domingo, 14 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

MinInterior apoyará a Fiscalía para que crimen de Ronald Ojeda sea aclarado

El cuerpo de Ojeda fue encontrado a 1,4 metros al interior de una maleta bajo una estructura de cemento en una barriada informal del municipio de Maipú, en la zona poniente de Santiago.

Tras el hallazgo la tarde del pasado viernes del cuerpo del exteniente venezolano Ronald Ojeda, secuestrado desde su departamento en Santiago la madrugada del 21 de febrero, Chile ha reaccionado con consternación ante un tipo de crimen que hasta hace un par de años no era usual.

Desde el Gobierno de izquierdas de Gabriel Boric, la primera en hacerlo ha sido la ministra del Interior, Carolina Tohá.

“El homicidio de Ronald Ojeda es el desenlace más grave que pudo tener su secuestro y lamentablemente es el que enfrentamos. Expresamos nuestras condolencias a su familia y cercanos”, escribió en su cuenta de la red social X (antes Twitter), a través de la que advirtió que el Gobierno continuará respaldando a la Fiscalía para establecer las responsabilidades del homicidio.

“Seguiremos apoyando la investigación que lleva la Fiscalía de Chile para que este crimen sea plenamente aclarado y castigado con la mayor dureza. El combate a esta criminalidad es una prioridad absoluta para nuestro gobierno y debe ser una tarea de Estado”, señaló.

El presidente Gabriel Boric no se refirió directamente al hallazgo del cuerpo, sino a una de las esquirlas políticas de la trama.

Como el Partido Comunista y en especial algunos de sus dirigentes han sido criticados por la forma en que han afrontado el caso -por su relación política con el Gobierno de Venezuela-, el mandatario defendió a sus socios.

“El anticomunismo visceral de algunos sectores políticos y sus medios afines en nuestro país es demasiado evidente. No conozco otro partido que reciba tantos ataques ad hominem y mentiras. Yo al menos, no tengo ninguna duda del compromiso democrático y social del PC chileno”, escribió Boric en X.

El presidente ha generado un fuerte debate con sus palabras. El diputado Diego Schalper, de la derecha tradicional RN, aseguró: “Cuando Chile está conmocionado por el asesinato del teniente Ojeda, Gabriel Boric en vez de asumir responsabilidad de Estado por falta de resguardo y enviar condolencias, postea para defender las credenciales democráticas del PC. Nulo sentido de realidad. Insólito e impresentable”.

El secuestro de Ojeda, que estaba en Chile desde 2018 y tenía la calidad de refugiado, ha provocado impacto en Chile y desde hace 10 días se instaló como una prioridad de Estado.

En las primeras horas tras su rapto, el excomisario venezolano Iván Simonovis, hoy opositor al Gobierno de Venezuela, a través de su cuenta de la red social X apuntó a una operación orquestada por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) de Venezuela.

En su mensaje adjuntó un video, supuestamente del momento en que el exmilitar fue sacado desde su departamento. Es una tesis que no ha sido comprobada y el móvil del crimen es una incógnita hasta ahora.

Detención de joven venezolano

La mañana del sábado, el Tercer Juzgado de Garantía de Santiago decretó ampliar hasta este 4 de marzo la detención del ciudadano venezolano de 17 años -el único apresado hasta ahora-, que será formalizado en calidad de autor por el delito de secuestro con homicidio, adelantó el fiscal que investiga el caso, Héctor Barros.

“Solicitamos la ampliación por algunas diligencias que se encuentran pendientes, expresamente lo que es la realización de la autopsia del cuerpo de la víctima, toda vez que la causa de muerte que tenemos establecida hasta este momento requiere ser ratificada a través de esta pericia”, explicó el fiscal.

Hasta ahora hay solo un apresado, pero Barros informó que ya existen otras tres órdenes de detención despachadas. “Seguimos haciendo una serie de otras diligencias tendientes a establecer la participación de otros sujetos, toda vez que en el secuestro solo participan tres, pero hay otros de cobertura y participación en otros hechos que tienen que ver con el traslado de la víctima”, agregó.

El cuerpo de Ojeda fue encontrado a 1,4 metros al interior de una maleta bajo una estructura de cemento en una barriada informal del municipio de Maipú, en la zona poniente de Santiago. La data de muerte es de siete a 10 días, según lo informado por la Fiscalía.

También en la comuna de Maipú, en enero pasado el equipo del fiscal Barros encontró dos casas de torturas donde miembros del Tren de Aragua mantenían cautivos a ciudadanos colombianos.

El caso se produce, además, en medio de una inédita crisis de seguridad en Chile. Es un país en el que este tipo de delitos comenzaron a aumentar a partir de 2022 por la irrupción de una nueva criminalidad ligada, principalmente, a bandas transnacionales y al crimen organizado.

Sin embargo, el caso del exteniente venezolano ha sido distinto a los secuestros que han ocurrido en este período, del tipo extorsivo, porque sus captores no pidieron dinero ni se comunicaron con la familia.

Despejar las hipótesis

El secuestro del exteniente Ronald Ojeda ha mantenido en vilo al mundo político en Chile. Desde la oposición se ha apuntado a las fallas en los sistemas de inteligencia que operan en el país y también se ha criticado la poca información entregada por las autoridades. La investigación de la Fiscalía fue declarada secreta para resguardar la integridad de la víctima y su familia.

A través de su cuenta de X, la alcaldesa de Providencia y una de las figuras mejor evaluadas de la oposición, Evelyn Matthei, lamentó el hallazgo. “Es brutalmente preocupante las circunstancias en cómo han ocurrido los hechos y que deja al descubierto las deficiencias de nuestras instituciones de Inteligencia. Su familia, y toda la ciudadanía, exigen prontas respuestas de nuestras autoridades”, afirmó.

Por su parte, el líder del Partido Republicano y excandidato presidencial, José Antonio Kast, aludió a la nacionalidad del exmilitar y llamó al Gobierno a no avalar dictaduras.

“Ronald Ojeda huyó de la sangrienta dictadura venezolana para terminar siendo asesinado en Chile. Nuestra patria ha dejado de ser un asilo contra la opresión. ¿Hasta cuándo la izquierda y el Gobierno seguirán avalando las dictaduras en Venezuela, Cuba y Nicaragua?”, dijo a través de su cuenta de X.

Desde el oficialismo, el diputado socialista Tomás de Rementería pidió despejar las hipótesis que han rondado el caso. “Esta situación debe esclarecerse. Una persona que estaba acá con refugio político, en una situación de migración por persecución política. No podemos definir con esto que haya habido una instancia política en esto, sabemos que hay muchas hipótesis que se manejan, pero al final es realmente grave, realmente triste por la vida de esta persona”.

Por su parte, el diputado de la Democracia Cristiana, Eric Aedo, manifestó que “si aquí hubo una operación de inteligencia, o si aquí hubo un asesinato por encargo y se ocupó al crimen organizado para esto, entonces espero que el Gobierno tome las medidas más drásticas. Y si está detrás de esto el Gobierno venezolano, entonces hay que cortar las relaciones diplomáticas con ese gobierno”.