viernes, 23 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Economía estadounidense retrocede 0,1% en el segundo trimestre

El tercer y último cálculo oficial publicado por la Oficina de Estadísticas Laborales confirma la recesión técnica de la mayor economía del mundo, al registrar 2 trimestres seguidos de retroceso.

El Gobierno de Estados Unidos confirmó este jueves que la economía del país retrocedió el 0,1% en el segundo trimestre del año y cayó a un ritmo anual del 0,6%.

Así lo refleja el tercer y último cálculo oficial de la evolución económica del país publicado por la Oficina de Estadísticas Laborales (BEA). De esta manera confirma la recesión técnica de la mayor economía del mundo, al registrar 2 trimestres seguidos de retroceso, del 0,4% de enero a marzo y de una décima de abril a junio.

La BEA recordó que estos datos se produjeron en un contexto de elevada inflación y de subidas de los tipos de interés para atajarla y con otros desafíos, por ejemplo, los problemas en la cadena de suministro, aunque del lado positivo destacó el bajo índice de desempleo.

Advirtió, no obstante, que los efectos de todos estos factores no se pueden calcular de forma separada a la hora de hacer la estimación económica.

Según esta estadística, el retroceso de la economía de EE UU en el segundo trimestre refleja las caídas del lado de la inversión, tanto la privada como la residencial. Asimismo, del lado del gasto público, tanto federal como estatal o local.

Caídas que se vieron parcialmente compensadas por el aumento en las exportaciones y en el gasto de los consumidores.

Las importaciones también subieron, lo que afecta negativamente al cálculo del PIB.

El tercer cálculo no ha variado sobre el segundo porque a pesar de que se han revisado a la baja las exportaciones o la inversión, por contra se han revisado al alza el consumo de los hogares y el gasto público.

Inflación

Los 2 trimestres de caída del PIB confirman la recesión técnica de la primera economía del mundo. Sin embargo, desde el gobierno que preside Joe Biden se ha insistido en que Estados Unidos no se encuentra en un escenario de recesión.

Sin embargo, los riesgos siguen ahí, en un momento de elevada incertidumbre como el actual, marcado por la alta inflación y los efectos de la guerra de Ucrania.

EE UU lleva meses tratando de contener los precios. La Reserva Federal (FED) aprobó la semana pasada la quinta subida consecutiva de los tipos de interés; ya están en una horquilla de entre el 3% y 3,25%, el nivel más alto en los últimos 14 años.

El presidente de la FED Jerome Powell reconoció, tras anunciar la nueva subida de tipos de 0,75 puntos, que esta política monetaria mucho más restrictiva ralentizará la economía.

Powell admitió que la FED sabe que los aumentos de tipos probablemente causarán “un período de crecimiento económico por debajo de la tendencia”. Además, que las condiciones del mercado laboral, extremadamente robusto desde que comenzó la recuperación pospandemia, seguramente empeorarán.

Los expertos creen que los efectos de las subidas de tipos tardarán algunos meses en notarse en el conjunto de la economía. Tampoco dudan de que tendrán efectos negativos sobre el mercado inmobiliario o la demanda de bienes duraderos.

La tasa de inflación en EE UU está bajando, aunque continúa siendo muy elevada, del 8,3% en agosto.

El desempleo sigue siendo muy bajo. Pero el mes pasado rompió su racha de descenso, al elevarse la tasa en 2 décimas, hasta el 3,7%.