domingo, 3 de julio de 2022

Los 21 muertos en la escuela de Texas estaban en la misma clase

Los 19 niños y 2 maestras se encontraban en una misma clase. Allí se atrincheró Salvador Ramos, de 18 años, quien disparó indiscriminadamente contra los presentes, informó este miércoles la Policía.

Los 19 niños y 2 maestras se encontraban en una misma clase. Allí se atrincheró Salvador Ramos, de 18 años, quien disparó indiscriminadamente contra los presentes, informó este miércoles la Policía.

Los 19 niños y 2 maestras muertos el martes durante un tiroteo en una escuela de Uvalde, en Texas, se encontraban en una misma clase. Allí se atrincheró el atacante y disparó indiscriminadamente contra los presentes, informó este miércoles la Policía.

En declaraciones a los medios, el portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas Chris Olivarez explicó que el agresor disparó contra su abuela en casa. Posteriormente se montó en un vehículo y tuvo un accidente en las cercanías de la escuela Robb Elementary.

Fue en ese momento cuando las fuerzas de seguridad recibieron las primeras llamadas de alerta, indicando que un individuo armado se dirigía hacia el colegio.

Cuando la Policía llegó al edificio, el agresor abrió fuego contra los agentes. Finalmente lo abatieron.

El autor del tiroteo fue identificado el martes como Salvador Ramos, ciudadano estadounidense de 18 años, residente en Uvalde y quien iba armado con un rifle.

La abuela vive

A primera hora del miércoles, todos los muertos en esa escuela de Texas ya habían sido identificados y sus familias notificadas. Algunas revelaron a los medios los nombres de sus hijos fallecidos en el tiroteo.

El portavoz de la Policía indicó que aún están investigando si la escuela era un objetivo premeditado del atacante o si accedió al edificio dada su cercanía con el lugar donde tuvo el accidente de tráfico.

Olivarez también ofreció nuevos detalles sobre Ramos. Dijo que vivía con sus abuelos, no tenía empleo, fue alumno en un instituto de secundaria local, y no tenía amigos ni pareja. La Policía no tiene conocimiento de que formase parte de ninguna banda.

Pese a haber recibido los disparos de su nieto, la abuela de Ramos sigue viva. Las autoridades están tratando de localizar al abuelo.

Preguntas sin responder

Olivarez contó que los agentes encargados de detener a Ramos recorrieron la escuela casi por completo antes de poder dar con él, forzar la cerradura del salón de actos y abatirle. El joven de 18 años vestía un chaleco antibalas “utilizado por equipos tácticos, como los SWAT”.

Por el momento, Olivarez no se ha atrevido a dar una cifra de cuántos niños más podrían estar heridos. “Era un salón de actos pequeño, pudo haber entre 25 y 30 estudiantes allí (…). No tengo el número exacto (…). Era el típico donde hay grandes grupos de niños (…) todos juntos, sin ningún lugar a donde ir”.

“Hay muchas preguntas sin respuesta”, reconoció Olivarez, quien informó que las autoridades de Texas trabajan con el FBI para determinar si la escuela era un objetivo específico de Ramos. “Estamos mirando si había algún indicador, alguna bandera roja, mirando redes sociales”.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img