sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Inflación, aborto y migración definieron las elecciones de medio término en EE UU

Los primeros resultados muestran que los territorios que tradicionalmente han pertenecido a esos partidos siguen sobre la misma tendencia.

La mayoría de los estadounidenses votaron “sin mayores problemas” en las elecciones de medio término. No obstante, en Arizona los tabuladores de votos fallaron en el 20% de los centros de votación, mientras que en un suburbio de Milwaukee un hombre fue arrestado después de amenazar a los votantes con un cuchillo, lo que obligó brevemente a cerrar un lugar de votación.

El índice de aprobación del presidente Joe Biden está por los suelos en 11 estados clave: Arizona, Florida, Georgia, Michigan, New Hampshire, Carolina del Norte, Ohio, Pensilvania, Texas y Wisconsin.

En cada uno de estas regiones, los votantes tienen opiniones negativas sobre la economía de la nación.

El partido Republicano actualmente tiene 212 escaños y necesitan ganar solo seis más, además de los escaños que tienen actualmente, para ganar la mayoría en el Congreso. Los demócratas actualmente ocupan 220 escaños y hay tres vacantes: la representante republicana Jackie Walorski, de Indiana, murió en agosto, y los representantes demócratas Charlie Crist y Ted Deutch, ambos de Florida, renunciaron.

Los estadounidenses eligen además a más de un tercio del Senado, conformado por 100 legisladores, así como 36 de los 50 gobernadores estatales y numerosos alcaldes.

La Associated Press ha anunciado a los primeros ganadores de la noche para el Senado. Se trata del republicano Tim Scott que ha ganado en Carolina del Sur; del demócrata Peter Welch de Vermont; y el republicano Rand Paul en Kentucky. Los primeros resultados muestran que los territorios que tradicionalmente han pertenecido a esos partidos siguen sobre la misma tendencia.

Elecciones clave

La inflación encabeza la lista de preocupaciones de los votantes en los comicios intermedios de este año, con el aborto en segundo lugar, según los resultados nacionales preliminares de la encuesta de salida realizada para CNN y otras redes de noticias por Edison Research.

Aproximadamente un tercio calificó la inflación como el tema más importante de su voto, con alrededor del 27% citando el aborto. El resto se dividió entre elegir el crimen, la política de armas y la inmigración como sus principales preocupaciones.

Las opiniones del electorado sobre la economía son en gran medida sombrías. Solo alrededor de una cuarta parte de los votantes se sintieron positivamente sobre la condición actual de la economía, aproximadamente tres cuartas partes la vieron negativamente y aproximadamente cuatro de cada 10 dijeron que es francamente pobre.

Eso es más pesimista que en las elecciones intermedias de 2018, cuando el 68% de los votantes dijo que el estado de la economía era excelente o buena, y las elecciones presidenciales de 2020, cuando el 49% dijo lo mismo.

Más de las tres cuartas partes de los votantes en las elecciones de este año dicen que la inflación les ha causado dificultades a ellos y a sus familias durante el año pasado, y alrededor del 20% dice que ha sido una dificultad grave. Y alrededor de seis de cada 10 dicen que los precios de la gasolina, específicamente, recientemente han sido una dificultad.

La encuesta también muestra que la inmigración prevaleció para uno de cada 10 estadounidenses, una proporción igual que la de la política de armas.

La elección sobre el derecho al aborto estuvo directamente en la boleta de cinco estados: California, Michigan, Vermont, Kentucky y Montana, ya sea a través de enmiendas propuestas a las constituciones estatales o por referéndum legislativo en Montana. Cerca del 27% de los votantes dijeron que fue el asunto más relevante a la hora de depositar su voto.

En tres de los estados (California, Michigan y Vermont), los votantes debían decidir si consagran el derecho al aborto en sus respectivas constituciones estatales, mientras que en Kentucky y Montana las medidas electorales buscaban limitar su acceso. Las preocupaciones sobre el acceso al aborto alcanzaron su punto máximo después de que la mayoría conservadora de la Corte Suprema eliminó en junio el derecho constitucional al aborto, dejando el tema en manos de los funcionarios electos en los estados.