miércoles, 28 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

HRW denuncia que “a pesar de las promesas” los talibanes “ahogan” la libertad de los medios

Las regulaciones impuestas por los fundamentalistas son “tan amplias que los periodistas se están censurando y temen acabar en la cárcel”, añadió HRW.

La organización Human Rights Watch (HRW) denunció este viernes que los talibanes están “ahogando” la libertad de los medios de comunicación en Afganistán. Lo hacen con una serie de amplias restricciones impuestas tras la toma del poder a mediados de agosto.

“A pesar de las promesas de los talibanes de permitir el funcionamiento de los medios que respeten los valores islámicos, las nuevas reglas están ahogando la libertad de los medios en el país”, dijo en un comunicado la directora para Asia de HRW Patricia Gossman.

Las regulaciones impuestas por los fundamentalistas son “tan amplias que los periodistas se están censurando y temen acabar en la cárcel”, añadió HRW.

La organización examinó las normas distribuidas por el Ministerio de Información y Cultura talibán a los periodistas en Kabul. Gossman las interpretó como un indicio claro de que los talibanes “no quieren enfrentarse al escrutinio público”.

Evitar informaciones “contrarias al islam”

Los medios deben evitar informaciones “contrarias al islam” o que insulten a “figuras nacionales”. Además, deben asegurarse de que “sus informaciones son equilibradas” y no reportan “sobre asuntos que no han sido confirmados por oficiales”, entre otras fórmulas utilizadas por los talibanes.

HRW afirmó que los fundamentalistas detuvieron y golpearon a varios periodistas.

Las denuncias de HRW sobre la creciente represión a los medios de comunicación se unen a otras formuladas por organismos internacionales recientemente.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) lamentó que las normas de los talibanes abren la puerta, en su opinión, a la censura y la persecución.

Algo “muy preocupante”, en opinión de la organización, y más en un país que según su última clasificación mundial de la libertad de prensa, publicado meses antes de la toma del poder de los islamistas, ocupó el puesto 122 de un total de 180 países.

Unos 150 de los 500 medios de comunicación del país, incluidas estaciones de radio y televisión y agencias de noticias, habían cerrado un mes después de que los talibanes capturasen Kabul el 15 de agosto. Así lo anunció el observatorio independiente afgano para la prensa libre Nai.

Al cierre de medios se une el éxodo de cientos de periodistas y otros profesionales de la comunicación. Formaban parte de la comunidad afgana que abandonó Afganistán con las evacuaciones internacionales ante el temor de posibles represalias.