martes, 23 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Corte Internacional de Justicia ordena a Rusia detener guerra contra Ucrania

Paralelamente, Ucrania denunció la destrucción de un teatro en Mariúpol en el que se refugiaban entre 1.000 y 1.200 civiles.  

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) exigió este miércoles a Rusia, por trece votos a dos, “suspender de forma inmediata las operaciones militares” en Ucrania.

“La federación rusa debe asegurarse de que cualquier unidad militar o grupo armado irregular que apoye (…) evite tomar pasos que fomenten las operaciones militares” en Ucrania, dijo la presidenta de la CIJ, Joan Donoghue, en la lectura pública de la orden judicial.

La corte también señaló que no hay pruebas de que, como asegura Rusia, se esté cometiendo un genocidio en Luhansk y Donestk. Además solicitaron a ambas partes que se abstengan “de todo acto que pueda agravar o ampliar la controversia ante la corte o dificultar su solución”.

Ucrania denunció que Rusia “está matando e infligiendo lesiones graves intencionalmente a miembros de nacionalidad ucraniana”.

De allí la solicitud de medidas cautelares contra Moscú con el objetivo de “evitar perjuicios irreparables a los derechos de Ucrania y su pueblo” y que se agrave o prolongue la disputa entre las partes.

El canciller de Ucrania, Dmytro Kuleba, calificó como “histórica” la decisión de la CIJ y que deja claro que “la invasión rusa no es provocada y se basa en una falsificación”. Una hora antes de este mensaje donde valoró la decisión del tribunal mundial, Kuleba denunció en su cuenta de Twitter “otro horrendo crimen de guerra en Mariúpol” perpetrado por Rusia.

“Ataque ruso masivo al Teatro Dramático donde se escondían cientos de civiles inocentes. El edificio ahora está completamente arruinado. Los rusos no podían no haber sabido que se trataba de un refugio civil. ¡Salva a Mariúpol! ¡Detengan a los criminales de guerra rusos!”. Ilustró la noticia con una fotografía de la edificación, antes del bombardeo, y luego ya solo escombros.

El Parlamento ucraniano indicó que en el teatro se refugiaban cientos de civiles; mientras que el alcalde de Mariúpol Serhiy Orlov cifró entre un millar y 1.200 las personas que se refugiaban en la instalación que ha quedado totalmente destruida.

La situación de Ucrania no solo se debate en los espacios de la ONU. Desde el 28 de febrero, la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) investiga presuntos crímenes de guerra y de lesa humanidad en ese país.

El fiscal, que está en Ucrania como parte de sus investigaciones, indicó que solicitará apoyo a todos los Estados partes y de la comunidad internacional.

“Pediré apoyo presupuestario adicional, contribuciones voluntarias para apoyar todas nuestras situaciones y el préstamo de personal gratuito. La importancia y la urgencia de nuestra misión son demasiado graves para ser rehenes de la falta de medios”, dijo.