevaban bajo inspección israelí 48 horas.

La televisión estatal egipcia Al Qahera News también indicó que el convoy se encuentra ya en la parte palestina del cruce fronterizo.

Se trata del quinto convoy que ingresa desde el pasado sábado, cuando Israel permitió la entrada de la ayuda humanitaria a través de Egipto para los habitantes de la Franja de Gaza, y con los camiones de hoy ya son 74 los que han entrado en los últimos cinco días: 20 tanto el sábado como el domingo; 14 el lunes y otros 8 el martes.

Organismos internacionales como la ONU o la Unión Europea, oenegés y los gobiernos de numerosos países han solicitado un incremento del acceso de la ayuda humanitaria para Gaza, bajo bombardeo incesante e indiscriminado de Israel y al borde del colapso humanitario.

Particularmente se reclama el ingreso de combustible para los generadores eléctricos, necesarios para mantener hospitales, plantas potabilizadoras de agua y otras infraestructuras civiles básicas.