martes, 23 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Corte Suprema permite que Trump siga en boletas electorales

El máximo tribunal consideró por primera vez en la historia el alcance de la Sección 3 de la Enmienda 14 de la Constitución que prohíbe a quienes “participaron en una insurrección” ocupar ciertos cargos públicos.

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos determinó este lunes por unanimidad que Colorado no puede aplicar la cláusula de insurrección al expresidente Donald Trump y descalificarlo como aspirante a regresar a la Casa Blanca.

Por lo tanto, debe permanecer en la boleta electoral para las primarias que se realizarán en el llamado supermartes del 5 de marzo.

“Aceptamos la petición de certiorari del expresidente Trump, que planteaba una única pregunta: “¿Se equivocó la Corte Suprema de Colorado al ordenar que el presidente Trump sea excluido de las elecciones primarias presidenciales de 2024? Concluimos que sí lo hizo, ahora revertimos (la decisión de Colorado)”, indica el texto de la decisión adoptada por los 9 magistrados del tribunal.

“Este caso plantea la cuestión de si los estados, además del Congreso, también pueden hacer cumplir la Sección 3. Concluimos que los estados pueden descalificar a las personas que poseen o intentan para ocupar un cargo estatal. Pero los estados no tienen poder bajo la Constitución para hacer cumplir la Sección 3 con respecto a los cargos federales, especialmente la Presidencia”.

¿Quién puede aplicar la Enmienda 14?

En este caso, el máximo tribunal de justicia de EE UU consideró por primera vez en la historia el alcance de la Sección 3 de la Enmienda 14 de la Constitución que prohíbe a quienes “participaron en una insurrección” ocupar ciertos cargos públicos.

El caso llegó a Washington D.C. luego de que el equipo legal del expresidente apelara el fallo de la Corte Suprema de Colorado, que dijo que Trump no podría participar en las primarias del estado por su rol en el asalto al Capitolio.

Este es uno de los varios frentes legales que Trump viene enfrentando en 2024, año de elecciones presidenciales. El republicano enfrenta 91 acusaciones que van desde litigios por fraudes, falsificación de documentos empresariales, mal manejo de documentos gubernamentales clasificados, conspiración para subvertir las elecciones en Georgia y cargos federales de conspiración y obstrucción del procedimiento de certificación de votos y violación de los derechos civiles.

En ese último caso federal, llevado adelante por el fiscal especial Jack Smith en Washington D.C., se espera una apelación en la Corte Suprema por la que el equipo legal de Trump argumenta que el expresidente tiene inmunidad total amparado bajo la investidura presidencial.

Sacar a Trump de las boletas de 2024 por “insurrección”

El caso que escaló a la Corte Suprema se inició porque grupos de votantes y organizaciones de monitoreo de gobierno presentaron demandas en diferentes estados, incluido Colorado, diciendo que Trump debe ser descalificado como candidato porque formó parte de una insurrección contra la Constitución.

Argumentaban que Trump protagonizó un ataque a la Constitución al tratar de alterar el resultado de una elección con varias acciones y cuyo más recordado evento fue el asalto al Capitolio, cuando seguidores de Trump entraron violentamente a la sede legislativa para frenar la certificación de la victoria de Joe Biden en las elecciones.

Los casos de Colorado, Michigan y otros estados se basan en la Sección 3 de la Enmienda 14, que impide ocupar cargos a cualquiera que “hubiera participado en una insurrección o rebelión” contra la Constitución.

Textualmente la Constitución dice: “Ninguna persona podrá ser senador o representante en el Congreso, ni elector (del Colegio Electoral) para presidente y vicepresidente, ni ocupar cargo alguno, civil o militar, en Estados Unidos o en cualquier estado, que, habiendo prestado previamente juramento (…) de sostener la Constitución hubiera participado en una insurrección o rebelión contra la misma, o dado ayuda o confortado a sus enemigos. Pero el Congreso puede, por voto de dos tercios de cada Cámara, eliminar dicho impedimento”.

La disposición de la Sección 3 buscaba originalmente impedir, tras la guerra civil, que los exconfederados tomaran el control del Gobierno después del conflicto. Los historiadores del Derecho dicen que cayó en desuso después de que el Congreso concediera una amnistía a la mayoría de los exconfederados en 1872.

La cláusula no se había usado nunca para candidatos presidenciales y los demandantes argumentan que el caso es inédito porque ningún aspirante a la Casa Blanca había sido parte de acciones en las que Trump incurrió.