lunes, 4 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Funeral de Estado de Isabel II transcurrió “con dolor y profunda gratitud”

El funeral de Estado finalizó con la interpretación del gaitero real del lamento Sleep, dearie, sleep. Antes, la congregación entonó el himno nacional y se guardaron 2 minutos de silencio en el Reino Unido.

El funeral de Estado de Isabel II, con la presencia de la familia real británica, jefes de Estado de numerosos países, primeros ministros, reyes y príncipes, empezó este lunes en la Abadía de Westmisnter, en el centro de Londres.

El féretro con los restos de la reina, fallecida el 8 de septiembre, fue transportado desde el Salón de Westminster (en el Parlamento). Allí estuvo abierta varios días la capilla ardiente, en una cureña tirada por más de 100 marineros de la Marina británica.

El rey Carlos III y sus 3 hermanos, la princesa Ana y los príncipes Andrés y Eduardo, así como los príncipes Guillermo y Enrique, nietos de Isabel II, caminaron junto al féretro. Los príncipes Jorge y Carlota desfilaron al lado de sus padres, los príncipes de Gales.

Invitados

El funeral de la reina estuvo a cargo del deán de Westminster David Hoyle, quien destacó la dedicación de Isabel II como jefa de Estado durante 7 décadas, antes de pronunciar la bendición.

El arzobispo de Canterbury Justin Welby pronunció el sermón, antes de que el Reino Unido guardara 2 minutos de silencio y se escuchara el himno nacional en la abadía.

En el funeral estuvieron presentes los reyes de España Felipe VI y Letizia, del presidente de Estados Unidos Joe Biden, del jefe de Estado de Francia Emmanuel Macron; así como de los reyes de Holanda, Guillermo Alejandro y Máxima; y los reyes de Bélgica Felipe Matilde, entre otros dignatarios del mundo.

Amor y compromiso

El coro de niños de la abadía de Westminster y el de la Capilla real del palacio de St James, bajo la dirección del organista James O’Donnell, amenizaron el funeral de Estado de la reina Isabel II.

El reverendo Hoyle comenzó la ceremonia a las 11:00 (10:00 GMT) recordando que “con dolor y profunda gratitud venimos a la Casa de Dios, a un lugar de oración, a una iglesia donde el recuerdo y la esperanza son tareas sagradas”.

“Aquí, donde la reina Isabel II se casó y se coronó, nos reunimos venidos de toda la nación, de la Commonwealth -mancomunidad de naciones-, y de todas las naciones del mundo para llorar nuestra pérdida, recordar su larga vida de servicio desinteresado, y con confianza comprometerse a la gracia de Dios, nuestro creador y redentor”, señaló el religioso.

Agregó que “con afecto, recordamos su amor por su familia y su compromiso por las causas que apoyaba”.

Antes del comienzo del sermón, mientras el féretro era introducido al interior de la abadía y colocado frente al altar, el coro de la Abadía de Westminster entonó, como es tradición, unas estrofas conocidas como The Sentences, con música del compositor inglés William Croft, interpretadas en todos los funerales de Estado celebrados en este país desde comienzos del siglo XVIII.

Himnos

El primer himno que sonó en la ceremonia fue The day thou gavest, Lord, is ended. La pieza también se interpretó durante el Jubileo de Diamantes de la reina Victoria en 1897 y en la ceremonia de la entrega de Hong Kong a China en 1997.

El coro cantó, además, el Salmo 42. Fue escrito especialmente para el funeral por Judith Weir e inspirado por “la inquebrantable fe cristiana de la reina”.

También se escuchó el himno que sonó en la boda de la monarca -entonces princesa Isabel- y Felipe de Mountbatten en 1947: The Lord’s my shepherd, I’ll not want, basada en el Salmo 23.

Otras de las piezas musicales preparadas para la ceremonia fueron, según confirmó el Palacio de Buckingham entre sus preparativos, fue la Fantasia of four parts de Orlando Gibbons, la Romanza (Synfonía número 5 en D) de Ralph Vaughan Williams y el Reliqui domum meum de Peter Maxwell Davies.

Julian Sandford lideró a los Trompeteros de Estado de la Caballería real y Peter Holder se encargó de tocar el órgano.

Cierre

El funeral de Estado por Isabel II finalizó con la interpretación del gaitero real del lamento Sleep, dearie, sleep. Antes, la congregación entonó el himno nacional y se guardaron 2 minutos de silencio en el Reino Unido.

El lamento lo interpretó Paul Burns, gaitero del Real Regimiento de Escocia. Fue uno de los momentos más conmovedores del servicio religioso.

El féretro fue trasladado a pie hasta el Arco de Wellington, en el centro de Londres, para luego ser desplazado en auto al castillo de Windsor, a unos 40 kilómetros de la capital. En ese lugar, Isabel II fue sepultada en la capilla de San Jorge junto a su esposo, el príncipe Felipe.

 

Search

¡Síguenos!

Noticias relacionadas