viernes, 23 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

En el Vaticano comenzó el histórico juicio contra un cardenal por fraude inmobiliario

Este martes se realizó la primera audiencia del proceso contra el exprefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Angelo Becciu. | 15 minutos

El tribunal del Estado de Ciudad del Vaticano inició este martes la primera audiencia del juicio que sienta en el banquillo por primera vez a un cardenal, el exprefecto de la Congregación para las Causas de los Santos Angelo Becciu, por un delito de corrupción relacionado con inversiones inmobiliarias.

1. Juicio histórico

Se trata de un juicio histórico, pues por primera vez un cardenal se sienta ante el tribunal del Estado Ciudad del Vaticano.

Además, el juicio se regirá por las nuevas normas emitidas por el Papa el pasado 30 de abril en un motu proprio (documento pontificio). Dicha norma asigna a la Justicia ordinaria del Vaticano los eventuales juicios penales a cardenales y obispos, hasta ahora competencia del Tribunal de Casación (Supremo).

2. ¿Qué se juzga?

El juicio trata de esclarecer si 10 personas, entre ellas el cardenal Becciu, cometieron delitos de corrupción, malversación de fondos, blanqueo de dinero, fraude, extorsión y abuso de poder durante una inversión en 2013 de unos 350 millones de euros en un edificio de Londres, con dinero proveniente de los fondos del Óbolo de San Pedro. Este fondo recoge donaciones de católicos para financiar obras caritativas de los papas y su actividad.

La compra de ese edificio se realizó a un precio mayor de su valor real y provocó pérdidas sustanciales a las arcas del Vaticano.

3. ¿Quién es Angelo Becciu?

El italiano Angelo Becciu fue hasta el año pasado uno de los hombres más influyentes de la Curia y uno de los colaboradores más cercanos del papa Francisco. Se le considera responsable último de las operaciones en Londres, pues era entonces el sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado de la Santa Sede.

En mayo de 2018, el papa Francisco le designó prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, cargo que ocupó hasta septiembre de 2020, cuando Francisco aceptó su renuncia.

Además del asunto de Londres, una investigación del semanario L’Espresso afirmó en 2020 que Becciu también habría enviado fondos de la Conferencia Episcopal Italiana y una vez del Óbolo de San Pedro a favor de una cooperativa perteneciente a su hermano Tonino.

4. ¿Quiénes son los otros imputados?

Junto con Becciu hay otras 9 personas, entre ellas el expresidente de la Autoridad Financiera Vaticana René Brülhart. A Brülhart se le acusa de abuso de poder y se cree que no impidió el pago de una serie de comisiones a varios bróker que participaron en la operación.

También Mauro Carlino, a quien la Fiscalía imputa los delitos de extorsión y abuso de poder; Enrico Crasso, acusado de malversación, corrupción, extorsión, blanqueo de dinero, fraude y abuso de poder; y Tommaso Di Ruzza, que se enfrenta a los delitos de malversación, abuso de poder y violación del secreto oficial.

A Cecilia Marogna la Fiscalía acusa de delito de malversación de fondos; a Raffaele Mincione, de malversación, fraude, abuso de poder y blanqueo de dinero; Nicola Squillace, estafa, malversación y blanqueo de capitales; Fabrizio Tirabassi, corrupción, extorsión, malversación, fraude y abuso de poder; y Gianluigi Torzi, extorsión, malversación, fraude y blanqueo de capitales.

Están igualmente acusadas en este juicio 4 sociedades -HP Finance LLC, Logsic Humanitarne Dejavnosti, Prestige Family Office y Sogenel Capital Investment- por fraude y estafa.

5. ¿Dónde se celebra el juicio?

El juicio se celebra a puerta cerrada en una sala especialmente preparada en los Museos vaticanos. Puede asistir un grupo limitado de periodistas.

6. ¿Cómo se destapó el escándalo?

En octubre de 2019, la prensa italiana publicó que los investigadores del Vaticano habían detectado “graves indicios” de corrupción entre responsables de la Santa Sede en la investigación en curso sobre supuestas irregularidades inmobiliarias.

En noviembre de ese año, el papa reconoció, en el vuelo de regreso de Japón, que hubo corrupción en la gestión de las finanzas vaticanas, en relación con el escándalo de las donaciones para el Óbolo de San Pedro. Sin embargo, destacó que se había denunciado desde dentro y por tanto funcionaban los mecanismos de transparencia.